Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona se cae de las favoritas de la UE para la Agencia del Medicamento

Los ministros de la UE decidirán este lunes el destino de la codiciada Agencia Europea

Los ministros de la UE decidirán este lunes el destino de la codiciada Agencia Europea del Medicamento (EMA). Barcelona es técnicamente una de las favoritas, pero las grandes decisiones en Bruselas son eminentemente políticas, y las fuentes consultadas coinciden en que la capital catalana se ha descolgado definitivamente del grupo de favoritas entre las 19 candidatas después de unos últimos meses de incertidumbre política relacionada con el desafío independentista.

FOTO: Torre Agbar de Barcelona, una de las candidatas a albergar la Agencia Europea del Medicamento. / VÍDEO: Declaraciones de Dolors Montserrat, este lunes.

Solo el retorcido sistema de votación —varias rondas que resultan un cruce entre el concurso de Eurovisión, la fumata blanca del cónclave papal y la rifa de un club social, según dicen en Bruselas— le deja alguna opción residual, después de una campaña en la que se han involucrado todas las Administraciones (Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona) pero que se ha visto perjudicada con el ruido generado por el procés.

Eurovisión, versión Bruselas

La elección de las sedes de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y de la Bancaria (EBA) se hará por elección entre los Veintisiete (Reino Unido no participa). Cada votación se desarrollará en un máximo de tres rondas. En la primera, cada país podrá dar tres, dos y un punto a tres candidatas según su orden de preferencia.

Si una de ellas consigue tres puntos de más de la mitad de países (14 Estados) será la elegida. Si no, las tres que reciban el mayor número de votos pasarán a la siguiente ronda.

En esta, cada país tendrá solo un punto para su opción preferida y si alguna recibe 14 votos será la ganadora, mientras que, en caso contrario, las dos mejor posicionadas pasarán a la tercera ronda.

Si en la ronda final se da un empate (lo que solo podría ocurrir si algún Estado se abstiene, ya que son impares), la ganadora se elegiría por sorteo.

Los jefes de Estado y primeros ministros de la Unión aprovecharon el viernes la cumbre social de Gotemburgo (Suecia) para buscar los últimos apoyos. El presidente español, Mariano Rajoy, mantuvo varios contactos. Pero la propia delegación española es cualquier cosa menos optimista. La lista de favoritos está clara: Bratislava, y Milán y, detrás, Copenhague y Ámsterdam. La agencia radicada hasta ahora en Londres cuenta con un presupuesto de 340 millones de euros, cerca de un millar de trabajadores que atienden a más de millar y medio de empresas y 40.000 técnicos que anualmente acuden a plantear consultas o a presentar proyectos para su aprobación. Un negocio redondo para quien se lleve la sede.

La capital eslovaca es la gran opción del Este, que se queja desde hace años de que la Unión no ha llevado hasta ese rincón de Europa ni una sola de sus sedes. Milán es, en Europa occidental, la gran candidata, tras un enorme esfuerzo diplomático del primer ministro Gentiloni, a escasos meses de unas elecciones en las que Italia —y la UE— se juega mucho. Ámsterdam cumple todos los requisitos, pero tiene algún hándicap: ya alberga agencias europeas, si bien de menor importancia. Y Copenhague salió algo magullada de un análisis técnico elaborado por la Comisión Europea, que vería con buenos ojos la opción de Bratislava porque permitiría un acercamiento al Este, aunque ni siquiera cuente con una agencia nacional. Alemania y Austria, con Viena casi como aeropuerto de Bratislava, también podrían respaldar (parcialmente: tienen sus propias candidaturas) a la capital eslovaca, que debería contar con los votos del resto de países de esa zona. “Italia se ha movido bien, pero el factor Este puede ser determinante durante la votación”, explicaron fuentes europeas.

“Barcelona ya no está en las quinielas, pero con ese sistema de voto cualquier cosa es posible”, según las mismas voces. Fuentes diplomáticas reconocen que la cuestión de la inestabilidad política en Cataluña ha aparecido en las discusiones entre los Veintisiete, aunque el procés no apareció en el examen previo de Bruselas.

El voto es secreto y sujeto a todo tipo de negociaciones bajo cuerda. El procedimiento de elección convierte en impredecible el resultado y, como en Eurovisión, podría provocar la aparición de alianzas regionales, más aún cuando los países de la ex órbita soviética presionan desde hace una década para albergar alguna agencia. Junto con las ciudades citadas, compiten también Atenas, Bonn, Bruselas, Bucarest, Dublín, Helsinki, Lille (Francia), Oporto (Portugal), Sofía, Estocolmo, Malta, Viena, Varsovia y Zagreb.

Rajoy defendió el pasado viernes que Barcelona cumple con todas las “razones técnicas” para llevarse la EMA. Pero el problema es que la decisión final es cualquier cosa menos técnica. “Los últimos acontecimientos, la inseguridad creada, las empresas que se van, la proclamación de república con vulneración del orden constitucional, no ayudan en absoluto a esa candidatura", advirtió el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. “Sin el independentismo, Barcelona tendría muy fácil la EMA”, declaró a este diario la ministra Dolors Montserrat, que viene a admitir así el gran agujero de la candidatura.

Además de la EMA, hoy se decide también la sede de la EBA (Autoridad Bancaria Europea). España no ha presentado candidata, y las dos favoritas son Fráncfort y Dublín.