Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pijamas de otro color: la frustrada medida de un hospital valenciano para controlar a internos en “riesgo de fuga”

Rodeado por el bosque de la Calderona, cerca de la ciudad de Valencia, las escapadas del centro entrañan un mayor peligro para este tipo de pacientes, indican fuentes de Sanidad

Entrada al Hospital Doctor Moliner de Serra, Valencia.
Entrada al Hospital Doctor Moliner de Serra, Valencia.

El doctor Moliner, un hospital de crónicos y larga estancia situado en Serra, Valencia, no impondrá un pijama distinto a los pacientes que presentan “riesgo de fuga” como tenía previsto. La medida, trasladada a la plantilla en una nota de régimen interno a finales de diciembre, fue denunciada por el CSIF al considerarlo "discriminatorio" y contrario al “derecho a la confidencialidad” de los enfermos. La Consejería de Sanidad Universal ha asegurado que aunque la medida fue planteada finalmente no se aplicará.

“Lo que no se puede es señalar a los pacientes, de forma que no solo el personal sanitario, sino también el resto de enfermos y los familiares los distingan", señala el delegado del CSIF

La nota de régimen interior dirigida a todo el personal del hospital el 29 de diciembre señalaba: “Ocasionalmente en nuestro hospital ingresan pacientes con desorientación, que pueden en algún momento intentar fugarse. También ocasionalmente tenemos pacientes con vigilancia de seguridad, sobre todo por ingreso involuntario o forzoso por orden judicial”.

Además de la “sujeción mecánica y química”, las pulseras electrónicas y el personal de seguridad con los que ya contaba el hospital, la dirección del centro detallaba nuevas medidas para extremar el control. La séptima y última, adelantada por Las Provincias, indicaba: “Los pacientes identificados con un posible riesgo de fuga serán dotados de un pijama distintivo”. Y entre paréntesis añadía: “color diferente”. Según el delegado del CSIF se había decidido incluso que dichos pijamas serían morados.

Las fugas no son algo improbable en el Doctor Moliner, un hospital de 154 camas ubicado entre campos de cultivos y el bosque de la Serra Calderona, el mayor parque natural que hay cerca de la ciudad de Valencia. La última ocurrió hace unas semanas, afirma Fernando García, delegado del CSIF en el centro hospitalario, cuando un paciente con daño cerebral adquirido se escapó y fue hallado horas después en una senda del monte, vestido con el pijama del hospital y desorientado.

Fuentes de Sanidad también subrayan que la ubicación del Doctor Moliner hace que una escapada entrañe un peligro mucho mayor que en un hospital urbano. De ahí que el centro planteara cautelas adicionales, incluida la desafortunada relativa a la vestimenta.

Los pacientes cuya fuga se considera potencialmente peligrosa en el hospital de Serra pueden agruparse en dos categorías. Algunos de los que sufren daño cerebral adquirido o dolencias como el alzhéimer, y aquellos que han sido ingresados con autorización judicial por tener tuberculosis y presentar un elevado riesgo de contagio. Entre los últimos figuran personas sin hogar, que en ocasiones padecen otras enfermedades infecciosas o problemas mentales, y cuya permanencia en el centro es obligatoria por motivos de salud pública.

Una marca contraria a la ley

El delegado del CSIF se muestra partidario de que se adopten medidas de vigilancia específicas para controlarlos. “Lo que no se puede es señalar a los pacientes, de forma que no solo el personal sanitario, sino también el resto de enfermos y los familiares los distingan, porque debe respetarse su derecho a la confidencialidad”.

García pone el ejemplo de los pacientes con VIH, que durante años fueron identificados con una etiqueta roja en la documentación del hospital. "Incluso en ese caso, en que se trataba de informes internos del centro, se tuvo que dejar de hacer porque era contrario a la ley marcarlos de esa manera". El CSIF también ha reclamado al Síndic de Greuges, el Defensor del Pueblo valenciano, que se establezca un “protocolo claro” de actuación respecto a los pacientes con riesgo de fuga.

Sanidad destaca, por su parte, que ha aumentado la vigilancia en el Doctor Moliner. Hasta el año pasado el hospital solo tenía un guarda de seguridad, y de unos meses a esta parte se ha elevado a dos.

Más información