Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castellón llena la despensa citrícola norteamericana

El 'Mexican Bay' zarpa desde el puerto castellonense con 2.500 toneladas de clemenules a bordo. Es el sexto barco que sale hacia Estados Unidos

Bodegas del buque 'Mexican Bay'. rn
Bodegas del buque 'Mexican Bay'.

2.500 toneladas de clementinas almacenadas en las bodegas del buque Mexican Bay han viajado durante catorce días desde el puerto de Castellón rumbo a Filadelfia. Es el sexto barco que zarpa este año desde PortCastelló hacia Estados Unidos, cuya despensa alimenta (en una cuota del 20%) el campo castellonense desde los 80 en lo que a naranjas y mandarinas se refiere. El norteamericano es uno de los mercados más “maduros”, junto al europeo, para el sector citrícola valenciano. Un sector que empieza a echar raíces en otros destinos potenciales como China –donde las exportaciones de cítricos se han multiplicado por seis en un margen de apenas dos campañas, Corea, Canadá o Australia.

Hasta el 30 de noviembre, desde el puerto de Castellón han salido 9.575 toneladas de cítricos a Estados Unidos. La previsión es que este año se envíe “el mismo nivel de volumen de naranjas que la pasada campaña, que sumó 12.415 toneladas en seis buques. Los empresarios citrícolas castellonenses representan el 20% de la cuota de mercado en el país, con el que abrieron la vía exportadora en la década de los 80.

El 80% de las naranjas que se envían a Estados Unidos se hace a través del puerto de Castellón, que es además el único de la Comunidad Valenciana que expide la fruta al país norteamericano por el sistema de bodega. “La mayor demanda de este producto se produce para dos de las festividades más importantes de Estados Unidos, el Día de Acción de Gracias y las Navidades”, ha añadido el delegado.

El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha destacado en su visita a las labores de carga del Mexican Bay el “apoyo firme” y la “estrecha colaboración” que el gobierno de España brinda a los empresarios del sector citrícola para diversificar los mercados de destino “de gran potencial de futuro”.

Se trata del sexto barco que parte este año desde PortCastelló con destino al mercado norteamericano, “un destino más que interesante, dado el alto poder adquisitivo de los consumidores, al tiempo que contribuye a diversificar las áreas, lo que redunda en una mejora de los precios de la fruta y mejora la rentabilidad de toda la cadena agroalimentaria hasta llegar al productor”, ha dicho.

Moragues ha indicado que si bien el volumen exportado a este destino “ha ido decayendo en estos últimos años por la competencia que supone Marruecos y los países del cono Sur”, los exportadores castellonenses han sido capaces de abrir nuevos mercados “con fuerte demanda que crece día a día como puede ser China, Corea o Australia”.

Según las estadísticas oficiales, las exportaciones a Corea han pasado de 2.128 toneladas en la campaña 2014-2015 a 2.583 toneladas en la campaña 2016-2017. En esta última, de dieciséis almacenes inscritos, seis pertenecían la Comunidad Valenciana, lo que supone un 37,5% del total, y de éstos uno a la provincia de Castellón.

En cuanto a las exportaciones a China a nivel del estado español, se ha pasado de 3.136 toneladas en la campaña 2014-2015 a 19.580 toneladas en 2016-2017: un crecimiento multiplicado por seis. Respecto a esta última cifra, desde la Comunidad Valenciana se han exportado 12.248 toneladas, un 62,55%.

El Servicio de Sanidad Vegetal de Castellón es el que más certificados emitió de toda España. En esta última campaña, de los 46 almacenes que realizaron exportaciones, 26 eran valencianos -un 56,52% del total- y de ellos, cinco correspondían a la provincia de Castellón, ha recordado Moragues.

“Las previsiones para este año aún son mejores que los anteriores, aunque estas campañas de envío de naranjas de segunda temporada empiezan más tarde, por lo que no se puede valorar aún su resultado y habrá que esperar”, ha añadido.

La fruta ha incrementado su valor este año debido a la caída de la producción. La vigente campaña 2017/2018 prevé una cosecha citrícola de 3.143.984 toneladas, de las cuales 611.800 toneladas corresponden a Castellón. Esto supone para esta provincia una reducción del 23,6% inferior respecto a la temporada precedente, con una merma del 24% en mandarinas y del 21,8% en naranjas.

Dentro de las mandarinas, se espera una reducción significativa en la producción de la clemenules, variedad reina en la provincia, cuantificada en una disminución del 30,3%, lo que supone un descenso de la producción de 131.140 toneladas como consecuencia de la meteorología y del propio ciclo natural de los cultivos.

Síguenos en Twitter y en Flipboard