Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Sebastián pondrá máquinas de condones en edificios públicos

El Ayuntamiento instalará 40 dispensadores en polideportivos, casas de cultura y albergues

San Sebastián pondrá máquinas de condones en edificios públicos

Un niño de seis años que paseaba por el centro de San Sebastián, hace ya más de un año, se dio un coscorrón contra una máquina de preservativos que sobresalía del escaparate de una farmacia. La denuncia presentada por su madre obligó al Ayuntamiento a verificar que todos los dispensadores de la ciudad cumplían la normativa urbanística (no pueden rebasar más de 15 centímetros la fachada) y mandó retirar al menos tres. El Consistorio donostiarra ha decidido ahora asumir ese servicio e instalará 40 expendedores de condones en centros públicos con "acceso libre y, en algunos casos, durante las 24 horas del día", explica la concejal de Igualdad, Duñike Agirrezabalaga.

Los 27 puntos de venta de estos anticonceptivos estarán ubicados en 10 casas de cultura, 13 polideportivos, los tres albergues municipales y en la Casa de la Mujer. Treinta de estas máquinas estarán colocadas en el interior y las diez restantes, fuera del edificio. Agirrezabalaga asegura que las máquinas estarán en servicio durante la próxima primavera.

La iniciativa se ha consensuado con el Colegio de Farmacéuticos de Gipuzkoa, colectivos antisida y la Asociación de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales del País Vasco (Gehitu), que tienen previsto reunirse la próxima semana para decidir cómo se va a materializar esta propuesta y elegir un modelo de expendedor homologado que respete las ordenanzas municipales y no sobresalga de los edificios más allá de lo permitido.

"La colocación de máquinas de condones en la ciudad no puede depender exclusivamente de la voluntad de los farmacéuticos. Esto es un asunto público y el Ayuntamiento tiene que ofrecer un acceso fácil y normalizado a estos anticonceptivos", afirma la edil donostiarra. Solo una decena de las 89 farmacias de San Sebastián ofrecían este servicio a los ciudadanos. La colocación de estos dispositivos "en todos los barrios de la ciudad" favorecerá, añade la responsable de Igualdad, "la práctica del sexo seguro y la prevención de nuevos casos de enfermedades de transmisión sexual".

Un informe reciente del Servicio vasco de Salud (Osakidetza) advierte de un repunte de los diagnósticos de VIH en el País Vasco, especialmente en edades tardías y entre varones adultos de entre 40 y 60 años. "Se ha dado un ligero aumento de los casos de sida, por eso una iniciativa de estas características es muy necesaria", apunta Aintzane Muguruza, coordinadora de Gehitu. "Aunque es verdad que los polideportivos y casas de cultura no están ubicados en el centro de la ciudad, nosotros hemos hecho hincapié en garantizar el acceso libre, desde la calle, a todas las máquinas", añade.

La decisión del Ayuntamiento de obligar hace un año a quitar las máquinas de preservativos de algunas farmacias fue duramente contestada por la oposición, especialmente por EH Bildu, que calificó de "una medida propia de un Gobierno municipal retrógrado". El concejal de Urbanismo, el socialista Enrique Ramos, replicó que la orden de retirar los dispensadores de la vía pública "nada tiene que ver con ideologías o creencias, sino con el cumplimiento de la normativa municipal". "Si fuese una máquina de chicles también la hubiésemos quitado", dijo. El Consistorio da ahora un paso adelante al asumir la instalación de este servicio en espacios de su propiedad.

Más información