Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vídeos reflejan que la víctima fue dirigida y controlada por La Manada

Los policías forales que interpretaron las imágenes han declarado durante casi tres horas en la séptima jornada del juicio por la violación en grupo

Uno de los acusados, actualmente en prisión provisional, a su salida este martes de la Audiencia de Navarra.
Uno de los acusados, actualmente en prisión provisional, a su salida este martes de la Audiencia de Navarra.

Los dos policías forales que realizaron el informe de 259 páginas sobre los vídeos grabados en los teléfonos móviles de los cinco encausados por la presunta violación a una joven durante los Sanfermines de 2016 comparecieron ayer ante la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra. Los agentes ratificaron su informe, en el que que señalan que la actitud de la víctima fue “pasiva o de rol neutro” y que sus movimientos estuvieron “dirigidos y/o controlados” por los acusados.

La declaración de los dos policías forales que analizaron los vídeos grabados por los miembros de La Manada se extendió durante más de tres horas. En ese tiempo, la sala visionó además, y por primera vez, los siete fragmentos de vídeo grabados por los teléfonos móviles de los cinco encausados. Todos ellos suman 96 segundos de los no menos de 15 minutos que duró el suceso, según los informes policiales, ocurrido en el portal de un edificio, una estancia de apenas metro y medio de ancho. El cálculo del tiempo, realizado por la policía, se ha determinado considerando las horas de grabación de los vídeos, entre las 03.11 y las 03.26 de la madrugada de aquel 7 de julio. Sobre los espacios de tiempo no grabados, el informe policial indica que tantos los supuestos agresores como su víctima “habrían permanecido en el lugar de los hechos”.

Los agentes corroboraron, tal y como ya plasmaron en su informe, que los vídeos reflejan que la actitud de la víctima fue “pasiva o de rol neutro”, lo que coincidiría con el shock que la agredida describió durante su declaración. El informe señala además que la joven, que entonces tenía 18 años, mantuvo los ojos cerrados todo el tiempo y que sus movimientos, tal como indican los vídeos, fueron “dirigidos y/o controlados” por los acusados.

En esos fotogramas concretos se centró ayer el interrogatorio de las defensas, que basan su estrategia en su consideración de que esos vídeos, hallados por los policías en los teléfonos de los acusados, demuestran que se trató de sexo consentido. De hecho, al finalizar la sesión matinal, Agustín Martínez Becerra, abogado de tres de los acusados, quiso desacreditar a los peritos y señaló que durante el interrogatorio “se les formulan diferentes preguntas y a la vista de las imágenes tienen que corregir un informe que ya habían ratificado”. “Han sido múltiples las veces que han tenido que modificar o explicar de manera completamente diferente lo que estaba apareciendo en el informe”, aseguró.

Las defensas solicitaron que después de la comparecencia de los policías se realizara un careo con peritos de su parte, pero éste finalmente no se llevó a cabo. Ya en la sesión de tarde compareció el equipo de psicólogos que realizó el informe pericial sobre la evaluación del daño psicológico a la joven. Mantuvieron que la chica sufre un trastorno de estrés postraumático y que no se trata un comportamiento fingido. También declararon peritos propuestos por la defensa que, según Martínez Becerra, discrepaban con la calificación de estrés.

Por otra parte, la Sección Segunda ha atendido la petición de las acusaciones y, finalmente, las conclusiones se llevarán a cabo los próximos 27 y 28 de noviembre. En un principio se habían fijado el viernes 24 y el lunes 27, pero la representación de la víctima consideraba que dejar el fin de semana entre una y otra sesión daba ventaja a las defensas, que cerrarán el juicio.

Más información