Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mundo de la política lamenta la muerte de Marín y destaca su cualidad para el diálogo y el entendimiento

El Rey deja testimonio en el libro de condolencias del "gran aprecio de la Corona" por el expresidente del Congreso

Llegada del féretro de Manuel Marín al Congreso.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha destacado este martes la figura de su antecesor en el cargo, Manuel Marín, cuya capilla ardiente permanecerá hasta media tarde en la Cámara Baja. Antes de entrar a la reunión de la Mesa, Pastor, ha considerado que este martes “es un día muy triste” para el Congreso, que Marín presidió en la VIII Legislatura, ha destacado sus cualidades para buscar siempre “el diálogo y el entendimiento” y lo ha definido como un "gran presidente de las Cortes Generales".

Pastor, vestida de luto, ha considerado un honor que el Congreso albergue la capilla ardiente de Marín, que falleció este lunes a causa de un cáncer a los 68 años. La capilla, con las banderas de España y la Unión Europea, permanecerá abierta desde las 14.00 hasta las 18.00 en el Salón de los Pasos Perdidos y la institución ha habilitado en la contigua Sala del Escritorio dos libros de condolencias para quienes acudan a rendir un último homenaje al expresidente de la Cámara.

La presidenta ha puesto de relieve las “grandes transformaciones” que Marín llevó a cabo en la Cámara, como la informatización de sus servicios y su aportación a la construcción de la Unión Europea. “Era una persona muy cercana y muy humana, era un erudito", ha definido. También la vicepresidenta segunda del Congreso, la socialista Micaela Navarro, ha transmitido “un mensaje de tristeza y apoyo a toda su familia biológica y a la socialista”.

Marín fue diputado en el Congreso en la legislatura Constituyente, en 1977, siendo reelegido en 1979 y 1982. Tras más de una década en diferentes responsabilidades en la Comisión Europea, en el año 2000 volvió a obtener un escaño como diputado. En 2004, durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Marín fue elegido presidente del Congreso.

El féretro ha entrado en el Congreso a hombros de seis agentes de la Policía que están destinados en la comisaría de la Cámara. Le seguían la viuda de Marín y Ana Pastor. Con la de Marín, el Congreso ha acogido cuatro capillas ardientes. Le precedieron las de los expresidentes Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo-Sotelo y el ponente de la Constitución Gabriel Cisneros. Poco después de su fallecimiento este lunes y a través de su cuenta oficial de Twitter, la Cámara destacó a Marín como "una figura esencial en la política española y europea.

También el presidente del Gobierno ha lamentado el fallecimiento de Marín. En un telegrama de pésame enviado este martes la Fundación Iberdrola, que presidía el socialista, Mariano Rajoy ha subrayado su talante "abierto, modernizador y dialogante", así como su "relevante papel" para la adhesión de España a la UE.

Rajoy extiende el "pésame y afecto a toda su familia y amigos más allegados, al Partido Socialista, del que era veterano militante" y destaca "su notable formación en Derecho europeo y su talante abierto, modernizador y dialogante". El presidente llegó a última hora de Londres para visitar la capilla ardiente, donde conceptuó a Marín como "uno de los políticos más importantes" que ha tenido España desde la llegada de la democracia.

El Rey: "Que descanses en paz, Manolo"

El Rey ha visitado la capilla ardiente a primera hora de la tarde y tras dar el pésame a la familia ha lamentado en el libro de condolencias "la triste noticia" y ha querido "dejar constancia del gran aprecio de la Corona por un hombre de Estado como él lo fue". El jefe del Estado también ha valorado en su escrito al "gran político y servidor público", que estuvo "siempre defendiendo con pasión el interés general de los españoles y la vocación europea de España". "Que descanses en paz, Manolo, y gracias por tanto", ha consignado. 

Felipe VI ha coincidido en la capilla ardiente con el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero; el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha calificado este martes al fallecido como "un hombre que entendía la política en letras mayúsculas" y de los que en estos momentos marcados por el desencuentro político "se echan de menos".

El portavoz del Partido Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ha afirmado que Marín \impulsó de forma extraordinaria la diplomacia parlamentaria" y fue "un gran europeo y una gran persona". En esa línea, el secretario general de Grupo de Ciudadanos, Miguel Ángel Gutiérrez, ha mantenido el fallecido "allanó el camino del europeísmo" en España y fue "un ejemplo y un buen presidente para la Cámara".

También Aitor Esteban, portavoz parlamentario del PNV, ha lamentado la muerte de Marín, de quien mantiene "un recuerdo excelente" y lo ha calificado como una "buena persona, que es lo mejor que se puede decir de nadie". En declaraciones en los pasillos del Congreso, Esteban ha incidido en su talante dialogante para "buscar siempre puntos de encuentro".

Aglomeraciones en la puerta

En las puertas del Congreso se han producido aglomeraciones de gente que esperaba su turno para visitar la capilla ardiente. Uno de los primeros en llegar ha sido el expresidente Felipe González. Le han seguido varios exministros socialistas, como Carlos Solchaga, Alfonso Guerra, Miguel Ángel Moratinos, José Luis Corcuera, José Bono o Pedro Solbes. Pero también del PP, como Rodrigo Rato. Y miembros del actual Gobierno, como a vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, Méndez de Vigo o Rafael Catalá.

El presidente y consejero delegado de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, se ha referido a Marín, que presidió la fundación de la compañía, como "una persona tremendamante honesta y directa".

Sáenz de Santamaría ha resaltado la "longitud de miras muy grande" que tuvo Marín en la política española, con "una mirada mucho más allá" del momento. Sáenz de Santamaría ha empleado unos cinco minutos escribiendo en el libro de condolencias tras visitar la capilla y dar el pésame a la familia.

En el interior de la capilla, junto a la viuda y la presidenta del Congreso, se encontraba la portavoz parlamentaria del PSOE, Margarita Robles. Robles ha explicado que el PSOE se siente hoy "mucho más huérfano" tras la pérdida de un hombre "comprometido con los valores de la democracia, el parlamentarismo y Europa". El féretro ha sido envuelto con las banderas de España y la UE y, ante él, la familia ha depositado un centro floral con las leyendas: "Tus hijas te quieren" y "Te quiero. Carmenchu".

Más información