Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Manada admite que no hubo un consentimiento expreso de la víctima

La defensa de tres de los integrantes de La Manada califica de "puntilloso" el interrogatorio de la fiscal

Concentración de este miércoles frente al Palacio de Justicia de Pamplona. FOTO: EL PAÍS / VÍDEO: ATLAS

Pese a que la declaración de los cinco encausados por la supuesta violación de una joven durante los Sanfermines de 2016 se ha mantenido en la línea argumental de que se trató de una relación consentida, ninguno de los tres que han declarado hasta ahora ha sido capaz de concretar de qué manera la denunciante expresó este consentimiento. La octava jornada de la vista oral del caso conocido como La Manada —por el chat de WhatsApp entre los acusados—, celebrada este miércoles, estaba reservada para el interrogatorio de los cinco detenidos por el suceso, en prisión provisional desde julio de 2016.

Los acusados han comparecido “aparentemente muy enteros”, según ha explicado Carlos Bacaicoa, el letrado que representa a la denunciante, una joven que entonces tenía 18 años. En el interrogatorio, en el que la fiscal encargada del caso ha sido “muy puntillosa”, según el defensor de tres de ellos, Agustín Martínez Becerra, una de las cuestiones clave fue el incidir en cómo se había llevado a cabo el supuesto consentimiento de la joven argumentado por los acusados. “A la pregunta de la fiscal de cómo mostró la víctima el consentimiento no ha sabido responder”, ha explicado Bacaicoa tras el primer interrogatorio, a José Ángel Prenda. La situación, según ha dicho, se ha mantenido en el resto de los interrogatorios. “Han afirmado que ellos ya intuyen cuando una mujer quiere o no”, ha señalado el abogado acusador.

Durante la mañana de este miércoles han declarado los tres acusados representados por Martínez Becerra, que ha defendido que hay otras formas de consentir, al margen de esa falta de consentimiento de palabra admitido por sus defendidos y puesto de manifiesto por la acusación. Por la tarde lo han hecho el militar y el guardia civil, ambos integrantes también de ‘La Manada’.

Tanto en la primera declaración judicial del 2 de septiembre de 2016 como este miércoles los acusados han atribuido a la víctima una frase: “Puedo con dos y con cinco”, que no se escucha en ningún de las grabaciones. Carlos Bacaicoa ha negado que su representada pronunciara esa frase y ha argumentado que en sus primeras declaraciones policiales “ella siempre se refería a que eran cuatro y no cinco”.

Otro de los aspectos que han reiterado los acusados, según Bacaicoa, es la atribución de un papel activo de la joven, algo que se contradice con los vídeos analizados por la policía. “Lo que ellos cuentan no tiene nada que ver con lo que se ve en los vídeos”, ha recalcado el letrado de la acusación. Los policías forales que han elaborado el informe pericial sobre esos archivos han afirmado que la víctima mantenía “un rol pasivo y neutro” y sus movimientos eran “dirigidos y/o controlados”.

El letrado de la acusación particular ha asegurado que los acusados “ya cometieron contradicciones” en su primera declaración en la instrucción judicial, poco después de su detención, aunque no ha querido concretarlas. “Tienen derecho a mentir porque son los acusados, pero otra cosa es que te pillen en la mentira”, ha remachado Bacaicoa.

Preguntas sin respuestas

Los cinco detenidos han respondido durante la sesión del juicio de este miércoles a las preguntas de la fiscal, la acusación particular y sus propios abogados. No han querido responder a las acusaciones populares, ejercidas por el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra.

El interrogatorio se ha tenido que suspender durante media hora debido a que durante la comparecencia del segundo acusado, Ángel Boza, se escuchaban dentro de la sala, en el primer piso del Palacio de Justicia de Pamplona, los gritos de la concentración convocada en la puerta del edificio por colectivos feministas. “Yo sí te creo”, coreaban los dos centenares de personas congregadas por el colectivo Lunes Lilas para apoyar a la denunciante y rechazar que el informe que sobre su comportamiento en redes sociales se admitiera en el proceso por parte de la Sección Segunda de la Audiencia. “Parece que se estaba juzgando en la plaza”, ha lamentado el abogado Martínez Becerra que insistía en que “son la fiscal y las acusaciones quienes tienen que demostrar que son culpables, no nosotros que son inocentes”.

Más información