Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente palestino muestra al Rey y al Gobierno su “apoyo a la unidad de España”

Abbas reclama un "pronto reconocimiento" del Estado palestino que se está coordinando con toda la UE

El Rey junto al presidente palestino, Mahmud Abbas, en el Palacio Real de Madrid. Ampliar foto
El Rey junto al presidente palestino, Mahmud Abbas, en el Palacio Real de Madrid.

El presidente palestino, Mahmud Abbas, ha expresado este lunes su “firme postura de apoyo a la unidad del pueblo y el territorio de España”. Lo ha hecho durante el almuerzo que los Reyes le han ofrecido en el Salón de Columnas del Palacio Real, el mismo lugar donde hace 26 años se inauguró la Conferencia de Paz para Oriente Medio. Una posición que ratificó en su reunión con el presidete Mariano Rajoy. No obtuvo de sus antfitirones el reconocimiento del Estado palestino, tal como deseaba, pero sí el compromiso de que España trabajará con sus socios de la UE para que sea realidad "en los próximos meses".

Ya el pasado 30 de octubre, tres días después de la declaración unilateral de independencia del Parlamento catalán, la Autoridad Nacional Palestina expresó su apoyo a “una España fuerte y unida”, pero su máximo responsable quiso solemnizar este respaldo en su primer discurso en España, que no visitaba desde hace cinco años.

Mahmud Abbas habló este lunes ante un centenar de invitados, entre los que se encontraban el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, los del Congreso y el Senado, Ana Pastor y Pío García-Escudero, y los del Tribunal Constitucional y el Supremo, Juan José González Rivas y Carlos Lesmes. El presidente palestino departió brevemente con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y con el presidente de la Organización Mundial de Turismo, Taleb Rifai.

Carmena vio frustrado su deseo de otorgar a Abbas el título de “visitante ilustre”, como compensación por no poder entregarla la Llave de Oro de Madrid por no ostentar la condición de jefe de Estado; o, al menos, no ser reconocido por España como tal. Por su parte la OMT, la más importante organización internacional con sede en España, decidió en septiembre pasado posponer la solicitud de ingreso de Palestina.

Abbas no llegó a pedir expresamente en su discurso en el Palacio Real el reconocimiento diplomático pleno de Palestina por parte de España, pero expresó su confianza en que este se produzca en breve. Tras mostrarse “orgulloso” de la resolución del Congreso de los Diputados que en 2014 instó al Gobierno español a reconocer el Estado de Palestina, añadió: “Esperamos que sea [cumplida] en un tiempo próximo”.

Más tarde, el presidente palestino mantuvo un encuentro de trabajo en La Moncloa con el presidente, Mariano Rajoy, donde  Abbas volvió a reiterar su apoyo "a una España fuerte y unida en el marco de la Constitución y las leyes". Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores palestino, Riad al Malki, en una rueda de prensa con su homólogo Alfonso Dastis, quiso ser "claro y firme" como, aseguró, "debería ser todo el mundo", a favor de "la unidad territorial de España y de la Constitución española". Malki apuntó incluso, en su perfecto español, que cualquier conflicto que se plantease al respecto debería ser resuelto siempre de acuerdo a lo que marca la Constitución. Dastis sonreía complacido.

El jefe de la diplomacia palestina admitió que el reconocimiento de Palestina había estado presente en todas conversaciones y, aunque aceptó que debe abordarse con autonomía por parte de España, dijo que debería consumarse cuanto antes para favorecer las buenas relaciones comerciales, sociales e institucionales entre ambas partes. Dastis se limitó a responder que el objetivo es resolver ese asunto "lo antes posible [...] en los próximos meses", pero de acuerdo con los demás socios de la UE y con la intención de que contribuya al proceso de paz en Oriente Próximo.

Como muestra de las buenas relaciones bilaterales, Abbas invitó a los Reyes a visitar Palestina en Navidad, y acudir juntos a la misa del Gallo en la iglesia de la Natividad de Belén; y, si no es posible en esas fechas, hacerlo cuando consideren oportuno. “Esperamos recibirles pronto en el Estado palestino independiente y soberano, con Jerusalén Este como su capital y usted Majestad su Rey”, añadió en alusión al título de Rey de Jerusalén que va unido a la corona de España.

Felipe VI, por su parte, recordó ante Abbas la visita que él y doña Letizia hicieron a Palestina en 2011, siendo aún príncipes, e hizo hincapié en la “sensibilidad especial” de la sociedad española ante las reivindicaciones de su pueblo, lo que “ha motivado una posición firme y constante de España en favor” de la solución de los dos estados, uno israelí y otro palestino.Tras recordar que "no hay alternativa” al plan de los dos estados, subrayó que “la soberanía palestina y la seguridad israelí” son las dos caras de la misma moneda. “No habrá una sin otra”, adviritó.

En su visita a Madrid, que se prolongará hasta el miércoles, Abbas ha viajado acompañado por su ministro de Asuntos Exteriores, Riad Malki, y el ministro portavoz, Nabil Abu Rudeina. Además de con el Rey y con Rajoy, el líder palestino se reunirá con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, el de Podemos, Pablo Iglesias, y el de Ciudadanos, Albert Rivera.

Las conversaciones para formar un Gobierno de unidad palestino, que mañana proseguirán en El Cairo auspiciadas por Egipto; y la posibilidad de reanudar las negociaciones con Israel, paralizadas desde 2014, precisamente por el acercamiento entre Fatah y Hamas, serán puntos centrales de la agenda. En su discurso, Abbas se refirió a ambos asuntos y expresó su apoyo “a los esfuerzos del Gobierno del presidente Trump para lograr un acuerdo histórico”, una actitud muy diferente a la que inicialmente mantuvo el liderazgo palestino hacia la nueva administración estadounidenses.

Más información