Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El centro holandés que ‘supervisó’ el referéndum niega que fuese ilegal que la Generalitat les contratase

El exdiplomático Daan Everts, jefe de uno de los equipos de observadores internacionales, aseguró no importarle de dónde procedía el dinero para supervisar la consulta

El embajador Daan Everts, jefe de los Observadores Internacionales para el referéndum catalán del Hague Centre for Strategic Studies.
El embajador Daan Everts, jefe de los Observadores Internacionales para el referéndum catalán del Hague Centre for Strategic Studies.

"Confirmo que cerramos un contrato con el [ex] Gobierno de Cataluña. No puedo desvelar los detalles sobre su contenido, las actividades efectuadas o la suma en cuestión. Dicha información queda entre nosotros y nuestro cliente". Así ha reconocido a EL PAÍS, Paul Sinning, director de The Hague Centre for Strategic Studies (HCSS), su trato con el Govern, relativo a la misión de observadores internacionales que supervisó el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre. Sinning no había admitido hasta ahora que su cliente era la Generalitat "por motivos de privacidad". Pablo Llarena, el magistrado de Tribunal Supremo que instruye la causa del procés, investiga sendos pagos realizados por la Delegación de Cataluña ante la UE, con sede en Bruselas, al centro holandés, entre el 21 de septiembre y el 10 de octubre, por un importe de 119.700 euros.

El hecho de que las propias autoridades catalanas pagaran supuestamente un trabajo que debía ser independiente, no inquietó en su día a Daan Everts, el exdiplomático holandés que encabezó uno de los equipos, de observadores a instancias de HCSS. "Yo he hablado con este centro para este trabajo de investigación. De dónde saca el dinero no es de mi incumbencia", dijo. La propia ley del referéndum, aprobada el pasado 7 de septiembre por el Parlament de forma ilegal, según el Constitucional, señala que el Gobierno catalán no pagará los gastos de los observadores. Sin embargo, Paul Sinning ha admitido este viernes ante la prensa holandesa que "los contratos fueron cerrados en agosto pasado y han sido parcialmente abonados". Luego ha calificado de "especulación" que la suma recibida de la Generalitat sirviera para financiar a los observadores. "Nuestro trato fue con un gobierno local que tenía poder para este tipo de acuerdo. No hemos hecho nada ilícito", ha añadido.

El referéndum fue calificado de ilegal en septiembre por el Tribunal Constitucional, condición que hizo extensiva a su organización y financiación. En cuanto a los observadores, la misión liderada por Everts concluyó que "el referéndum, tal y como se hizo, no puede cumplir con los estándares internacionales". El 1-0 había también otro equipo de observadores, dirigido por la neozelandesa Helena Catt, y hasta un centenar de técnicos, académicos y políticos extranjeros con algún tipo de acreditación extendida por la Generalitat.

En marcha como centro de estudios independiente desde 2007, The Hague Centre for Strategic Studies se presenta como un experto en "transformar los retos globales de hoy en soluciones para mañana". Sus miembros analizan asuntos relacionados con demografía y urbanización; economías emergentes; oscilaciones del poder global; gobernanza y organizaciones internacionales; salud y envejecimiento y tecnología e innovación.

Más información