Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Campaña desde la celda

La Audiencia Nacional decidirá, previo trámite en Interior, si los exconsejeros pueden salir de la cárcel temporalmente para los mítines

Oriol Junqueras, exvicepresidente de la Generalitat, a su llegada a la Audiencia Nacional, el pasado 2 de noviembre. VÍDEO: ATLAS

Cataluña se prepara para una campaña electoral inédita. Después de que ERC ya haya anunciado su intención de incluir a los exconsellers encarcelados en sus listas, y con el PDeCAT tanteando esa misma posibilidad, surge una nueva duda en esta carrera hacia las urnas: ¿se concederá a los ex altos cargos del Govern algún permiso extraordinario, mientras permanecen en prisión preventiva, para salir a participar en los actos y mítines que se celebren? La ley española no lo impide.

¿Quién toma la decisión? Según explican fuentes jurídicas y de Interior, la concesión del permiso queda a día de hoy en manos de la Audiencia Nacional (a la espera de ver si el Supremo asume la causa). Eso sí, previo trámite por Prisiones, que depende del Ministerio. "Los reclusos se lo tendrán que pedir a la Administración penitenciaria. Y, entonces, será esta la que tenga que decidir a qué magistrado le corresponde y se lo envía: si al de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro, o a la instructora de la causa, Carmen Lamela", detallan fuentes de la Audiencia Nacional. Un portavoz de Instituciones Penitenciarias elude comentar "escenarios futuros" y se limita a afirmar que los permisos de presos preventivos "tienen que ser aprobados por el juez del que dependen". Además, la normativa solo especifica que esta concesión dependerá "de la Autoridad judicial correspondiente".

En la Audiencia Nacional no recuerdan una decisión semejante en las últimas décadas. Sí se habla, en cambio, de un caso con algunas similitudes, salvando todas las distancias: el líder abertzale Arnaldo Otegi pidió un permiso en 2012 para participar en un mitin de Bildu cuando cumplía condena, con sentencia firme, en la prisión de Logroño, y la justicia se lo denegó. Pese a ello, el exportavoz de Batasuna (que no era candidato en esos comicios) aprovechó un encuentro con un familiar en la cárcel para grabar un mensaje con un teléfono móvil, que después se escuchó en el mitin organizado para los comicios vascos. Instituciones Penitenciarias, que no le había dado permiso, lo sancionó posteriormente.

¿Cuánto tiempo pueden salir? El artículo 155 del Reglamento Penitenciario subraya que "la duración de cada permiso extraordinario vendrá determinada por su finalidad y no podrá exceder del límite fijado para los permisos ordinarios". Es decir, hasta 48 días al año para los presos de tercer grado y hasta 36 para los de segundo —los preventivos no están clasificados en este régimen de grados, pero sí pueden acogerse a los mismos beneficios de este tipo—.

¿Existen alternativas, como grabar vídeos? "No habrá una campaña electoral plena porque no podrán ir a actos y reuniones", se arranca Javier García Roca, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid, que apuesta por "flexibilizar las normas de la cárcel para que puedan hacer campaña, pero desde la cárcel". Una petición que, de momento, no ha planteado al juez la defensa de los exconsellers, que sí va un paso más allá y argumenta en un recurso que su permanencia en prisión "lesiona irremediablemente su derecho a la participación política" y, también, el derecho de los ciudadanos a escogerles.

En ese escrito presentado por el abogado de Oriol Junqueras, Raül Romeva, Carles Mundó y Dolors Bassa, se pide al tribunal que haga un "juicio de proporcionalidad", ya que su encarcelamiento puede generarles un “daño reputacional” de cara al 21-D. Pero fuentes de la Audiencia Nacional matizan esa idea: "Como no están condenados, no han perdido su derecho a votar y a ser votados. Pero eso no se tiene por qué traducir en un derecho a salir a la calle. Pueden, por ejemplo, grabar vídeos para los actos".

¿Estarían bajo vigilancia? El artículo 47 de la Ley Orgánica Penitenciaria prevé que los encarcelados puedan salir de prisión por "importantes y comprobados motivos", y establece que lo harán "con las medidas de seguridad adecuadas". Aunque la situación actual en Cataluña resulta inédita, ya se han concedido permisos extraordinarios en el pasado para acudir a actos políticos; fundamentalmente, con presos etarras. Por ejemplo, en la década de los noventa, se permitió a José Manuel Ugartemendia, miembro de la banda, desplazarse al Ayuntamiento de Rentería (Gipuzkoa) para recoger su acta de concejal de HB. La policía lo sacó de la prisión de Córdoba y, escoltado, lo llevó hasta el Consistorio, donde se celebró la sesión a puerta cerrada. Nada más terminar, fue devuelto a la cárcel.