Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL PAÍS responde a la manipulación informativa de TV3

Una condena judicial a EL PAÍS ha servido a la cadena pública catalana para lanzar una campaña contra el diario acusándole de difundir datos falsos

Pancartas de la campaña del Sí en la fachada de uno de los edificios de TV3.
Pancartas de la campaña del Sí en la fachada de uno de los edificios de TV3.

Una condena judicial a EL PAÍS ha servido a TV3 para lanzar una campaña contra el diario acusándole de difundir datos falsos en un reportaje del 12 de noviembre titulado “Una semana en la burbuja de TV3”. La juez de Barcelona Rocío Ortega estima la demanda y condena al diario a publicar un “texto rectificatorio”. No obstante, el derecho a rectificación, dice la sentencia, “no entra a analizar la veracidad de las manifestaciones” y “no supone que la información publicada sea incierta o no veraz, sino que implica el derecho del aludido a ofrecer otra versión distinta”.

Sostener interesadamente, como se hizo durante este viernes, que la sentencia obliga a rectificar, corrige o desmiente la información de EL PAÍS, es falaz. Garantiza solo un derecho de réplica, y ni siquiera entra a verificar que las objeciones de esa réplica sean ciertas. Y no lo son. A continuación se rebaten punto por punto.

1. TV3 niega que "apenas" proporcionase datos sobre el seguimiento de la huelga del 8 de noviembre. La crónica hace hincapié en la casi ausencia de datos porque, en un asunto tan sujeto a interpretaciones como una huelga, estos son esenciales. Como mínimo, los de sindicatos y empresarios, que esta vez, en un rarísimo caso de coincidencia, consideraron mínimo el seguimiento. Pero ese dato no apareció en los informativos, y dedicaron más de media hora al tema. Y no los dieron, como muchos otros muy claros, porque contradecían la impresión de una huelga masiva que transmitía TV3. Con los datos disponibles se podía calificar con toda propiedad de "escaso" el seguimiento de la huelga, como hizo la mayoría de la prensa catalana, y no de "desigual", como hizo TV3 un término deliberadamente impreciso. Los informativos se limitaron a hablar de la caída de ventas en Mercabarna, que en realidad se debía al bloqueo de carreteras. El titular fue: Movilidad imposible por la huelga general. Cuando era al revés: no era la huelga la que imposibilitaba la movilidad, sino que un bloqueo de la movilidad daba una impresión de una amplia huelga general.

2. TV3 discute que el programa InfoK del pasado 2 de octubre dividiese a la policía entre "catalana, buena, y española, malísima", una impresión personal del cronista de EL PAÍS. Todo el relato del vídeo, "como en una peli", plantea una visión positiva y heroica de los organizadores del referéndum, y los que impiden la votación aparecen inevitablemente como personajes negativos. Es una clara elección de punto de vista. Tampoco se explica por qué actúa la policía, solo que es "por orden del Gobierno español", y se omite decir que el referéndum era ilegal. Solo se dice que el objetivo del Gobierno "es frenar el referéndum", como un capricho autoritario. La grave cuestión de fondo es que el vídeo va dirigido a niños, y es un medio público.

3. En el mismo programa, TV3 sostiene que no se utilizaron imágenes de los Jordis para ilustrar el concepto de presos políticos. De nuevo se quiere disociar, como si no fuera un discurso homogéneo, la mezcla de conceptos, textos e imágenes, solo para justificar que, al no coincidir en el momento exacto, carecen en conjunto de la connotación que se deduce.

4. TV3 alega que no se ajusta a la realidad decir que no explicó con detalle el motivo por el que ocho docentes de La Seu d'Urgell fueron citados a declarar ante el juez. Y en efecto, solo se mencionaron, de pasada, unos mínimos datos, que merecían un relieve fundamental en la información para ser completa. Estaban sepultados entre otros detalles del caso y observaciones positivas en defensa de los profesores. No es lo mismo decir de un juicio, de forma genérica, que se trata de incitación al odio, que explicar el suceso en sí, para que el espectador se forme una opinión. Pero en la información de TV3 se escamotean los datos clave de la denuncia y hay una clara inclinación hacia la defensa de los acusados.

5. TV3 objeta que no se ajusta a la realidad decir que TV3 "jamás se habla de la fuga de empresas". Alega que desde el 1 de octubre se ha tratado la cuestión en más de 30 ocasiones, algo ajeno al análisis de EL PAÍS, que examinó una semana en concreto. Y lo cierto es que en esa semana no se citó este importante dato ni una sola vez en los informativos. El propio demandante admite que en la semana a examen solo es capaz de citar un programa que lo abordó, "el 9 de octubre". Pero la semana estudiada fue del 6 al 12 de noviembre. Y aun siendo una errata, tampoco se emitió el programa el jueves 9 de noviembre. Tratándose de una exigencia de rectificación, sería deseable que las alegaciones tuvieran una mínima base.

6. TV3 niega que explicase "de pasada" cómo los miembros de la Mesa del Parlament acataron la legalidad ante el Tribunal Supremo. Lo cierto es que una de las noticias de aquel día, la retractación de Forcadell ante el juez al acatar el 155, se silenció en los informativos de TV3 durante todo el jueves 9 de noviembre. Aunque fue uno de los grandes titulares de la prensa catalana y del resto de España todo el día. Es revelador que nada más producirse, en la despedida del informativo de mediodía, se diera correctamente, con el rótulo "Forcadell, Corominas y Guinó acatan el 155". Pero fue un enfoque efímero. Luego desapareció el resto del día.

7. La cadena pública afirma que no se ajusta a la realidad afirmar que en los informativos de TV3 España "no existe" y que solo se habla del caso Gürtel para hablar de España. Insiste en citar frases sueltas sacadas de contexto para intentar discutir su exactitud sin rebatir el sentido general. La afirmación básica de la crónica, en la que se apoyan los demás datos, es que "entre el bloque catalán y el de información internacional apenas meten una noticia sobre actualidad española". Es un dato indiscutible. La crónica señala que en la semana a estudio se ha insistido sobre todo en las noticias del caso Gürtel. Y es incontestable: se abordó el lunes 6 (única noticia de España en el informativo del mediodía, minuto 25, y de la noche, minuto 18), el miércoles 8 (una de las dos noticias de España del informativo de mediodía, minuto 42) y el jueves 9 (única noticia de España en el informativo del mediodía, minuto 32). "España es Gürtel" es una metáfora para expresar el símbolo de la España que se quiere representar. En la misma línea EL PAÍS cita un caso de violencia de género muy grave en el que fue llamativo el desinterés de TV3, que solo se refirió a él al final del informativo del 8 de noviembre.

8. En cuanto a los partidos políticos, en los diez informativos de mediodía y noche, emitidos entre el 5 y el 10 de noviembre, unas diez horas de emisión, Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, segundo partido de Cataluña, aparece solo tres veces, dos de ellas más allá del minuto 20; Miquel Iceta, líder del PSC, aparece cinco veces, tres de ellas a partir del minuto 20. Por lo que respecta a los partidos españoles, el PP aparece en tanto en cuanto es el partido del Gobierno, con Mariano Rajoy y algunos ministros. En este sentido, se transmite la idea simplificada de que España es el PP. Porque Pedro Sánchez, líder del PSOE, no aparece nunca, no existe. Pablo Iglesias, líder de Unidos Podemos, tampoco, no existe.

9. La cadena pública catalana asegura que no se ajusta a la realidad que TV3 no explicara qué eran los Paradise Papers ni de qué se acusaba al exalcalde de Barcelona Xavier Trias. Pero el cuarto titular del informativo del 6 de noviembre fue el desmentido de Trias, sin decir por qué era noticia, y solo luego se refirió genéricamente al escándalo, sin explicarlo. En el vídeo posterior (minuto 27.27) no se detallaban las acusaciones y el caso se resumió en 20 segundos. Es decir, la crónica de EL PAÍS se ajusta totalmente a la realidad.

Un fallo que no cuestiona la veracidad del reportaje

El jueves por la noche, TV3 lanzó un urgente con la noticia de que EL PAÍS había sido condenado a publicar una rectificación por un artículo “crítico” con la cadena. Según decía TV3, la juez consideraba “que el diario utilizó datos inexactos”. La juez, sin embargo, describe uno a uno los hechos que la televisión catalana considera inexactos, pero no entra a valorar su veracidad o su falsedad. No obstante, condena a Ediciones EL PAÍS a publicar un argumentario elaborado por la cadena pública. La sentencia no es firme.

Tras la publicación de Una semana en la burbuja de TV3, la cadena intentó que EL PAÍS publicase una rectificación. No lo logró y acudió a los tribunales. En la vista, EL PAÍS se opuso a esa petición con dos argumentos. El primero, que en una demanda de esa clase no se analiza la veracidad de las informaciones sino solamente “los límites al derecho de rectificación”. Como segundo argumento, el periódico expuso que, con la demanda, la cadena pretendía “dar su versión discrepante”, y que esa posibilidad no forma parte del derecho de rectificación. La crítica y la opinión, agregó, no pueden coartarse.

En sus fundamentos jurídicos, la juez aclara que el derecho de rectificación “solo protege frente a hechos que se consideran inexactos por una de las partes”. Leído el artículo, la juez concluye que está “claro” que refleja “la opinión de un periodista después de haber estado una semana viendo la cadena”. El periodista, dice la sentencia, llega a la conclusión —entre otras— de que la cadena TV3 ha “abrazado la causa independentista”. Pero esa opinión, según matiza el texto de la sentencia, está basada en unos hechos.

Más información