Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias admite el “mal resultado” en Cataluña en un 2017 que “no ha terminado bien” para Podemos

"Deberíamos haber hecho las cosas mejor, tendríamos que reconocerlo", asiente el líder de Podemos en la mayor autocrítica del partido en meses

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, acompañado por el secretario de Organización del partido, Pablo Echenique (i), la secretaria de Acción en el Congreso y Portavoz, Irene Montero.

Pablo Iglesias ha reconocido este sábado, más de tres semanas después del 21-D, el “mal resultado, peor que en 2015”, obtenido en las elecciones autonómicas en Cataluña. De vuelta a la escena pública desde su último acto el 20 de diciembre, el secretario general de Podemos ha abundado en el Consejo Ciudadano Estatal, principal órgano del partido, que el curso 2017 “no ha terminado bien” para la formación que dirige y sus aliados. “Deberíamos haber hecho las cosas mejor, tendríamos que reconocerlo”, ha sentenciado en la mayor autocrítica realizada en Podemos en meses.

IU apremia a revisar la alianza

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, ha apremiado este sábado a Podemos a “no esperar hasta el último momento” para revisar la confluencia con la que se presentaron a las elecciones de 2016 y así “reducir la incertidumbre”. El coordinador federal de IU es partidario de un pacto global mientras Iglesias se inclina por acuerdos múltiples en comunidades y municipios. Garzón da tres meses a Podemos para que responda a sus demandas de más peso en la alianza.

“El escenario es complicado”, ha señalado el líder de IU en la reunión de la coordinadora federal —máximo órgano ejecutivo de dirección—, donde ha instado a “ver con autocrítica las deficiencias que hay que corregir”. La división de la izquierda, ha resaltado, podría coincidir con un ciclo electoral de “consolidación de la derecha” en los comicios de 2019 y 2020.

“Somos conscientes de que en tanto fuerza política más importante del espacio del cambio debemos ser generosos. Nos toca ser generosos. Cuando lideras, estás obligado a la generosidad”, ha replicado Pablo Iglesias tras la finalización del Consejo Ciudadano Estatal. “La unidad es algo fundamental, nos hace más fuertes, y vamos a trabajarla”, ha indicado en tono conciliador antes de matizar que “en cualquier caso” Podemos decidió en Vistalegre hace un año “que las decisiones fundamentales de cómo se va a las elecciones municipales y autonómicas las toman los territorios. Pero nos vamos a reunir con los compañeros y yo tengo claro una cosa: creo que a España le conviene que sigamos juntos y por nuestra parte vamos a seguir juntos”.

 "Nuestro papel es modesto y hay que asumirlo", ha afirmado tras considerar que la estrategia del procés de los secesionistas en Cataluña "se ha agotado", ha enfatizado Iglesias. La coalición de Podem con Catalunya En Comú perdió tres de los 11 escaños y 40.000 votos respecto a las anteriores autonómicas catalanas. Entonces los comunes de Ada Colau se quedaron fuera de la ecuación y sirvieron de excusa para el pobre resultado en las urnas, por debajo de las expectativas. Un argumento que el 21-D no valió.

"Estamos en un momento de reflexión en el que no debemos tener miedo a la autocrítica. A partir de ahí, en 2018 tenemos la enorme responsabilidad de contribuir a lograr que la España del 15-M venza a la vieja España de las guerras de banderas", ha sentenciado en una intervención en la que ha reivindicado su liderazgo en el momento más incierto para Podemos, hasta el punto de que IU ha advertido del "desgaste" de su aliado en la confluencia de Unidos Podemos. Iglesias ha eludido el menor comentario a las peticiones del coordinador federal de IU, Alberto Garzón, que demanda mayor peso en la alianza.

Iglesias ha justificado su ausencia de la arena pública desde el pasado 20 de diciembre, que ha calificado como un "culebrón de invierno", porque primero quería hacer un balance del año y de los retos que afronta Podemos en su cuarto año de vida ante el principal órgano del partido entre asambleas de este sábado. "Hombre, desaparecido no", ha rebatido; "sin hacer ruedas de prensa ni dar entrevistas, pero trabajando mucho. A partir del lunes se van a cansar de verme. Pero lo primero era tener el debate aquí, como muestra de respeto a los inscritos".

"Toca la autocrítica por nuestra parte", ha animado Iglesias, contrario a llevar "el legítimo debate interno" a los medios de comunicación en vez de a los órganos internos. "Nos sigue haciendo daño no debatir donde hay que debatir", ha afirmado en lo que se ha entendido una crítica a Carolina Bescansa. La cofundadora de Podemos es el referente de mayor estatus que ha cuestionado el posicionamiento de Podemos en la crisis catalana. La diputada llegó a lamentar que el discurso iba enfocado a los independentistas. "En 2017 empezamos mal llevando a los medios el debate interno", también ha puesto de ejemplo Iglesias las tensiones que Podemos aireó antes del Vistalegre II, donde Iglesias fue reelegido.

Frente a la caída electoral que todos los sondeos demoscópicos atribuyen a Podemos, Iglesias se ha declarado "dispuesto" a dejarse "la piel y la salud para ser presidente del gobierno y contribuir al cambio". "Espero contar con vosotros para ganar las elecciones de 2020", ha expresado a los 80 componentes del Consejo Ciudadano. "El día que los inscritos y vosotros me digáis que mi puesto está en otro sitio no me costará trabajo dejar el puesto", ha incidido. Iglesias es el líder de los principales partidos con peor imagen, incluso por debajo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, según el último CIS. "Estamos sintiendo la presión. En momentos difíciles hay quien está dispuesto a tirar la toalla. Yo estoy dispuesto a dar la batalla", ha trasladado a los cuadros orgánicos presentes en el cónclave celebrado en el Círculo de Bellas Arte de Madrid. Frente a su imagen en el exterior, Iglesias cuenta con un dominio absoluto de los órganos de Podemos.

"No podemos esperar al PSOE"

En su apuesta por abanderar la agenda social, tapada desde hace meses por la crisis catalana, el líder de Podemos ha anunciado que la próxima semana presentarán una proposición de ley en el Congreso para aplicar impuestos a la banca. Pedro Sánchez hizo una propuesta en ese sentido esta semana que Iglesias considera una "imitación". "Algunos hablan de poner impuestos a los bancos cuando tienen deudas con los bancos. Nosotros no les debemos un euro", ha subrayado en una de las comparaciones con el PSOE.

Iglesias no ha escondido en su intervención de 50 minutos que la relación entre ambas formaciones atraviesa una de sus peores momentos: "Hay que asumir algo durísimo, y es que se ha estrechado la posibilidad de entendimiento con el PSOE. Tras la victoria de Pedro Sánchez en las primarias, un acontecimiento muy importante de 2017, se abrieron muchas expectativas que no se han cumplido", ha aseverado. En su balance de final de año, el secretario de Organización de los socialistas José Luis Ábalos, señaló que habían dejado de considerar a Podemos un socio preferente. "Se ha constatado que el PSOE no quiere hacer una moción de censura. No quiere echar a Rajoy. Aunque nosotros seguimos dispuestos, el PSOE no quiere... No podemos esperar a un PSOE que está haciendo lo mismo que Susana Díaz. Algunos dirán que hemos pecado de ingenuos esperando a un Sánchez que se hizo viejo muy pronto", ha reprochado el secretario general de Podemos a su homólogo socialista.

Iglesias también ha animado a la celebración de un debate del Estado de la Nación que no se produce desde 2015. "Desde que llegamos al Parlamento el Gobierno se ha negado", ha criticado a Rajoy. Los casos de corrupción que protagonizan cargos del PP o el mismo partido ha estado muy presente en sus referencias al partido en el Gobierno. "La corrupción es una forma de gobierno en España, no son manzanas podridas. La trama Lezo, Púnica, Gürtel, la financiación ilegal del PP, el parasitismo en las instituciones... Tienen que ver con una concepción patrimonial del Estado como un cortijo que no están dispuestos a compartir con nadie que venga de fuera. El PP esta dispuesto a entenderse con Ciudadanos o PSOE como hizo con Convergencia o PNV. El problema es que ha surgido un nueva formación que quiere salirse de las redes clientelares", ha cargado en una defensa encendida de lo que Podemos denomina "la trama".

Iglesias también ha advertido del "giro derechista" al que cree que se dirige España y que vincula con la "competencia entre fuerzas de derecha", en alusión al auge de Ciudadanos en perjuicio del PP y que entiende que "puede tener mucho peso electoral". El secretario general de Podemos ha vuelto a cuestionar a la monarquía como el "principal instrumento" de un "cierre de filas oligárquico" cuyo objetivo sería impedir un cambio progresista al frente del país.