Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras pide su libertad sin un acatamiento expreso de la legalidad

Los jueces se reunieron a deliberar tras la comparecencia del exvicepresidente catalán, pero no adoptaron ninguna decisión

Llegada de Oriol Junqueras a la Audiencia Nacional.

Oriol Junqueras ha apelado este jueves en el Tribunal Supremo a sus convicciones religiosas y a favor del civismo para pedir su excarcelación. El exvicepresidente de la Generalitat intervino durante unos minutos ante los tres magistrados encargados de revisar su recurso contra la decisión de mantenerle en prisión preventiva. Durante su turno de palabra, según las fuentes consultadas, el exvicepresidente no hizo un acatamiento expreso de la legalidad, pero sí dijo ser partidario del diálogo y la “bilateralidad”. Los jueces se reunieron a deliberar tras la comparecencia de Junqueras, pero no adoptaron ninguna decisión.

Oriol Junqueras volvió a mediodía a la prisión de Estremera tras salir durante unas horas para comparecer en el Tribunal Supremo. El exvicepresident defendió su excarcelación, pero volvió a prisión sin saber si sus argumentos habían convencido a los tres magistrados que componen la Sala de Apelaciones (Miguel Colmenero, Francisco Monterde y Alberto Jorge Barreiro). Los jueces empezaron a deliberar al término de la comparecencia de Junqueras pero, tras dos horas reunidos, se marcharon sin tomar una decisión. Las fuentes consultadas señalan que, previsiblemente, retomarán la deliberación este viernes.

El exvicepresidente catalán compareció durante algo más de dos horas ante los magistrados, los fiscales Javier Zaragoza y Consuelo Madrigal y los abogados de Vox, que ejerce la acusación popular. Durante la sesión, según fuentes presentes en la misma, el magistrado Colmenero (que presidía la sesión) le explicó que, aunque era una vista de apelación en la que solo suelen intervenir las defensas y las acusaciones, Junqueras iba a poder disfrutar, si quería, del último turno de palabra para poder matizar o añadir lo que hubiera dicho su abogado.

El exvicepresidente catalán, más delgado y vestido con vaqueros, camisa blanca y zapatillas, intervino durante apenas dos minutos. “Quiero rogarles que me pongan en libertad”, pidió a los magistrados, ante los que defendió sus convicciones religiosas y su compromiso con “el civismo, la concordia y la paz”, incompatibles, según hizo ver, con la participación en los “actos violentos” que le atribuyen la fiscalía y el juez Pablo Llarena. Según fuentes presentes en la declaración, el exvicepresidente alegó que siempre ha mantenido una actitud “muy respetuosa” con otras opciones políticas y pidió la libertad porque, tras las elecciones del 21-D, los ciudadanos le han elegido como representante.

Negociación

En su intervención, Junqueras aseguró también apostar por la “bilateralidad”, la “negociación” y el “acuerdo político”. Pero, según destacaron varias fuentes presentes en la vista, el expresidente catalán no aprovechó esos minutos que le dieron los magistrados para manifestar expresamente su acatamiento de la legalidad o su renuncia a la vía unilateral, una fórmula que sí usaron Carme Forcadell y el resto de miembros de la Mesa del Parlament cuando comparecieron en el Supremo y que fue determinante para que se les permitiese eludir la prisión pagando una fianza.

Los rostros del 'procés'

Junqueras pide su libertad sin un acatamiento expreso de la legalidad

Consulta toda la información sobre los protagonistas del desafío independentista, el rol que mantuvieron en el 'procés' y en qué situación judicial se encuentran.

El hecho de que Junqueras no acatara expresamente la legalidad fue una de las razones que alegaron la fiscalía y Vox para argumentar su petición de que el exvicepresidente se mantenga en prisión preventiva por el “evidente” riesgo de reiteración delictiva, tanto para el delito de rebelión como para el de sedición o malversación. Tras la vista, el ministerio público difundió un comunicado en el que resaltó la “ausencia de compromiso” de Junqueras con la “legalidad constitucional” y que ayer no se produjera por su parte “ninguna renuncia al uso de vías ilegales para la defensa de su proyecto político”.

La fiscalía restó importancia a la alusión de Junqueras al diálogo y la negociación para buscar una salida al conflicto catalán. “Una solución negociada no es constitucional”, señaló el fiscal Javier Zaragoza, que, según las fuentes consultadas, recordó al exvicepresidente que la declaración de independencia del 27 de octubre no tuvo efectos jurídicos, pero no por voluntad de Junqueras.

La fiscalía insistió durante la vista en que, a lo largo del procés, ha habido “comportamientos violentos” que pueden ser constitutivos de un delito de rebelión y de los que el ministerio público considera a Junqueras “promotor e impulsor”. Según fuentes presentes en la sala, el fiscal Zaragoza aludió especialmente a las movilizaciones independentistas del 20 de septiembre durante los registros policiales a sedes de la Generalitat. Zaragoza señaló que la comisión judicial presente en los registros estuvo “retenida, casi secuestrada” durante horas y resaltó que los Mossos no hicieron nada para evitarlo.

“Estamos ante un proceso de rebelión permanente, prolongado en el tiempo”, dijo el fiscal, que sostuvo que la violencia, en el mundo del derecho, abarca también la violencia “moral” ejercida a través de “coacciones, amenazas e intimidaciones”. “Los llamamientos a las masas hacen muy probable la violencia y a quien los realiza le resulta indiferente que se produzcan”, añadió el fiscal, según las fuentes consultadas.

Ejercer de diputado

El letrado del exvicepresidente catalán, Andreu Van Den Eynde, que fue el primero en hablar, había argumentado que no hay riesgo de reiteración delictiva ni de fuga y había defendido que, tras las elecciones del 21-D, a la que Junqueras concurrió como candidato a la presidencia de la Generalitat por parte de ERC, el exvicepresident tiene derecho a poder ejercer en libertad la representación que le han otorgado los ciudadanos.

La fiscalía, sin embargo, insistió en que su elección como diputado y su posible nombramiento “como presidente de la Generalitat no puede afectar” a su situación de prisión provisional porque no aleja el riesgo de reincidencia delictiva, sino que incluso lo hace más probable. Ante la apelación a los valores religiosos y pacifistas por parte de Junqueras y su abogado, el fiscal sostuvo que esas afirmaciones hay que demostrarlas con “hechos”. “La justicia no es moneda de cambio”, advirtió Zaragoza.

La ausencia del PDeCAT frente al Supremo

Un grupo de diputados de ERC se reunió ayer a las puertas del Tribunal Supremo para mostrar su apoyo Oriol Junqueras, mientras el exvicepresident declaraba ante el juez. A la pequeña concentración, de una veintena de personas, asistieron los diputados de ERC Isaac Peraire, Gabriel Rufián y Ester Capella, y también el senador de Bildu Jon Iñarritu y Antoni Castellà, de Demócratas de Cataluña. Se hizo notar la ausencia de diputados del PDeCAT, que hasta ahora siempre habían acudido en apoyo de los investigados por el procés cuando eran llamados a declarar ante un juez, pero que ayer no asistieron. Los miembros de ERC portaban en las solapas lazos amarillos y chapas con el rostro de Junqueras.

Más información