Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Justicia Universal

Prisión para un exmilitar salvadoreño por el asesinato de los jesuitas en 1989

El juez García-Castellón considera que el excoronel Inocente Montano participó activamente en la matanza de la Universidad Centro Americana

Inocente Orlando Montano este martes en Atlanta (EE UU), antes de tomar un vuelo con destino a España.

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha enviado este jueves a prisión al excoronel salvadoreño Inocente Montano, quien, según su investigación, “participó activamente” en el plan para la matanza de seis jesuitas –cinco de ellos españoles- y dos asistentas de la Universidad Centroamericana (UCA) el 16 de noviembre de 1989. El atentado, promovido por la cúpula militar salvadoreña, iba dirigido especialmente contra el sacerdote español Ignacio Ellacuría, rector de la UCA, que trataba de mediar entre la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el Gobierno salvadoreño, controlado por la formación ultraderechista Alianza Republicana Nacionalista.

Montano, de 74 años y que fue entregado a España el pasado miércoles por Estados Unidos, era viceministro de Seguridad Pública y uno de los líderes de La Tandona, una asociación clandestina de 20 oficiales de ultraderecha de la promoción de 1966 y que ocupaban posiciones clave en la milicia y el Gobierno salvadoreño. Según el auto del juez García-Castellón, “participó activamente en la decisión y diseño del asesinato” de Ellacuría y los jesuitas españoles Ignacio Martín Baró, Segundo Montes Mozo, Amando López Quintana y Juan Ramón Moreno Pardo, adscritos a la llamada Teología de la Liberación, corriente que considera que el Evangelio exige la opción preferencial por los pobres. En la acción armada fueron asesinados también el jesuita salvadoreño Joaquín López, la asistenta Elba Ramos y la hija de esta, Celina, de 15 años.

El exoficial, además de miembro del Gobierno, era el máximo responsable de la emisora gubernamental Radio Cuscatlán. Una semana antes de los asesinatos en la UCA, este medio de comunicación difundió amenazas de muerte contra Ellacuría y el resto de los jesuitas, a los que acusaba de terroristas y cerebros del FMLN. Montano participó en las reuniones preparatorias del atentado que se celebraron el 15 de noviembre en la Escuela Militar y en los cuarteles del Comando Conjunto del Estado Mayor de la Fuerza Armada. En esos encuentros se decidió actuar de manera urgente contra civiles de gran relevancia intelectual.

Según la investigación, basada, entre otros elementos, en documentos desclasificados de la inteligencia de Estados Unidos y en el informe de la Comisión de la Verdad para El Salvador de 1993, Montano estuvo presente cuando el coronel y ministro de Defensa, René Emilio Ponce, ya fallecido, dio la orden a su subordinado Guillermo Alfredo Benavides de asesinar a Ellacuría y no dejar testigos. Para ello, se sirvió del batallón Atlacatl, destacado en la capital del país desde unos días antes de la matanza.

El juez García-Castellón decidió este jueves enviar a prisión al excoronel antes de tomarle declaración el próximo lunes. Montano está imputado por cinco delitos de asesinato terrorista –los correspondientes a los cinco jesuitas españoles, los únicos que han quedado amparados tras la reforma de la justicia universal operada por el PP en 2014-. También se le atribuyen delitos de lesa humanidad.

Montano, que llegó a Estados Unidos en 2001 con documentación falsa, es el único de los 17 exmilitares salvadoreños cuya extradición se ha reclamado por España que ha sido puesto a disposición de la justicia de este país. La Justicia salvadoreña ha rechazado en dos ocasiones la entrega de los procesados que residen en el país centroamericano.