Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Correa confiesa que el PP de Francisco Camps le pagaba con dinero negro

El cabecilla de la trama Gürtel busca un pacto con la fiscalía en el juicio sobre la financiación de la formación conservadora en Valencia

Francisco Correa camina hacia la sala del jucio de la trama Gurtel.

Francisco Correa, el cabecilla de la trama Gürtel de corrupción, ha confesado que el PP valenciano pagó alrededor de 2,2 millones en dinero negro a sus empresas de organización de eventos en la época en la que la formación conservadora en la comunidad estaba presidida por Francisco Camps. El dinero sirvió para financiar ilegalmente al PP valenciano durante las elecciones municipales y autonómicas del año 2007 y en las generales de 2008.

Correa, en prisión desde el pasado febrero, cuando fue condenado por la llamada trama valenciana del caso Gürtel, busca un acuerdo de conformidad con las tesis de la fiscalía en el caso de la caja b del PP valenciano ante el juicio que se inicia el próximo 15 de enero en la Audiencia Nacional. A cambio, el cerebro de la red corrupta busca que se le apliquen las atenuantes que sean oportunas.

La defensa de Correa, que llevan a cabo los letrados Juan Carlos Navarro y Javier Iglesias, han presentado un escrito en el que su cliente reconoce como “ciertos” los hechos que relata la fiscalía en su escrito de acusación, de febrero de 2015. En su relato, Correa afirma que la mercantil Orange Market, la empresa con la que Correa se implantó en Valencia tras dejar de trabajar en 2008 con el PP nacional, se creó después de que Álvaro Pérez, el Bigotes, entrara en contacto con el entonces presidente del PP regional y de la Generalitat, Francisco Camps. Este, afirma Correa, propuso a Pérez “hacer eventos para el PP de Valencia”.

Según el principal acusado, es “cierto” que el PP regional le abonó sus servicios profesionales en campañas electorales y eventos por tres vías: mediante “facturas correctas” a Orange Market, mediante “pagos en b” y “mediante la creación de facturas ficticias que se giraron a distintos empresarios por trabajos no realizados realmente a sus empresas”, señala. “El dinero “b” de Valencia se trasladaba a Madrid. Existía una caja “b” que la controlaba yo”, reconoce en su declaración previa al juicio.

La confesión de Correa se suma a la realizada ya en febrero por todos los empresarios acusados a cambio de reducciones de condena. Todos siguieron los pasos del constructor alicantino Enrique Ortiz y de los industriales Alejandro Pons y José Francisco Beviá y han reconocido ante la Fiscalía Anticorrupción que realizaron abonos bajo cuerda por 1,2 millones a la mercantil Orange Market, del líder de la Gürtel Francisco Correa, que se encargaba de realizar los actos electorales del PP valenciano durante la presidencia de Francisco Camps. El partido, al mismo tiempo, desde su caja b valenciana, abonó a Orange Market durante aquellas campañas electorales un total de 2,2 millones, según la investigación.

Más información