Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos evita la autocrítica tras su mal resultado el 21-D en Cataluña

La dirección de Iglesias es la única de los principales partidos que sigue sin reunirse para analizar los resultados del 21-D

Rafael Mayoral, en el balance del año por parte de Podemos. Ampliar foto
Rafael Mayoral, en el balance del año por parte de Podemos. EFE

Podemos achaca el mal resultado en las elecciones del 21-D a factores externos y no a su gestión de la crisis en Cataluña, donde referentes del partido como una de sus fundadoras, Carolina Bescansa, reclamaron en público que se "hablase más a España y a los españoles y no solo a los independentistas". Rafael Mayoral, secretario de Sociedad Civil y Movimiento Popular y que cuenta con toda la confianza de Pablo Iglesias, ha evitado este viernes cualquier autocrítica: “El marco político en el que nos encontramos en este momento en el que se plantea el choque de identidades y la cuestión territorial como cuestión central no es un marco favorable para los planteamientos que nosotros tenemos". 

Mayoral ha insistido en su balance del año de este viernes en que la agenda política "tiene que tener en el centro la vida de las personas". "Queda mucho trabajo por hacer para poner en la agenda política el significado de la palabra plurinacionalidad y de la palabra fraternidad”, ha añadido. La coalición de Catalunya En Comú-Podem trató sin éxito de que el eje de la campaña electoral tratara de la agenda social y no de la relación entre Cataluña y el resto de España. Noelia Vera, coportavoz de la ejecutiva, defendió la noche electoral que la estrategia de partido había sido la correcta y que el tiempo les daría la razón. En esa línea se pronunció Iglesias la noche electoral en redes sociales: "Con DUI y 155 ganan la derecha y el bloqueo. Liderazgo de derechas en el procesismo y liderazgo de la derecha reaccionaria en los monárquicos".

Pese al fiasco electoral, en el que obtuvieron tres escaños menos de los 11 que logró Catalunya Sí Que Es Pot en 2015 -los comunes de Ada Colau no se sumaron entonces a la coalición-, el diputado ha afirmado que 2017 es el año "en que Podemos se ha quedado solo en la oposición". Desde su perspectiva también sería el año "en el que el PSOE hace parte del bloque monárquico y renuncia a hacer oposición al Gobierno". Mayoral ha insistido en que para su formación el ejercicio que concluye es el del "Gobierno fuera de la ley" y de la "imputación del PP". A la Casa Real, como de costumbre objeto de sus críticas, se ha referido como "institución antidemocrática y machista".

Iglesias, desaparecido

Pablo Iglesias es el único líder de los principales partidos que, cuando ya ha transcurrido más de una semana de las elecciones catalanas del 21-D, sigue sin comparecer en público. El secretario general de Podemos tampoco se ha prodigado por los platós televisivos, uno de sus formatos de comunicación preferidos. Tampoco lo han hecho los principales dirigentes del partido, como el secretario de Organización, Pablo Echenique, o la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero.

A diferencia del PP, PSOE y Ciudadanos, la ejecutiva de Podemos también se ha convertido en la excepción y no se ha reunido para analizar los resultados. La previsión es que no lo haga hasta el 8 de enero, que cae en lunes y es el día de la semana que de forma habitual se reúnen los 15 miembros del consejo de coordinación.