Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contaminación asfixia las grandes ciudades

Casi una veintena de municipios españoles ha sobrepasado los límites de contaminación en la última semana

Nube de contaminación y polución sobre Madrid desde Torrelodones. FOTO: EL PAÍS / VÍDEO: ATLAS

La contaminación asfixia las ciudades en España, un problema que amenaza con convertirse en estructural y que se ve agravado por estabilidad atmosférica y la falta de lluvias. 18 ciudades han superado en la última semana los límites de dióxido de nitrógeno o de concentración de partículas PM10 permitidos por la Unión Europea, según datos de Ecologistas en Acción. Hasta ayer, solo Madrid y Valladolid han activado medidas restrictivas para combatir la situación.

La capital de España es con diferencia donde más se han sobrepasado los límites horarios de dióxido de carbono -fijados en 200 microgramos por metro cúbico-, a lo que se añade también una gran concentración de micropartículas. Este escenario se ha repetido en Barcelona, Sevilla o Zaragoza, donde también se han rebasado los límites en ambos indicadores. "Se están sobrepasando las concentraciones límite en muchas ciudades y no se está haciendo nada", advierte Juan Bárcena, responsable de Calidad del aire de la organización ecologista, que critica la pasividad de las administraciones ante el fenómeno.

Madrid

La capital arrastra desde hace años un problema de contaminación. Una boina de suciedad cubre su cielo de forma casi permanente. Una vez más, el Ayuntamiento de Madrid ha tomado decisiones para amortiguar los efectos de la polución. De hecho, es uno de los dos únicos consistorios que ha activado medidas. Desde el pasado sábado y al menos hasta este jueves, el Gobierno municipal mantiene el escenario 2 del protocolo anticontaminación, que prohíbe a los no residentes aparcar en zonas del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), además de limitar la velocidad a 70 kilómetros por hora en la M-30 y accesos.

Madrid encabeza los niveles horarios de dióxido de nitrógeno, que entre el 15 y el 19 de noviembre alcanzaron, en una de sus estaciones, un máximo de 341 microgramos por metro cúbico, lo que supone casi 141 microgramos más del límite permitido (200 microgramos por metro cúbico). Además, en el mismo período también se superó la concentración de partículas PM10. El martes se superó hasta en 32 ocasiones los límites horarios de dióxido de nitrógeno en 11 estaciones urbanas, según datos del Ayuntamiento.

Barcelona

La ciudad condal superó el 17 de noviembre el máximo permitido en dióxido de nitrógeno en la estación de Gràcia. Desde entonces, de acuerdo con las cifras de la Generalitat, el principal problema reside en los niveles de partículas PM10. Los peores datos se registraron el lunes 20 y el martes 21, día en el que se alcanzaron los 55 microgramos de partículas PM10 por metro cúbico en la estación de Eixample.

En la última semana, Barcelona no ha aplicado medidas restrictivas de tráfico -los niveles necesarios para su puesta en marcha son superiores a los de Madrid- pese a que el pasado viernes y este miércoles la contaminación era visible. Barcelona tiene previsto imitar la circulación de coches a partir del 1 de diciembre cuando haya episodios de alta contaminación.

Zaragoza

La capital aragonesa ha superado los límites tanto el dióxido de nitrógeno como en partículas PM10. Zaragoza, una ciudad que históricamente ha tenido una buena calidad del aire, también está sufriendo los efectos de la falta de lluvia y su aire ha empeorado en los últimos meses. Esta última semana, la situación ha empeorado. El Ayuntamiento de Zaragoza ha anunciado la creación de un protocolo para episodios de contaminación que se incluirá dentro del futuro plan de movilidad sostenible.

Sevilla

La ciudad andaluza registró entre el 17 y el 19 los peores niveles de calidad del aire en tres puntos de medición. Al igual que Madrid, Barcelona y Zaragoza, Sevilla ha superado los límites en dióxido de nitrógeno y partículas PM10. El Ayuntamiento no ha aplicado medidas restrictivas para estos episodios en una ciudad que cuenta con una de las redes de bicicletas más amplias de España.

Valencia

Aunque Valencia ha mantenido a raya sus niveles horarios de dióxido de nitrógeno en la última semana, sí registró entre el 15 y el 19 de noviembre la segunda mayor concentración de partículas PM10 en una de sus estaciones. Desde este miércoles, el Ayuntamiento ha activado el episodio tipo 1 por contaminación por PM10, que incluye solo medidas informativas y la recomendación de no hacer ejercicio intenso al aire libre. Ecologistas en Acción critica que no se haya activado antes el protocolo, a pesar de que se prevé hacerlo a partir del tercer día consecutivo en el que se sobrepasen los niveles.

Valladolid

Al igual que Valencia, Valladolid ha mantenido por debajo de los límites permitidos los niveles horarios de dióxido de nitrógeno pero no los diarios de partículas. Este miércoles el Ayuntamiento ha informado de que se habían superado los valores diarios de PM10 en dos estaciones, por lo que activó el escenario 2 del protocolo anticontaminación, que restringe la velocidad en los accesos y en el casco urbano y prevé el refuerzo de los servicios públicos de transporte.

Problema estructural

La estabilidad atmosférica registrada en las últimas semanas -caracterizada por la falta de lluvia- es responsable, según los expertos, de esta situación que pese a ser puntual, es la punta del iceberg de un problema más profundo. “Los expertos venimos teniendo problemas con las partículas y el dióxido de nitrógeno de forma estructural”, advierte Miguel Ángel Ceballos, portavoz de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción.
Desde que entró en vigor la normativa europea, en 2010, Madrid y Barcelona han incumplido la tasa media permitida de NO2 - fijada en un límite de 40 microgramos por metro cúbico- sistemáticamente. Otras cinco áreas urbanas sobrepasaron este valor en 2016, según el Informe de evaluación de la calidad del aire en España: Granada y su área metropolitana, el Vallès-Baix Llobregat, el corredor del Henares (Comunidad de Madrid), Valencia y su área de influencia, y San Sebastián de la Gomera (Canarias).

A pesar de que Ceballos reconoce una mejoría con respecto a hace una década -en gran parte por la reducción del tráfico rodado como consecuencia de la crisis- insiste en que la situación sigue siendo preocupante y puede agravarse en los próximos años. “La situación global sigue siendo mala en muchos lugares y es especialmente preocupante en los últimos días. Con el cambio climático, la tendencia es que se reduzcan las precipitaciones lo que estamos viviendo esta semana va a ser más frecuente. Un episodio puntual se repetirá más veces al año”, concluye.

Más información