Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez recupera el discurso contra las élites y los medios

El líder del PSOE afirma que ganará las elecciones aunque los medios soslayen las preocupaciones ciudadanas

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, interviene en su segunda asamblea abierta a la ciudadanía, en Madrid.

Vuelve el Pedro Sánchez de las primarias. Tras el pacto con Mariano Rajoy para aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña, y seis meses después de las primarias en las que volvió a la secretaría general, el líder del PSOE ha recuperado el discurso contra las élites y los medios de comunicación que utilizó para vencer en la batalla orgánica contra Susana Díaz. En una asamblea abierta sobre pensiones este sábado en Madrid, ante unos 400 simpatizantes, Sánchez se ha mostrado confiado en que ganará las elecciones a pesar de tener que enfrentarse a unos medios que soslayan, en su opinión, las preocupaciones reales de los ciudadanos. "Por mucho que las élites políticas y mediáticas pongan en los medios de comunicación otras cosas bien distintas de nuestras preocupaciones, ganaremos las elecciones", ha proclamado.

"Tenemos que movilizarnos, enfrente tenemos una élite política y mediática que quiere perpetuar Gobiernos conservadores", ha reclamado el líder del PSOE. Sánchez se ha quejado en otro momento del "monotema catalán", en un contexto en el que ese marco parece beneficiar a Ciudadanos, que se ha situado en primera posición según la encuesta de Metroscopia para EL PAÍS.

Sánchez ha defendido su propuesta de crear un nuevo impuesto a la banca para minorar el déficit de las pensiones, porque es de "justicia social". "Hay quien dice: ¿estos del PSOE se han vuelto muy de izquierdas? Esta es una propuesta muy de izquierdas, ¿pero no os parece que más que de izquierdas o de derechas es de justicia social?", ha interpelado el líder socialista al auditorio, formado principalmente por militantes del partido. A pesar de ser un foro amable, varios de los asistentes —en su mayoría jubilados— han expresado sus dudas sobre la fórmula del impuesto a la banca. "No soy partidaria, nos pone en la diana a los pensionistas", expresó una mujer. "¿Y si luego es declarado inconstitucional?", ha preguntado otra. ¿No es de justicia social que la banca rescate al sistema público de pensiones?", razonó a cambio Sánchez.

El líder del PSOE ha protagonizado el segundo de estos encuentros con un formato que ya experimentó en su primera etapa como secretario general, en 2014. Sánchez ha desarrollado una exposición en tono didáctico sobre el problema de las pensiones apoyándose en la proyección de diapositivas y gráficos, pero también ha hecho uso de fotografías personales, con su madre y su mujer y sus hijas, para presentarse como un líder "hijo y padre de la clase trabajadora". Después ha contestado en torno a medio centenar de preguntas del público. Los intervinientes tenían un minuto de tiempo controlado por un cronómetro en pantalla.

"Aquellos que somos padres e hijos de la clase trabajadora", les ha dicho Sánchez en primera persona, "no podemos permitir que nos desmantelen nuestro propio patrimonio: el Estado de bienestar". El líder socialista ha insistido en la "batalla ideológica" contra "las derechas", y ha arrancado aplausos con su historia personal, al contar que cuando dimitió como secretario general recibió tres meses de paro y después no tuvo ningún ingreso. "Me fui con una mano delante y otra detrás, sin nada". 

Las bases socialistas han mostrado sus recelos por el pacto del 155. "Pedro, no volvamos a pactar con la derecha", le ha pedido un militante de Hortaleza, el barrio del noreste de Madrid donde se ha celebrado la asamblea, en un centro cultural. "La izquierda tiene que defender la soberanía nacional", le ha contestado Sánchez.

"Cataluña no puede estar liderada por un presidente inconstitucional"

El líder del PSOE ha mostrado, de forma implícita, su rechazo a que Carles Puigdemont sea investido presidente de la Generalitat. "En Cataluña se tiene que abrir una legislatura constitucional, eso implica que no puede estar liderada por un presidente inconstituicional", ha afirmado Pedro Sánchez, sin citar a Puigdemont. 

El secretario general del PSOE ha apostado, en todo caso, por ampliar el foco hacia otros problemas de los ciudadanos. "España no se merece quedar varada, estancada en el debate sobre la cuestión catalana y se dejen orillados muchísimos problemas", ha pedido.