Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE acuerda dedicar más recursos contra la propaganda rusa

El episodio de injerencia rusa en la crisis de Cataluña ha avivado la inquietud europea respecto a la manipulación de la opinión pública

Los ministros de Exteriores de Bélgica, Didier Reynders; Luxemburgo, Jean Asselborn y España, Alfonso Dastis, en la reunión de este lunes en Bruselas. En vídeo, declaraciones de Mogherini.

El episodio de injerencia rusa en la crisis de Cataluña ha avivado la inquietud europea respecto a la manipulación de la opinión pública. Los ministros europeos de Exteriores debatieron este lunes cómo afinar la estrategia frente a ese enorme desafío. El titular español de Exteriores, Alfonso Dastis, alertó a sus colegas europeos de esos intentos de desestabilización en España. El encuentro concluyó con un llamamiento a dedicar más esfuerzos a esa tarea.

España no había sido precisamente el gran adalid de la lucha contra la desinformación proveniente de Rusia. La reunión de este lunes en Bruselas incluyó en el orden del día lo que la Unión Europea denomina comunicación estratégica porque un grupo de países (esencialmente, Reino Unido y los Estados del Este) habían pedido más atención a la estrategia rusa de interferir en la UE. Días antes del encuentro, el Gobierno español tuvo constancia de la enorme influencia ejercida por agentes en la órbita del Kremlin en la campaña independentista en Cataluña. Y el ministro de Exteriores consideró primordial incidir en este asunto con sus colegas europeos.

Durante la discusión en Bruselas, Dastis pretendió “dejar constancia” sobre “cómo en otras áreas (no solo en los países del vecindario más próximo a Rusia) se plantean estos intentos de manipulación”. Sin aludir directamente a Cataluña, el ministro instó a sus compañeros a tomarse en serio el dosier y, como ejemplo de la magnitud que ha adquirido, citó lo ocurrido con el movimiento independentista. “Hemos hecho votos para desarrollar esfuerzos destinados a aumentar nuestra contribución, financiera o de recursos humanos”, explicó. Aun así, ni Dastis ni sus colegas europeos concretaron esos recursos adicionales que quieren habilitar.

Una unidad escasamente dotada (14 personas) pilota desde Bruselas la tarea de desenmascarar todos los intentos de manipulación procedentes de la órbita del Kremlin. La entidad, denominada East Stratcom Task Force, también se encarga de diseminar mensajes positivos sobre la UE. Además, el servicio diplomático comunitario acoge otro equipo con cuatro personas que tratan de contrarrestar la propaganda del Estado Islámico y un tercero de dos personas que refuerzan el mensaje europeo en los Balcanes Occidentales.

La alta representante para la Política Exterior Europea, Federica Mogherini, rehusó referirse directamente al caso catalán, pero admitió la importancia de reforzar esa política contra la manipulación. “Yo pedí incrementar los recursos de este grupo de trabajo. El Parlamento Europeo lo apoyó, pero no el Consejo Europeo [representa a los Estados miembros]. Hoy todos los ministros de Exteriores se han comprometido; veremos si los de Finanzas siguen sus indicaciones”, ironizó Mogherini en conferencia de prensa. La unidad frente a la desinformación rusa funciona sin presupuesto propio y 10 de sus 14 integrantes han sido aportados por los Estados más inquietos con el poder ruso.

Las muestras de injerencia rusa en Cataluña son cada vez más numerosas. En apenas un mes (entre finales de septiembre y principios de octubre), ese equipo europeo ha recogido 10 ejemplos de noticias falsas respecto a la crisis en Cataluña. Los diferentes casos se pueden encontrar en la base de datos que nutre esa división, bajo el nombre de Euvsdisinfo.eu.

Además de la reunión oficial de los 28 ministros, Dastis dialogó por separado con varios de sus colegas, entre ellos el francés, el belga (el ministro del país donde residen ahora Carles Puigdemont y algunos de sus exconsejeros), el irlandés y también con Mogherini.

El propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ofreció este lunes algunos datos de esos intentos de intromisión en la crisis catalana. “No es casualidad que todas las actividades para el apoyo a la independencia de Cataluña se canalizaran en las redes sociales por las mismas vías que otros movimientos claramente antieuropeos como el Brexit o el populismo de extrema derecha. En las cuentas españolas de Twitter sobre el tema catalán, había muchos perfiles falsos. Más del 50% están registrados en Rusia y un 30% en Venezuela. Tan solo el 3% de las cuentas eran reales”, señaló Rajoy en una entrevista al diario económico alemán Handelsblatt.

La ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, también abundó en esas evidencias: “Muchas de las actuaciones venían de territorio ruso, no sabemos si exactamente del Gobierno ruso. Y algunas han sido replicadas desde territorio venezolano”. Cospedal, también presente en la cita de ministros en Bruselas, consideró importante concienciar sobre el problema.

Contra las noticias falsas

De forma paralela a la reunión de ministros, la Comisión Europea aprobó la creación de un grupo de trabajo para tratar de combatir las noticias falsas. Se trata de un equipo de académicos, plataformas online, medios de comunicación y organizaciones civiles que puedan aportar pistas sobre cómo contrarrestar la desinformación que circula por las redes. “Vivimos en una era en la que el flujo de información y desinformación se ha vuelto casi abrumador. Por eso necesitamos dar a nuestros ciudadanos los instrumentos para identificar las noticias falsas”, argumentó en un comunicado el vicepresidente primero de la Comisión, Frans Timmermans.

Consciente de la dimensión que está adquiriendo el fenómeno, Bruselas lanza, además, una consulta pública y se plantea adoptar medidas posteriores. El grupo de expertos comenzará a trabajar en enero.

Más información