Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

El helicóptero de Lego que acabó convertido en prótesis

David Aguilar, de 18 años, ha construido una extensión para su brazo derecho con la que puede hacer flexiones

David Aguilar, con la prótesis que él mismo ha construido.

Con tan solo 18 años, David Aguilar ha construido un instrumento que le permite experimentar qué se siente al hacer flexiones: una prótesis de brazo articulado con piezas de Lego. El joven que vive con su familia en Andorra, un pequeño país ubicado en los Pirineos entre España y Francia, y que es originario del municipio catalán de la Seu D’Urgell, padece Síndrome de Poland, una enfermedad que le provocó una malformación en el pectoral derecho y que impidió el desarrollo completo de su antebrazo y su mano.

“Siempre lo he llevado bien, pero es una limitación”. Aguilar habla con tranquilidad sobre sus circunstancias físicas, aunque reconoce que su día a día —atarse los cordones, cortar la carne o ponerse los calcetines— se ha visto condicionado por la discapacidad.

A los nueve años empezó a pensar que los legos con los que jugaba podían sustituir al brazo que le faltaba, pero hasta hace poco más de un mes no ha logrado dar forma a esta particular construcción. La idea terminó de llegar un día que estaba sentado en su cama y se fijó en un polvoriento helicóptero que había construido con piezas de Lego cuatro años atrás. ¿Por qué no transformarlo en un brazo articulado? “Quise hacer algo útil”, justifica el joven su hazaña.

El helicóptero de Lego que acabó convertido en prótesis

Pese a que su invento no puede sustituir a una prótesis profesional de mano, que alcanza hasta los 30.000 euros de precio, sí le permite hacer flexiones y ensayar movimientos. Aguilar es aficionado a la tecnología y desde niño ha construido aviones, coches y armas con piezas de Lego. Cursa el segundo año del Bachillerato tecnológico mientras aspira a cumplir su sueño de estudiar ingenieria informática y robótica.

La creación de Aguilar ha sorprendido a la marca de estas piezas de juguete, que conoció la historia a través de su padre, quien orgulloso publicó en Facebook las proezas de su hijo.

En su página de Youtube Aguilar muestra cómo hizo su brazo.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información