Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE deja de considerar a Podemos como socio preferente

El secretario de Organización, en ausencia de Pedro Sánchez, certifica el "fracaso de Rajoy" por la doble fractura, territorial y social

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalo.

El balance del año del PSOE deja, además de la certificación del "fracaso" de Mariano Rajoy al frente del Ejecutivo, la ruptura de una relación de afinidad con el otro partido de la izquierda, Unidos Podemos. El PSOE ha dejado de considerar a Podemos como "socio preferente", como lo calificó Pedro Sánchez el pasado mes de septiembre, ya que el modelo territorial y la forma de afrontar el desafío independentista en Cataluña ha abierto una brecha entre ambas formaciones. Así lo ha confirmado el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en comparecencia de prensa en Ferraz en ausencia del líder socialista, Pedro Sánchez.

"[Con Podemos] no tenemos ninguna sociedad", ha afirmado Ábalos preguntado sobre si el PSOE dejaba de considerar a Podemos como socio preferente o prioritario. Según el número tres, la dirección socialista nunca entendió a Podemos en una posición privilegiada respecto al PSOE. Pedro Sánchez mantuvo tras su vuelta a la secretaría general, en mayo, reuniones también con Ciudadanos y con Izquierda Unida, ha recordado Ábalos. Aunque con Podemos "la agenda de temas comunes era más larga porque había más inquietudes compartidas".

El PSOE reniega de su afinidad con Podemos aunque fue el propio Sánchez quien calificó de "socio preferente" al partido de Pablo Iglesias en el mes de septiembre, después de poner en marcha una mesa de colaboración permanente en el Parlamento a cuya primera reunión acudió el líder del PSOE con el secretario general de Podemos. 

La visión territorial de España está detrás del alejamiento con Podemos, ha reconocido el secretario de Organización: "Condicionan los puntos de vista sobre una cuestión tan importante que afecta a la visión de España, al modelo de Estado". La puntilla la ha dado la ruptura del pacto de Gobierno en el Ayuntamiento de Barcelona. "Hemos tenido algún problema, en Barcelona nos expulsaron del Gobierno municipal. Nos han expulsado del Gobierno a raíz de esta visión que tenemos del Estado", ha razonado Ábalos.

El número tres del PSOE ha sido el encargado de comparecer en Ferraz para dar cuenta del balance del año que hacen los socialistas, en ausencia de Pedro Sánchez. El secretario general del PSOE no ha comparecido porque así es la "política de comunicación" del partido, ha justificado Ábalos, que ha negado que fuera tradición la comparecencia del líder de la oposición tras la del presidente del Gobierno, ya que el año anterior no lo hizo el presidente de la gestora, Javier Fernández, sino el portavoz, Mario Jiménez; y en 2015 también se encargó el entonces secretario de Organización, César Luena. El anterior secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, sí compareció en 2012 y 2013. El propio Sánchez también protagonizó una rueda de prensa en verano de 2014 en el balance del curso político.

El PSOE hace un balance "muy crítico" del año 2017, "caracterizado por una doble fractura: la territorial, provocada por Cataluña, y la social, por las políticas de Gobierno del PP con la colaboración de su socio, Ciudadanos", ha criticado Ábalos. "El Gobierno del PP no está a la altura del país que gobierna", consideran los socialistas, que apuntan a su problema de corrupción, al incumplimiento del pacto con Ciudadanos, a su inactividad legislativa y al fracaso de su modelo económico como sus principales problemas.

A pesar del fracaso del Gobierno ("Rajoy es fracaso" es el lema que ha utilizado hoy el PSOE), la dirección del PSOE no pide adelantar elecciones. "No podemos pedir un adelanto electoral en medio de esta crisis. Con el problema para la integridad territorial de España, ¿vamos a estar nosotros pidiendo elecciones? Vamos a exigir al Gobierno que cumpla, que gobierne, y el momento electoral ya veremos. De momento no se dan ningunas condiciones para anteponer ningún interés partidista", ha concluido el secretario de Organización.

Más información