Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Vueling investiga la expulsión de dos pasajeras en un vuelo de Barcelona a Menorca

Las mujeres aseguran que las echaron del avión por hablar catalán. Otra versión sostiene que abandonaron la aeronave por provocar un altercado

Vueling
Un avión de Vueling.

La aerolínea Vueling confirma que está investigando la reclamación efectuada por dos pasajeras que denunciaron que habían sido desalojadas de un avión que cubría la ruta entre Barcelona y Menorca por hablar en catalán. El incidente, ocurrido el pasado 11 de noviembre, ha adquirido una dimensión viral después de que el expresidente catalán Carles Puigdemont lo denunciara en Twitter y de que el eurodiputado Ramón Tremosa anunciara que presentaría el caso ante la Comisión Europea. No obstante, algunos pasajeros que solo han expresado su versión a través de las redes sociales o de Internet afirman que las mujeres fueron expulsadas por su mal comportamiento con la azafata.

“El hecho de que suceda nos apena mucho, es algo que no quisiéramos hacer con ningún cliente”, ha señalado este miércoles en Palma el director ejecutivo de la red de rutas de la compañía, Manuel Ambriz. Durante la presentación del plan de rutas de Vueling ha confirmado, a preguntas de los periodistas, que se está tratando de aclarar el incidente recabando el testimonio de los empleados que ese día formaban parte de la tripulación de la aeronave y de las clientas afectadas.

“Somos una empresa donde hay más de 50 nacionalidades y 40 países a los que volamos y tratamos de ser respetuosos”, ha subrayado el director ejecutivo, que aclara que el asunto está en manos del presidente, la directora de relaciones institucionales y el director del servicio de atención al cliente de la compañía. A pesar de que el manual de operaciones de la aerolínea sólo obliga a los empleados a conocer el inglés y el castellano, la mayoría de los tripulantes “hablan catalán”.

Las dos mujeres expulsadas del vuelo afirman que el motivo por el que se vieron obligadas a abandonar el avión fue el hecho de que hablaran en catalán. Según su relato a VilaWeb y al Diario de Menorca, todo ocurrió cuando una de las azafatas requirió a Margarita Camps Coll, de 72 años y residente en Menorca, que colocara la lámina de pintura que llevaba en el compartimento superior. La mujer, que estaba sentada próxima a la salida de emergencia, le respondió en catalán que “no se preocupara”, y que lo haría cuando el resto del pasaje se sentara para evitar que la pintura se arrugara si alguien colocaba algún bulto sobre ella. “Usted me tiene que hablar en español”, le respondió la azafata, siempre según la versión de Camps Coll, a lo que la mujer se negó. Otra pasajera, de 59 años, defendió a Camps al escuchar la conversación y reclamó que en un vuelo de Barcelona a Menorca “la azafata debe entender el catalán”.

Transcurridos unos minutos, las dos mujeres explican que otra azafata se aproximó a ellas y les dijo que el capitán quería hablar con ellas fuera del avión. En ese momento, dos guardias civiles les comunicaron que no podrían volar en esa aeronave por haber “faltado al respeto a una de las azafatas”. Más tarde, cuando intentaron comprar otro vuelo en las oficinas de Vueling del aeropuerto del Prat, una trabajadora les comunicó que no podía venderles un billete y les sugirió que lo intentaran a través de Internet.

No obstante, algunos pasajeros que supuestamente viajaban en el avión, y que no han confirmado su identidad, han desmentido esta versión en el Diario de Menorca. Según sostienen, las dos mujeres se dirigieron con malos modos a la azafata y montaron “un show” porque la trabajadora no sabía hablar catalán. Según uno de estos pasajeros, el incidente retrasó el vuelo durante casi una hora y cuando el capitán contó lo ocurrido por el altavoz, “todos aplaudieron”.

También, a través de Twitter, un profesor universitario que se hace llamar @resd9 ha desmontado en un hilo de mensajes la versión de las dos mujeres. Se basa en el tuit de otro usuario, @_albertux_, que afirma ser el novio de una de las azafatas y confirma que fueron expulsadas del avión por su mal comportamiento. No obstante, según afirma, prefiere mantener el anonimato para proteger a su novia contra posibles represalias.

Síguenos en Twitter y en Flipboard