Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alumnos de Madrid y Castilla y León, los que mejor trabajan en equipo

Las chicas son más colaborativas que los chicos en el aula en todos los países de la OCDE

¿Cómo colaboran los alumnos en las aulas? ¿Qué tal se les da trabajar en equipo, resolver problemas en grupo? El informe PISA, la evaluación internacional más conocida del mundo, lo ha medido por primera vez entre los estudiantes de 15 años que realizan sus pruebas. España, con 496 puntos, roza la media de los países analizados como ya le ocurre con las materias clásicas de este examen global. Las dos comunidades en las que los alumnos se desenvuelven mejor en este ámbito son Madrid (519) y Castilla y León (517). Las que peor, Andalucía (483) y Extremadura (474). En todos los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), las chicas tienen más habilidades para colaborar que los chicos.

Los alumnos de Madrid y Castilla y León, los que mejor trabajan en equipo

La primera evaluación de PISA que mide la capacidad que tienen los estudiantes de 15 años para colaborar en la resolución de problemas, con cuatro niveles de desarrollo en el que el nivel 4 es el más alto y el 1, el menor. El informe arroja resultados similares a los exámenes clásicos en los que se analiza desde hace tres lustros su desempeño en ciencias, lectura o matemáticas. En los primeros puestos, los países asiáticos (Singapur, Japón, la región china de Hong Kong y Corea del Sur), que suelen encabezar los rankings educativos de la OCDE con Finlandia o Estonia, también en puestos altos.

Este nuevo informe se ha elaborado con los resultados de los exámenes que cumplimentaron los estudiantes en 2015. España quedó entonces cerca de la media de 500 puntos. Sumó 493 puntos en ciencias, subió dos desde la prueba anterior en matemáticas (486) y mejoró el lectura con ocho puntos más hasta 496. Su nota sigue siendo similar en este caso.

El mapa de las diferencias por comunidades autónomas también se parece al que salió por materias, con la brecha entre el norte y el sur. Y, de nuevo, el papel destacado de Castilla y León, cuyos buenos resultados no se correlacionan con estar entre las zonas con mayor renta. Hay siete comunidades por encima o al nivel de la media de España y otras 10 por debajo. Los entre 45 y 66 puntos de diferencias por regiones en las materias clásicas pueden suponer un salto de entre curso y curso y medio en conocimientos.

Los alumnos de Madrid y Castilla y León, los que mejor trabajan en equipo

En el caso de las habilidades para trabajar en equipo, la brecha no es comparable. Todas las comunidades ( y también España en su conjunto) estarían dentro del nivel 2 de desempeño, que supone resolver en equipo problemas de dificultad media, dar pistas o información voluntaria que nadie ha pedido para avanzar y entender que no todos los miembros tienen la misma información.

Ningún país obtiene una nota media de 640 o más puntos que le sitúe en el nivel 4, el más alto, que supone tener alumnos que tomen la iniciativa, dominen las dinámicas de grupo y sean capaces de superar obstáculos y resolver conflictos.

Pero uno de los resultados más significativos que se reproduce en todos los países es la diferencia por género: las chicas obtienen mejor puntuación en trabajo en equipo. La diferencia media de la OCDE son 29 puntos, en España es de 22. “Esperábamos esta diferencia en favor de las chicas”, explica Alfonso Echazarra, analista de la OCDE. “En la anterior prueba, de 2012, evaluamos la capacidad de resolver problemas de forma individual y ellos lo hicieron mejor. Esta otra variable requiere empatía, saber interpretar las reacciones y otras cuestiones que las chicas desarrollan antes o mejor”.

El analista añade que aún es pronto para que la organización saque conclusiones, aunque entre los factores que explican las diferencias están el género, la convivencia en clase (los alumnos que aseguran sufrir bullying también tienen menor puntuación en trabajo en equipo) o la relación con profesores y familias. Dentro de la escala internacional, “España mantiene una fotografía similar a la de otros informes. No hay muchos alumnos de alto rendimiento ni de bajo. Nos falta excelencia pero tenemos pocos alumnos rezagados”.