Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos cuatro narcotraficantes en Cádiz con 3.000 kilos de hachís

La policía ha localizado una guardería de droga con cinco vehículos y 12 armas

Guardería con los 3.000 kilos de hachís incautados.
Guardería con los 3.000 kilos de hachís incautados.

3.000 kilos de hachís, dos pistolas, cinco vehículos (tres de ellos robados), 12 móviles y numerosos equipos de transmisión. El material incautado en una casa de La Línea de la Concepción (Cádiz) bien habla del grado de operatividad y agresividad alcanzado por los cuatro narcos que ha detenido la policía en su última operación contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar. Los cuatro detenidos formaban parte de un grupo criminal especializado en transportar droga, a través del Estrecho de Gibraltar, desde Marruecos a España y su posterior distribución a otras ciudades. Para ello empleaban como almacén, también conocido como guardería, la vivienda linense donde han acabado detenidos.

Aunque la detención de los cuatro implicados se realizó el pasado 31 de diciembre, la investigación comenzó a mediados del pasado septiembre. Fue entonces cuando los agentes recuperaron tres todoterrenos que habían sido sustraídos. Los vehículos se usaban para transportar fardos de hachís desde las playas donde se alijaban, hasta la zona de la guardería de droga. Las indagaciones de los agentes permitieron descubrir la ruta que solían trazar estos todoterrenos y, con ella, la vivienda a la que se dirigían para ocultar la droga.

La policía inició entonces un dispositivo de vigilancia, encaminado a demostrar la actividad ilícita que se desarrollaba en el interior de la casa. Los investigadores comprobaron que dentro del inmueble siempre estaban presentes “dos individuos que no mostraban signos de actividad laboral ninguna, y que tomaban numerosas medidas de seguridad en las escasas veces que abandonaban o accedían a la vivienda”, según explica la policía.

Estos dos investigados solían emplear cinco turismos, todos a nombre de terceras personas o empresas de alquiler. Con ellos, realizaban funciones en los alrededores, antes de recibir otros vehículos que transportaban hachís. También empleaban los automóviles para reunirse con posibles compradores de la droga. Además, en el inmueble se producía la llegada intermitente llegada de coches de gran cilindrada. Permanecían menos de cinco minutos en el garaje de la vivienda y, posteriormente, abandonaban el lugar a gran velocidad.

La labor de vigilancia de la guardería se vio interrumpida el pasado 31 de diciembre. Esa jornada, los policías observaron cómo un todoterreno, que resultó ser también robado, accedía a gran velocidad a la vivienda. Desde el exterior del vehículo se podían apreciar paquetes de color azul y marrón, similares a los utilizados para transportar hachís. Tras solicitar el mandamiento del Juzgado de instrucción de guardia, los agentes decidieron llevar a cabo la entrada y registro del inmueble, justo en el momento de esta transacción.

En el interior de la guardería, los agentes encontraron a los cuatro miembros de la organización criminal que acabaron detenidos. En ese momento, en la vivienda atesoraban 3.000 kilos de hachís y 2.500 euros en efectivo. Además, la policía se hizo con dos armas de fuego (equipadas con sus cargadores, listas para ser utilizadas), cinco vehículos (tres de ellos, robados), doce teléfonos móviles y numerosos equipos de transmisiones. Los cuatro arrestados están ya en prisión, después de que el juzgado los considere presuntos autores de tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, robo de vehículo y pertenencia a organización criminal.

Esta última operación se saldó el último día del año, 2017, “con mayor actividad narcotraficante”. Al menos, así lo aseguran desde la Federación Provincial Antidroga de Cádiz, Nexos que, en días pasados ha realizado una valoración pública de estos últimos doce meses. La asociación lamenta que el tráfico de drogas en la provincia de Cádiz “se haya desbordado”, a la par que ha aumentado “de manera alarmante la impunidad”. Por todo ello, desde la entidad se muestran seguros que cuando las Fuerzas de Seguridad del Estado realicen su balance anual se verá reflejado que ha sido “un año récord en incautaciones”.

Más información