Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidas 26 personas en una operación contra el tráfico de armas por Internet

La trama desarticulada transformaba pistolas de balines en pistolas para disparar fuego real

Una de las pistolas de la trama que la Guardia Civil se ha incautado este domingo.
Una de las pistolas de la trama que la Guardia Civil se ha incautado este domingo.

La Guardia Civil ha desarticulado, en el marco de la Operación Balín, una trama que traficaba con armas por Internet y se dedicaba a transformar pistolas de balines en pistolas para disparar fuego real. En la intervención policial, que se ha llevado a cabo en una veintena de provincias españolas y que comenzó en Sevilla, han sido detenidas 26 personas y otras 17 están siendo investigadas. Los agentes también se han incautado de 125 armas de fuego y 6.000 cartuchos metálicos, según ha informado esta mañana en un comunicado de prensa la Guardia Civil.

A los detenidos se les imputan los delitos de tráfico de armas, tenencia ilícita y depósito de armas, depósito de municiones, depósito de explosivos y tráfico de drogas. La Guardia Civil ha explicado que las armas detonadoras transformadas para efectuar fuego real son igual de letales y tienen las mismas características que un arma original, por lo que están prohibidas.

La investigación empezó en Sevilla en noviembre de 2016, cuando la Guardia Civli detectó varios anuncios en portales de Internet en los que se ofertaban armas detonadoras transformadas para efectuar fuego real, además de munición de proyectil para cargarlas. Los agentes descubrieron que el autor de los mismos era un vecino de la capital andaluza de 53 años que se dedicaba a adquirir masivamente, en diferentes establecimientos de España, pistolas de balines que posteriormente sus compradores manipulaban para que pudieran disparar fuego real. Lo hacían siguiendo sus instrucciones por teléfono o comunicándose con él a través de las redes sociales.

Este hombre también facilitaba a los compradores las instrucciones necesarias para la fabricación artesanal de la munición. Después de localizar el lugar donde ocultaba las armas, en junio se llevó a cabo la primera fase de la Operación Balín, cuando los agentes del instituto armado le detuvieron e imputaron a 15 compradores ilegales tras realizar una veintena de entradas y registros en sus domicilios. Entonces intervinieron 23 armas y 1.460 cartuchos metálicos.

En la segunda fase de la investigación, desarrollada en noviembre, han sido detenidas o imputadas otras 27 personas, tras treinta entradas y registros en domicilios en los que se han intervenido 67 armas de fuego, 4.570 cartuchos metálicos, tres detonadores eléctricos de explosivos, 250 gramos de pólvora y dos silenciadores. Entre las armas de fuego incautadas destacan por su peligrosidad varias de fabricación artesanal en Asturias, como una "bujíaspistola" del calibre 22 y un "machetespistola" del mismo calibre. En Jaén fueron requisados varios detonadores eléctricos para explosivos, mientras que en uno de los registros en Granada también se desmanteló una plantación interior de marihuana que ocupaba prácticamente todas las habitaciones de la vivienda, con 263 plantas.

La investigación se ha desarrollado en Sevilla, Jaén, Huelva, Cádiz, Córdoba, Granada, Almería, Madrid, Barcelona, Ciudad Real, Gijón, Murcia, Badajoz, Zamora, A Coruña, Bizkaia, Gipúzkoa, Álava, Valencia, La Rioja, Guadalajara y Zaragoza.

Las investigaciones han sido dirigidas por el Juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla. Fueron llevadas a cabo por el Grupo de Información de la Comandancia de Sevilla de forma coordinada con la Jefatura de Información y con el apoyo de la Sección de Información de Zona de Andalucía y de las comandancias de todas las provincias afectadas.

Más información