Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía pide al Supremo que mantenga a Junqueras en prisión

El Ministerio Público considera que aún hay riesgo de que el exvicepresidente reincida en sus delitos

Carteles electorales de Oriol Junqueras.
Carteles electorales de Oriol Junqueras.

La fiscalía ha pedido al Tribunal Supremo que rechace la petición de puesta en libertad de Oriol Junqueras y le mantenga en prisión incondicional. En un escrito enviado al instructor de la causa por rebelión contra los líderes independentistas, Pablo Llarena, la fiscalía del Tribunal Supremo pide que se rechace el recurso del exvicepresidente de la Generalitat contra la decisión de mantenerle en prisión al entender que los argumentos que llevaron a encarcelarle siguen vigentes.

En su escrito, el fiscal Jaime Moreno rechaza todos los argumentos que esgrimió la defensa de Junqueras para pedir salir de la cárcel. Según el Ministerio Público, el exvicepresidente no puede ser puesto en libertad porque existe riesgo de que reincida en los delitos que se le atribuyen, ya que estos no fueron “un hecho puntual y aislado” sino “un conjunto de actuaciones concatenadas finalísticamente y organizadas”.

A pesar de que la investigación está en su primera fase, el fiscal considera que hay “suficientes elementos” para sustentar una acusación de rebelión (o alternativamente de sedición) y de malversación contra Junqueras. Así se deduce, según la Fiscalía, de la llamada “hoja de ruta” de la ANC y del documento Enfocats hallado durante uno de los registros de la Guardia Civil, así como en el hecho de que Junqueras y el resto del Govern firmaran el decreto de convocatoria del referéndum “pese a su ilegalidad”. El Ministerio Público se refiere también al “llamamiento a la población” para que se impidiera que las fuerzas de seguridad pudieran cumplir con la orden judicial de retirar las urnas el 1 de octubre, al desarrollo de actuaciones en las que han existido "actos de intimidación y violencia” para impedir el trabajo de la policía (en los registros y el día de la consulta ilegal) y a la posición de Junqueras dentro del Govern como vicepresidente y “responsable de los procesos de consulta”.

Estas actuaciones, advierte el fiscal, “se han desarrollado en un prolongado espacio temporal" y han sido “debida y minuciosamente planificadas y concertadas” lo que, en opinión del Ministerio Publico, incrementa el riesgo de que Junqueras pueda volver a actuar del mismo modo si sale de la cárcel.

En su escrito, el fiscal hace suyos dos de los argumentos introducidos por Llarena en el auto en el que decretó el mantenimiento de la prisión incondicional para Junqueras. El primero, que el vicepresidente tuvo una “vinculación directa” en los “actos de explosión violenta” ocurridos durante los registros de los días 20 y 21 de septiembre ante la Consejería de Economía que él dirigía. Esta implicación se basa, según el juez y el fiscal, en que estuvo presente en esos supuestos tumultos y en la actuación de los Mossos (“dependientes del Govern y por tanto bajo las instrucciones del mismo”) que “favorecieron o no desplegaron ninguna actuación”. Además, el Ministerio Público asume también el razonamiento del juez Llarena cuando restó credibilidad a la promesa de Junqueras de no volver a incumplir la ley para conseguir la independencia. “El riesgo no desaparece ante la formal afirmación de que abandonan la estrategia”, afirma el representante del Ministerio Público.

Más información