Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los diputados de Junts per Catalunya en Bruselas: “El 31 de enero Puigdemont será el presidente”

Los parlamentarios insinúan que no acatarán el informe de los letrados si rechaza una investidura que no sea presencial

El expresident de la Generalitat posa junto al eurogrupo de Junts per Catalunya en Bruselas. REUTERS

Los miembros de Junts per Catalunya están decididos a investir como presidente a Carles Puigdemont. Los diputados de la lista electoral del expresident se han desplazado este viernes a Bruselas para celebrar su primera reunión de grupo tras las elecciones catalanas. Sin querer concretar si la investidura sería telemática, por poderes o a través de otra fórmula, la jefa de campaña del grupo, Elsa Artadi, ha afirmado rotunda: "Estamos convencidos de que el 31 de enero [fecha tope], Puigdemont será el presidente de todos los catalanes". Artadi y el portavoz de Junts per Catalunya, Eduard Pujol, comparecieron en un hotel de Bruselas donde mantuvieron un encuentro de trabajo los miembros del grupo (salvo los diputados que no pueden salir de España por estar en la cárcel o tener retirado el pasaporte) durante toda la jornada. Pujol enfatizó: “Estamos aquí para investir al presidente Puigdemont”. Este evitó atender a la prensa o hacer declaraciones públicas, tanto a la entrada como a la salida.

Los representantes de la lista soberanista más votada han sugerido que no aceptarán un eventual informe de los letrados de la Cámara catalana si rechaza cualquier investidura que no sea presencial. "Informes de letrados hay muchos, pero a quien le toca interpretar el reglamento del Parlamento es al presidente y la mesa o al pleno", ha argumentado Artadi.

De llevar este razonamiento a sus últimas consecuencias, podría darse una situación similar a la de la jornada de aprobación de la ley de referéndum y la llamada ley de transitoriedad, el pasado septiembre, cuando los juristas de la Cámara aseguraron que no se ajustaba a la legalidad, pero la mesa ignoró ese dictamen.

Junto a la determinación de proclamar a Puigdemont por todos los medios, aun con una opinión contraria de los abogados, el portavoz del grupo independentista ha querido reiterar la llamada al diálogo que hizo el expresident a Rajoy la noche del 21-D. "No hemos recibido respuesta", ha alegado.

Antes de atender a los medios, los 23 participantes en el encuentro, encabezados por Puigdemont, se han desplazado a pie a una zona abierta con grandes barras amarillas y han aprovechado ese fondo, con el color soberanista, para hacerse la foto de familia.

La elección de Bruselas como lugar para el primer encuentro del que será grupo parlamentario de Junts per Catalunya está cargada de simbolismo. Más allá de querer contar con la asistencia de Puigdemont, el desplazamiento a Bruselas pretende normalizar la que este grupo dice considerar como única opción viable: que el expresident dirija el Gobierno catalán desde la distancia. Fuentes de esta formación descartan contemplar ninguna otra hipótesis.

Más información