Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejecutivo prevé que en elecciones se valorará su gestión más que en las encuestas

El Gobierno critica a Ciudadanos "por tirar la toalla" en Cataluña

Rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, con la comparecencia de Íñigo Méndez de Vigo.

El Gobierno responde a la encuesta de Metroscopia que sitúa a Ciudadanos a la cabeza en intención de voto con críticas al partido de Albert Rivera "por tirar la toalla en Cataluña" y no intentar la formación de una mayoría de gobierno. "No creo que los votantes de Ciudadanos estén muy satisfechos con la actitud de su partido que deja todo el campo a los independentistas y no muestra colaboración con los constitucionalistas". Este ha sido el reproche del portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, en referencia concreta a la negativa inicial de Ciudadanos a prestar un diputado al PP para que pueda formar grupo parlamentario propio en el Parlament de Cataluña. "Entre los soberanistas todo es colaboración", ha recalcado el ministro portavoz, ya que es probable que la CUP pueda tener un préstamo de los partidos nacionalistas para que pueda formar grupo con un quinto diputado. Tanto la CUP como el PP obtuvieron cuatro diputados, lo que les relega al grupo Mixto.

Este ataque del Gobierno a Ciudadanos es la respuesta a su avance en las encuestas pero el Ejecutivo da por supuesto que su acción "dará sus frutos" y se verá " en las elecciones de 2020". Méndez de Vigo ha reconocido que algunas normas del Gobierno "han podido molestar a votantes del PP, como la subida de impuestos". Poco a poco "las cosas van mejorando". El PP se encontró en 2011, ha dicho, "un país destrozado y sin autoestima que ha tenido que hacer frente a la mayor crisis económica de la democracia y al desafío secesionista".

Pero no todo ni mucho menos depende del Gobierno; con sus 134 diputados nada puede hacer sin el apoyo de otros grupos.

Reflexión autocrítica

El PP, por su parte, ha defendido este viernes su capacidad para ganar a las encuestas, movilizar a sus votantes y recuperar a aquellos que ahora mismo prefieren a Albert Rivera frente a Mariano Rajoy.

Javier Maroto, vicesecretario de la formación que sostiene al Gobierno, ha considerado que la encuesta de Metroscopia es simplemente una foto fija que refleja el entusiasmo que ha despertado el triunfo de Ciudadanos en Cataluña, y que en ningún caso se puede extrapolar a unas elecciones generales para las que faltan más de dos años. Al tiempo, desde la sede nacional de Génova han recordado que las dos últimas campañas generales han demostrado la capacidad de Mariano Rajoy para movilizar a su electorado y captar al de Albert Rivera. Y han puesto como ejemplo un momento muy concreto. La encuesta de Metroscopia de noviembre en 2015 colocó a Ciudadanos a solo una décima del PP a un mes de las elecciones del 20-D. Tras el paso por las urnas, Rajoy le sacó 15 puntos y casi cuatro millones de votos de ventaja a Rivera.

“No es la primera vez que Ciudadanos gana en las encuestas y queda el cuarto en las elecciones por una diferencia muy clara, y no es la primera vez que el PP no gana en las encuestas y gana en las elecciones”, ha resumido Maroto en conversación telefónica con este diario. “Cuando sacaron cero diputados en Galicia o País Vasco, no se dijo que no podía ser un partido nacional sin implantación nacional”, ha añadido. Y ha matizado: “Rechazar la encuesta sería absurdo y poco inteligente. Hay que hacer una reflexión autocrítica y reforzar nuestra estrategia de explicar que el PP ha sido el voto útil en el ámbito nacional en otras ocasiones y de que no hay razón para que vuelva a serlo”.

El PP, precisamente, reunirá este lunes a su Junta directiva nacional, el máximo órgano del partido entre Congresos, para afrontar la respuesta al reto que supone Ciudadanos para sus expectativas electorales.

El Gobierno espera que Puigdemont se quede solo

A.D.

El Gobierno pide a los políticos nacionalistas que "piensen en los catalanes y no en los problemas personales de Carles Puigdemont". Si desde la cámara catalana "se pretende cualquier añagaza el Gobierno recurrirá al Tribunal Constitucional de inmediato", ha advertido el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo.

Este ha mencionado algunos de los artículos del Reglamento del Parlament, distribuidos el día anterior por el Gobierno, para argumentar la imposibilidad de que Puigdemont sea investido presidente de la Generalitat desde Bruselas. "Es un huido de la Justicia y lo que tiene que hacer es ponerse a disposición judicial", ha requerido.

Todos los casos de abandono de las posiciones de defensa de la poclamación de la independencia han sido enumerados por el portavoz. Desde el abandono de la política de Carles Mundó, número dos de la candidatura de Puigdemont, hasta la renuncia de Carme Forcadell a volver a ser presidenta del Parlament. "Todo el proceso ha sido una gran mentira y lo que se ha demostrado es que no se puede actuar fuera de la ley". El 155 "ha devuelto la normalidad a Cataluña", ha sentenciado Méndez de Vigo.

Más información