Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas marchan en París por el acercamiento de presos de ETA

Políticos y activistas reclaman el fin de la dispersión de los encarcelados y que se les apliquen medidas beneficiosas como a los prisioneros comunes

Manifestantes en París a favor del acercamiento de presos de ETA al País Vasco
Manifestantes en París a favor del acercamiento de presos de ETA al País Vasco EFE

Miles de personas han marchado este sábado en París en reclamo del fin de la dispersión de los presos de ETA y del régimen especial que se les aplica, como un paso indispensable hacia una paz completa. “El proceso de paz no puede continuar sin la implicación del Estado francés”, ha afirmado el alcalde de centro-derecha de Bayona, Jean-René Etchegaray, también presidente de la Comunidad Urbana del País Vasco, que ha intervenido ante 6.200 personas, según datos policiales que los organizadores elevan a 11.000 asistentes. Tras seis años del fin de la lucha armada y ocho meses después de la entrega de armas en Bayona, “el silencio pesado del Estado francés y el del español es para nosotros un insulto”, ha criticado en medio de gritos en euskera de “presos vascos, a casa”.

Francia tiene a 62 presos de ETA distribuidos en una veintena de cárceles, a una media de 600 kilómetros de distancia del País Vasco, según los organizadores de la marcha, que también denuncian que el Estado galo no permite la aplicación de medidas como la suspensión de la pena en caso de enfermedad terminal que sí se garantiza a otros encarcelados.

La manifestación en el centro de París, para la que fueron fletados decenas de autobuses desde el País Vasco, tanto francés como español, así como dos trenes desde el sur de Francia, ha sido el colofón de una movilización que también ha llevado a diversos activistas a visitar en los pasados días a presos de ETA en varias prisiones del país.

Uno de ellos fue el ecologista José Bové. “Salir de un conflicto es más duro que usar las armas”, ha recordado a los periodistas durante la marcha. “Todo el mundo tiene que recorrer una parte del camino” hacia la paz. “Esto ya no es una batalla de derechas o izquierdas, de un lado u otro. Es una batalla de cómo construir el futuro, lo que se construye aquí es el futuro del País Vasco, y ese es un mensaje que enviamos también al gobierno español”, ha agregado.

“La sociedad vasca está demandando no solamente al Estado francés, sino al español también, y a Europa, que se tenga en cuenta la situación de los presos para abordar de forma constructiva el fin del conflicto y un escenario real de pacificación”, coincide el exlíder del sindicato LAB Rafael Díaz Usbiaga, otro participante de la marcha. El que fuera junto a Arnaldo Otegi referente histórico del movimiento abertzale fue excarcelado en agosto, tras cumplir seis de los diez años a los que fue condenado por la Audiencia Nacional por el caso Bateragune.

“No se trata de ignorar el pasado, ni olvidar a los que sufren ni exonerar a nadie”, ha dicho más tarde, desde la tribuna de oradores, Michel Tubiana, presidente de la Liga de Derechos del Hombre, al defender el reagrupamiento de presos. “Se trata de no complacerse en un deseo destructor de ir contra de alguien que ya no combate”, ha agregado. “La situación de los presos es una prioridad, pero eso no quiere decir que nos olvidamos del sufrimiento de las víctimas y de sus familias”, ha puntualizado también en declaraciones a los periodistas Jean-René Etchegaray.

La manifestación en París ha contado con la participación de numerosos políticos del País Vasco francés de todo el espectro ideológico. También se han acercado políticos como el excandidato presidencial socialista Benoît Hamon, Emmanuelle Cosse, exministra de Vivienda del Gobierno de François Hollande, los también excandidatos presidenciales Jean Lasalle y Philippe Poutou o el portavoz de Los Verdes, Julien Bayou.