Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos, caballo de Troya para las posiciones del Kremlin

Según un informe del think tank norteamericano The Atlantic Council

Pablo Iglesias, en el Congreso.
Pablo Iglesias, en el Congreso.

Varios factores han convertido a España en un objetivo de las campañas de desinformación rusas. Entre ellos se encuentran la falta de experiencia bilateral de Madrid con Moscú, la lenta penetración del portal RT en español en la esfera hispanohablante y la pujanza de unas posiciones prorrusas de Podemos. Esa es una de las principales conclusiones de una nueva entrega del informe Los caballos de Troya del Kremlin, del prestigioso think tank norteamericano The Atlantic Council.

La conclusión del estudio es clara: “España se halla en un punto de inflexión. Si los legisladores españoles aprenden las lecciones de las experiencias de otros países europeos y de EE UU, puede que logren adelantarse a los planes del Kremlin. Si no, España se enfrentará probablemente a un incremento de las injerencias rusas en sus políticas”.

Los autores del capítulo español del informe, Borja Lasheras y Nicolás de Pedro, perciben una divergencia entre la gran base de la sociedad española, que reniega del “autoritarismo, el militarismo y la homofobia” del Gobierno ruso, y los pocos políticos y activistas prorrusos que de momento han ganado tracción en el país.

En el campo de la rusofilia el estudio identifica a fuerzas de izquierda como Podemos y de extrema derecha como Vox. De ellas, solo Podemos tiene representación parlamentaria. Dice el estudio que ese partido “contempla el modelo ruso como la encarnación de la narrativa antioccidental que pone de relieve la hipocresía y los abusos del orden liberal”. De hecho, el de Pablo Iglesias es el único partido que ha pedido un levantamiento incondicional e inmediato de las sanciones aplicadas al Gobierno de Vladímir Putin.

El estudio del Atlantic Council destaca también las supuestas conexiones entre la plataforma ultra Hazte Oír, con su agenda homófoba y antiabortista, y “ciertas figuras con conexiones con el Kremlin”. Según publicó EL PAÍS en septiembre, el líder de esa plataforma, Ignacio Arsuaga, es miembro del Congreso Mundial de Familias, la principal organización global de grupos conservadores, creada en Moscú en 1995.

Según han certificado diversos estudios sobre las redes de injerencia rusas, en aquellos conflictos en los que el Kremlin no tiene parte directa estas tienden a difundir desinformación a ambos lados del espectro político, con la intención última de agravar las divisiones ya existentes, tal y como ha ocurrido en el caso de la independencia en Cataluña.

Más información