Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Societat Civil Catalana denuncia en Bruselas el adoctrinamiento en las escuelas de Cataluña

La organización ha alertado de la instrumentalización política de la enseñanza

José Rosiñol, presidente de Societat Civil Catalana.
José Rosiñol, presidente de Societat Civil Catalana.

Societat Civil Catalana ha presentado este martes un informe en el Parlamento Europeo para denunciar la politización de la enseñanza por parte del nacionalismo. El texto también hace un repaso crítico de los acontecimientos desde que el Parlamento catalán aprobara la ley del referéndum el 6 de septiembre, e indaga en lo que la entidad considera graves carencias democráticas en Cataluña. Para ello utiliza múltiples ejemplos en todos los ámbitos de la vida pública catalana, con especial énfasis en las escuelas. Según su diagnóstico, el separatismo hace una instrumentalización de los colegios, como ejemplifica una cita que atribuyen a la exconsejera de Educación Clara Ponsatí, ahora huida en Bélgica: "en Enseñanza no necesitamos construir estructuras de Estado. Las tenemos listas".

Societat Civil ha identificado numerosas injerencias nacionalistas en la educación. Entre ellas nombra la carta enviada por 600 directores a la Comisión Europea para pedir que mostrara "su enérgica repulsa a la acción violenta de la Guardia Civil". La entrega de las llaves de los centros de enseñanza a Puigdemont antes de la celebración del referéndum. O los abundantes manifiestos políticos de escuelas, institutos y universidades cuestionando actuaciones de los cuerpos de seguridad, la aplicación del artículo 155 o decisiones judiciales.

El colectivo señala al sindicato mayoritario de mestros USTEC como uno de los más activos en su defensa del procés, como muestra que en su página web hayan colocado el lazo amarillo junto a un llamamiento a la libertad de los presos políticos. También critica el rol de determinadas asociaciones de padres y madres por convertir a los menores "en una especie de escudos del proceso independentista". Aportan como prueba un cartel de la Escola Pins del Vallès en el que, justo en la noche previa a la celebración del referéndum, con la excusa de celebrar actividades lúdicas, se pide a los padres que lleven pijama y cepillo de dientes para sus hijos "por si se alarga la fiesta", o la convocatoria del colegio Catalunya de Mira-Sol invitando a ver la salida del sol el 1 de octubre para facilitar que permanecieran abiertos durante el fin del semana del referéndum ilegal.

Esa falta de neutralidad en el ámbito escolar se extiende según Societat Civil a los libros de texto, donde "se transmite a los alumnos el falso concepto de que Cataluña es un país como India o Marruecos". El estudio contiene imágenes de ejercicios escolares con intención manipuladora, y cita al sindicato de profesores AMES, que en un próximo informe denunciarán la existencia de "muchos ejemplos que en los institutos catalanes se ofrece a los alumnos una visión distorsionada de la historia de nuestro país en los que la palabra España es la gran ignorada, y en la que ya está presente la idea de independencia del pueblo catalán".

Durante el acto, el vicepresidente de la entidad, José Domingo, ha criticado que "los dirigentes nacionalistas de la comunidad autónoma han violado gravemente los valores europeos y los principios constitucionales españoles". En el mismo han estado presentes los eurodiputados del PP, Esteban González Pons y Carlos Iturgáiz. El primero declaró que "la independencia catalana y la república catalana constituyen la mayor fake news del siglo". También acudieron la europarlamentaria de ALDE Teresa Giménez Barbat, y la de UPyD, Maite Pagazaurtundúa. Esta última ha celebrado que se haya evitado la consumación de la independencia. "Afortunadamente el Estado español ha abortado la ascensión de un Reich nacionalista catalán. Es tremendamente grave. Y es tremendamente importante que se conozca en las instituciones europeas".

Más información