Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inundaciones en Bizkaia y Gipuzkoa por una tromba de agua

Los Bomberos rescatan a varias personas de coches atrapados en las basas de agua en la carretera entre Gernika y Muxika, la zona más afectada

Interior de un local en Muxika tras las inundaciones. MIGUEL TOÑA (EFE) / ATLAS

Las persistentes lluvias caídas a lo largo del jueves en el País Vasco, que dejaron por ejemplo 72 y 70 litros por metro cuadrado respectivamente en las localidades vizcaínas de Muxika y en Bermeo, provocaron el desbordamiento de varios ríos y numerosos problemas en las carreteras. La peor parte se la llevó Bizkaia, donde el río Butrón alcanzó el nivel amarillo en Mungia, mientras que el Oka subió a naranja en Muxika, al igual que el Ibaizabal en Amorebieta. Los Bomberos de Bizkaia tuvieron que rescatar a varias personas de coches atrapados por balsas de agua en la carretera que une Gernika y Muxika. En Gipuzkoa, el Ibiur, afluente del Oria, llegó a nivel amarillo. 

Ante la situación provocada por las intensas lluvias, el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco activó el Plan Especial de Emergencias ante el Riesgo de Inundaciones en su fase 0, en la que la respuesta a las emergencias se realiza con medios locales y forales. Ante la mejora de la situación, a primera hora de esta mañana, ha sido desactivado.

En Muxika, casi un tercio de la cantidad acumulada durante todo el día, 24,6 litros, cayó en apenas una hora, sobre las siete de la tarde, lo que originó la formación de grandes balsas de agua y el desbordamiento del río Oka a su paso por ese municipio.

Esta tromba de agua sorprendió a los vecinos. "Nadie se esperaba algo así. No habíamos recibido ninguna alerta", se quejaba al Correo el alcalde de la localidad, Aitor Goldaraz, al final de una jornada que calificó de "desastre".

Las inundaciones afectaron a la carretera BI635 que une Gernika con Amorebieta. Las balsas provocaron que varios vehículos quedasen atrapados por el agua, por lo que fue requerida la intervención de los Bomberos y otros servicios de emergencia para ayudar a los conductores y viajeros a salir. Asimismo, viviendas y locales de esta comarca sufrieron inundaciones, que no provocaron daños personales, según han informado fuentes de la Ertzaintza.

El servicio ferroviario permanece cortado entre Muxika y Gernika aproximadamente desde las ocho de la tarde a causa de las grandes balsas de agua. Sobre las diez de la noche, la situación comenzaba a mejorar por la bajada del nivel de los cauces fluviales.

El Oka también provocó inundaciones Gernika, donde se desbordó en algunos puntos, como en las zonas aledañas al río, en la estación de tren y en los alrededores del Ayuntamiento. Euskalmet informó en torno a las 21.00 que el caudal se había estabilizado y se esperaba que descendiera rápidamente.

En Mungia, a medianoche el río Butrón tocó techo en 6,45 metros y comenzó a descender. La Policía local aconsejó a los vecinos evitar pasear por las zonas cercanas al río. En esta localidad se han producido numerosas incidencias por balsas de agua y desprendimientos, especialmente en las vías secundarias y vecinales.

Además de los problemas que en la zona costera de Bizkaia está provocando la acumulación del agua de lluvia caída durante todo el día, en el interior del territorio la nieve causó el cierre momentáneo al tráfico rodado del puerto de Urkiola y el tráfico con precaución por el de Barazar y el alto de Trabakua.

Este viernes, una tregua, con lluvias débiles y ocasionales, que irán remitiendo en la mayor parte del territorio, subida de las temperaturas y cota de nieve en 1.000 y 1.200 metros. No hay ningún aviso activo. El sábado volverá a llover de forma persistente, sobre todo por la tarde, cuando la cota de nieve volverá a descender a 800 metros. 

Más información