Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres de Nadia gastaron casi 800.000 euros procedentes de donaciones

Consiguieron más de 1,11 millones solo en transferencias bancarias apelando a la enfermedad de la niña

Fernando Blanco y su hija, Nadia Nerea.

Los padres de Nadia llegaron a recaudar 1,11 millones de euros en donativos solo a través de cuentas bancarias, de los que cuando el juzgado intervino para bloquearlas ya se habían gastado 792.417 euros. Así lo recoge el juez de instrucción de La Seu d'Urgell en un auto con el que da por concluida la investigación por el presunto delito de estafa. El caso queda a un paso, los posibles recursos de la defensa, para ir a juicio.

Según un estudio de los Mossos d'Esquadra citado en el auto por el juez, los padres de la niña enferma de tricotiodistrofia recibieron más donativos en efectivo, pero ha sido imposible determinar la cantidad. Del total de 1,1 millones ingresados en sus cuentas con el pretexto de los cuidados médicos que precisaba la niña, solo quedan 313.748 euros bloqueados.

El juez de instrucción asegura que, del estudio de las cuentas, "se desprende una clara utilización de las mismas para costear la vida de los investigados". Y enumera los "constantes cargos" por conceptos ordinarios como supermercados, ferreterías, grandes centros comerciales, viajes, hoteles, restaurantes, tiendas de electrónica, comercio electrónico, alarma del domicilio y gastos de telefonía. "Y así una larga lista de gastos ordinarios", insiste. Al juez le llama especialmente la atención que la familia pagara el alquiler de la casa con dinero supuestamente destinado a tratamientos médicos. 

La presunta estafa fue destapada a finales de 2016 por una investigación en paralelo de EL PAÍS e Hipertextual, después de que el padre de Nadia acudiera a distintos medios de comunicación a relatar una historia inverosímil sobre extrañas operaciones genéticas a través del cerebro para salvar a la niña. Pocos días después, EL PAÍS desveló el pasado de estafador del padre --con condenas incluidas-- en las Islas Baleares.

Los padres de la niña también usaron los donativos para comprarse un coche, un Ford Mondeo. Porque el juez de instrucción también da por hecho que "no se ha acreditado gasto médico privado por parte de los investigados que exceda de los 4.000 euros". El resto, según declararon los padres de la niña, habría sido empleado en "supuestos doctores o clínicas", pero Margarita Garau y Fernando Blanco no pudieron aportar "un solo dato" que haya permitido al juez acreditar su existencia, escribe el instructor en el auto.

El juez también se manifiesta sobre la enfermedad de la niña. Según la información médica que aportaron los padres y la que proporcionaron distintos especialistas, la dolencia de la pequeña es "de carácter genético, de suerte que no tiene tratamiento conocido y que no genera riesgo inminente de muerte de la menor, tal y como aquellos sostenían". 

La investigación tampoco ha podido encontrar pruebas de que los padres de la niña tuvieran otro ingreso que no fueran las donaciones.

La causa por exhibicionismo no irá a juicio

El lunes la Audiencia de Lleida acordó el sobreseimiento de la causa contra los padres de la niña Nadia por exhibicionismo y pornografía infantil al considerar que no hay "indicios mínimamente sólidos", lo que evitará que finalmente se lleve a juicio tal y como estaba previsto.

En el auto, la Audiencia considera que no existe delito de exhibicionismo en que Garau y Blanco mantuvieran relaciones sexuales en la misma cama que la niña, en ese momento de unos cinco años, porque ella "estaba dormida y situada de manera que no tenía visión directa de sus padres".

En el proceso de instrucción de la investigación por estafa, el juez acordó prisión provisional comunicada y sin fianza para el padre y libertad provisional con suspensión de la patria potestad de la menor para la madre, por lo que la niña fue trasladada a Mallorca con una tía materna, donde sigue actualmente.