Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesino de Nagore trabaja en una clínica psiquiátrica tras salir de la cárcel

Diego Yllanes ha cumplido ocho años y 11 meses de cárcel y se encuentra en semilibertad

Página web de la clínica, antes de ser corregida, en la que Yllanes aparece como miembro del equipo médico.
Página web de la clínica, antes de ser corregida, en la que Yllanes aparece como miembro del equipo médico.

El 7 de julio de 2008, mientras Pamplona celebraba el día grande de las fiestas de San Fermín, José Diego Yllanes asesinó a Nagore Laffage cuando esta se negó a tener relaciones sexuales con él. El psiquiatra, que entonces tenía 27 años, mató a la joven enfermera de 20 años, con quien trabajaba, de forma brutal: se encontraron 38 heridas, externas e internas en su cuerpo, que el asesino confeso intentó descuartizar. El juez le condenó a 12 años y medio y le inhabilitó para ejercer su profesión durante ese espacio de tiempo. Yllanes, después de cumplir ocho años y 11 meses de cárcel, se encuentra en semilibertad y está trabajando en una clínica psiquiátrica.

La página web del centro de trabajo le presentaba entre el equipo médico de atención a pacientes, como se observa en el pantallazo de la página guardada en el caché de Google, a pesar de que ha sido modificada para eliminarle.

Saber que Yllanes pudo estar en contacto con pacientes generó tal polémica en redes sociales que Carlos Chiclana, director de la clínica que le emplea, que tiene sede en Madrid y Sevilla, aseguró en Twitter que Yllanes solo "colabora en tareas de ayuda a la investigación".

El Colegio Oficial de Médicos de Madrid emitió un comunicado este miércoles en el que confirmó que Yllanes se colegió el pasado 17 de julio, tras presentar la documentación necesaria y cumplir con los requisitos establecidos. "El ICOMEM desconoce los términos específicos de la sentencia condenatoria y si en la misma, además de determinarse el tiempo de privación de libertad, se adoptaban otro tipo de penas accesorias o medidas de seguridad que impidieran o limitaran su ejercicio profesional", afirma en relación a la pena de inhabilitación.

La institución asegura que "lamenta lo acontecido en este caso y se está a disposición de lo que dictaminen los tribunales y de lo que comuniquen en respuesta a la solicitud de información que se les requiere".

Yllanes se encuentra en régimen de semilibertad desde poco antes de colegiarse. Ahora solo debe dormir en un centro de reinserción en Madrid.

La clínica en la que trabaja, según su página web, ofrece servicios de medicina clínica, asistencia psicológica, formación y talleres.

Más información