Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación blinda con las comunidades el modelo de oposiciones eliminatorias

El ministerio se reúne el miércoles con las autonomías, divididas por una propuesta que supone sacar al menos un 5 en cada prueba

Aspirantes a unas oposiciones en Galicia.
Aspirantes a unas oposiciones en Galicia.

Representantes del Ministerio de Educación y de las comunidades autónomas se reúnen este miércoles en la mesa sectorial para cerrar la normativa que regirá en las futuras oposiciones a profesor. La propuesta que llevará –y que previsiblemente saldrá adelante porque en la reunión no se vota- mantendrá que las pruebas eliminatorias y dará más peso a la experiencia previa.

Tras años sin sacar plazas, las comunidades preparan una convocatoria extraordinaria de oposiciones para estabilizar las plantillas. Casi uno de cada cuatro docentes —26,01%, 130.030 profesores— es interino (funcionario sin plaza fija), la cifra más alta desde 2009, según un informe reciente de CC OO.

Educación abrió una negociación con los sindicatos con la promesa de dar más peso a la experiencia de los profesores interinos, los funcionarios sin plaza fija que han llegado a porcentaje récord durante los años de la crisis. La propuesta contempla que los méritos (entre los que se incluyen los años previos de clase) supongan el 40% de la nota final, en lugar del 34% fijado hasta ahora.

Pero no hay consenso con los resultados de las pruebas. El grueso de los sindicatos -y ocho de 16 comunidades autónomas, Cataluña no ha participado en esta fase de la negociación porque está intervenida- habían reclamado que, de forma excepcional, los exámenes de la fase de oposición no fueran eliminatorios. Es decir, si en una prueba el aspirante saca un 3 y en la siguiente un 7, el resultado es 5 y estaría aprobado. El ministerio rechaza esa propuesta aludiendo a la “calidad del profesorado”. Un portavoz de Educación añade en una nota que es “fundamental” que los profesores tengan “los conocimientos mínimos de la materia que tienen luego que enseñar a los alumnos”.

Los defensores de este modelo alegan que se trata de una convocatoria excepcional que llega tras un largo periodo sin oposiciones, que es una demanda del profesorado interino (aunque consideran que no perjudica al resto) y que es un procedimiento que tuvo un antecedente en el periodo extraordinario que se abrió entre 2007 y 2011, tras la aprobación de la LOE.

El ministerio, por su parte, esgrime el resultado de dos informes de la Abogacía del Estado –que no ha hecho públicos- en los que se recoge que hacer pruebas no eliminatorias “desnaturaliza la institución de la oposición como proceso selectivo, vulnerando los principios constitucionales de capacidad e igualdad en el acceso a la función pública". Y añade que ese modelo infringiría distintas leyes, entre ellas, la Constitución. Los sindicatos han anunciado protestas contra el modelo.