Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Verdad BLOGS Coordinado por JAVIER RIVAS

¿Un presidente telemático? Polonia ya lo intentó

El Parlamento polaco vivió en 2013 un debate por la presidencia como el que quiere forzar Puigdemont

Para casi todo hay precedentes. A escasos días de que el 17 de enero se abra la decimosegunda legislatura del Parlamento catalán, el debate —y las dudas— sigue en buena parte centrado en el intento del expresident Carles Puigdemont de forzar la ley para ser investido a distancia —y evitar así su detención en cuanto pisase suelo español—. Y un debate telemático en pos de una presidencia ya se vivió en Polonia.   

Ocurrió el 7 de marzo de 2013. El entonces líder del partido de derecha católica Ley y Justicia (PiS), Jaroslaw Kaczynski, que encabezó el Gobierno polaco entre julio de 2006 y noviembre de 2007, subió al estrado del Parlamento (el Sejm) para defender una moción de censura contra el en esos momentos presidente del Gobierno, Donald Tusk, hoy presidente del Consejo de la Unión Europea.

 Aunque Kaczynski solo contaba con 138 diputados en una Cámara de 460, muy lejos de los 231 necesarios para derribar al Ejecutivo, quería aprovechar el momento de debilidad del Gobierno de Tusk en una coyuntura de crisis económica y desgaste político y la fortaleza del PiS en los sondeos, que le situaban en primera posición. Pero el candidato a la presidencia no era el propio Kaczynski sino Piotr Glinski. un profesor de Sociología de 59 años que no era parlamentario y que, por tanto, no podía pronunciar su discurso desde la tribuna.

Así que, como se observa en el vídeo, Kaczynski se subió al estrado, sacó una tableta, y en el uso de su tiempo reglamentario, emitió el discurso de Glinski desde la tribuna, entre las chanzas y chascarrillos de los presentes. La moción fue derrotada, pero la innovación quedó ahí.