Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos un bebé afectado por salmonela en España tras consumir leche infantil Lactalis

El Gobierno de Macron fuerza la retirada de todos los lotes salidos de la planta contaminada del grupo francés

Fábrica de la leche infantil Celia, propiedad del grupo Lactalis en Craon (Francia).

La confirmación de que al menos un bebé contrajo salmonela en España tras consumir leche infantil contaminada de la marca Lactalis, y la sospecha de otro caso más en Grecia, internacionalizó este viernes el escándalo que desde hace semanas arrastra el grupo lácteo francés Lactalis. El Gobierno de Emmanuel Macron ha ordenado la retirada del mercado de todos los lotes procedentes de la planta donde se produjo la contaminación, independientemente de su fecha de fabricación. Lactalis Nutrición Iberia había retirado del mercado español el pasado 11 de diciembre 28 lotes de Puleva Bebé, Damira, Diarical y Sanutri.

Un bebé del País Vasco, afectado por salmonela

MIKEL ORMAZABAL, San Sebastián

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) recibió en diciembre pasado una alerta de un caso de salmonela en un bebé del País Vasco que fue ingresado el día 30 de ese mes y fue dado de alta sin presentar ningún cuadro de gravedad, según ha comunicado el Ministerio de Sanidad. La citada asociación asegura en una notificación remitida al ministerio que a día de hoy “no tiene constancia de ningún caso [de infección] asociado con la leche contaminada de Lactalis”.

El Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del ministerio confirmó la existencia de un bebé que había contraído salmonela tras constatar que “la cepa detectada pertenecía al brote producido en Francia” y que ha obligado a las autoridades de este país a ordenar la retirada del mercado de todos los lotes de la planta de Lactatis Nutrición donde se produjo la contaminación.

El caso confirmado del bebé del País Vasco afectado por la bacteria “se debió a una muestra gratuita entregada por un pediatra, de la que se desconoce el producto y lote” al que pertenecía, dice Aecosan en su escrito remitido a Sanidad.

Las autoridades sanitarias del País Vasco han asegurado, siempre según Aecosan, que “no se ha producido ninguna nueva incidencia tras el caso comunicado el trimestre pasado”. Fuentes de Osakidetza han señalado que tienen previsto difundir un comunicado a primera hora de este sábado para informar del caso detectado en el País Vasco.

“Son dos casos que afectan a niños que consumieron la leche en cuestión. El caso español está confirmado (...) En el caso griego, hay indicios”, dijo a la agencia France Presse el bacteriólogo del Instituto Pasteur de París François-Xavier Weill. El español y, eventualmente el griego, se unen a los 37 casos confirmados de bebés contagiados con la bacteria de salmonela tras consumir el producto de Lactalis, un escándalo que ha puesto al gigante del sector, que suele actuar con mucho secretismo, en la mira de todo el país.

No se ha precisado por el momento el estado de salud de los casos español y griego. En Francia, de los bebés identificados, 18 tuvieron que ser hospitalizados, aunque todos se han recuperado ya, según un artículo de 16 expertos franceses e internacionales en Eurosurveillance, la publicación europea sobre enfermedades infecciosas. En los tres días previos al inicio de los síntomas, al menos en 35 de los casos franceses el bebé “había consumido productos de leche infantil destinadas a bebés de 0 a 6 meses manufacturados por la misma empresa”, señalan los científicos, según los cuales se han identificado cinco productos diferentes de Lactalis implicados en la salmonela.

Según un comunicado de la Sanidad pública francesa, los bebés afectados proceden de diez regiones distintas del país. La institución pública señaló que no se ha registrado ningún caso nuevo desde el 2 de diciembre, fecha de la primera retirada de los productos.

La noticia de la internacionalización de las contaminaciones se produce al término de una semana negra para Lactalis. Este mismo viernes, el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, anunció la retirada de todos los productos de leche infantil fabricados en la planta de Craon, en el oeste de Francia, donde se produjo la contaminación “de todos los puntos de comercialización, en particular los supermercados y las farmacias”.

“No debe quedar ni uno solo de esos productos de leche infantil en los circuitos de consumo”, subrayó Le Maire. “Se trata de una medida radical para evitar otro nuevo problema sanitario”, aseveró.

La medida es más amplia aún que la adoptada en diciembre, cuando ya se ordenó una retirada masiva de lotes de productos de leche infantil destinados a Francia y a una docena de otros países producidos desde el 15 de febrero de 2017.

Según Eurosurveillance, hasta el pasado 8 de enero, los productos retirados habían sido distribuidos en 66 países, incluidos 12 de la Unión Europea.

La decisión de la retirada masiva de los productos se tomó este viernes después de convocar a Bercy, sede del Ministerio de Economía, al presidente de Lactalis, Emmanuel Besnier, una medida extraordinaria que muestra la preocupación del Gobierno con un escándalo que también lo ha salpicado, ya que ha puesto en entredicho las inspecciones oficiales y medidas de vigilancia a este tipo de productos.

Le Maire reveló que le ha reclamado a Besnier “más transparencia” y que le ha instado a que se confirmen “lo más rápido posible” las causas de la contaminación. Además, aseguró que la empresa se ha comprometido a realizar “todas las inversiones necesarias en la planta de Craon para garantizar la seguridad sanitaria” y evitar otra situación como esta.

El grupo lácteo se disculpó el jueves por este caso y aseguró que estaba colaborando con el Estado para resolverlo. Un mea culpa que para la ministra de Salud, Agnès Buzyn, no es sin embargo suficiente, según declaró este viernes.

La reunión de Le Maire con el jefe de Lactalis se produce tras otro encuentro, la víspera, con los directivos de varias cadenas de supermercados que, según reconocieron esta semana, siguieron distribuyendo los productos potencialmente contaminados a pesar de la orden de retirada de diciembre.

Pese a las muestras de firmeza del Gobierno de estos últimos días, para los padres de los bebés afectados, los errores se han cometido a todos los niveles. “Ha fallado toda la cadena, todos los actores han fallado”, afirmó en rueda de prensa Quentin Guillemain, presidente de la asociación de familias víctimas de leche contaminada. Muchas de ellas ya han denunciado a Lactalis y se aprestan ahora a llevar también a los distribuidores a la justicia. 

Más información