Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos pisa los talones a Podemos tras la crisis catalana, según el CIS

El PP mantiene la distancia con el PSOE aunque los dos retroceden en intención de voto

Pablo Iglesias y Xavier Domenech en un acto en Madrid el pasado 30 de octubre.

El desafío independentista de la Generalitat de Cataluña ha disparado las expectativas electorales de Ciudadanos y ha aumentado las opciones de que el próximo Gobierno se decida sumando los votos de este partido a los del PP. La formación de Mariano Rajoy obtendría un 28% de los sufragios (ocho décimas menos que en julio); por el 24,2% del PSOE (que pierde siete décimas); el 18,5% de Podemos (que se deja casi dos puntos); y el 17,5% de Ciudadanos (que mejora en tres puntos su registro), según el barómetro que el CIS ha publicado este martes. En consecuencia, el partido de Albert Rivera ya lucha por arrebatarle el tercer puesto a Podemos en un contexto marcado por la crisis catalana: la preocupación de los ciudadanos por la independencia de Cataluña ha aumentado del 7,8% de septiembre al 29% de octubre.

La encuesta, que se realizó del 2 al 11 de octubre, sirve para medir el impacto de la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre y de las imágenes de las cargas policiales, que recorrieron el mundo. También recoge el efecto de los acontecimientos que siguieron a ese día clave: el discurso del Rey (3 de octubre), la declaración ante la Audiencia Nacional del mayor de los Mossos, José Luis Trapero, y los líderes de ANC y Òmnium cultural Jordi Sànchez y Jordi Cuixart (7 de octubre); y la declaración unilateral de independencia que Carles Puigdemont suspendió inmediatamente en su discurso del 10 de octubre ante el Parlament. Sin embargo, el sondeo del CIS no refleja episodios posteriores como la activación del artículo 155 por parte del Gobierno de Rajoy; el encarcelamiento de los Jordis, acusados de sedición; la huida de Carles Puigdemont y de cuatro exconsellers a Bruselas; o la entrada a prisión de Oriol Junqueras y otros exmiembros del Govern, acusados de rebelión, sedición y malversación.

El PP asume que todas esas novedades pueden provocar un desgaste aún mayor en sus expectativas electorales, que se hunden hasta el peor registro desde las elecciones generales del 26-J.

"El Gobierno no toma sus medidas por un resultado electoral, sino por la responsabilidad de cumplir y hacer cumplir la ley. Si eso tuviera coste, lo asumiríamos", dijo Pablo Casado, miembro de la dirección nacional del partido de Rajoy, antes de conocer los resultados del barómetro. "Lo importante es que se está observando cierto respaldo, cierta comprensión, a las medidas que se han tomado", añadió en referencia a la intervención del Govern tras la activación del artículo 155 de la Constitución. "El Gobierno, en todas las encuestas, mantendría la posibilidad de seguir gobernando".

Ciudadanos consolida a su electorado

Esa opción se consolida gracias al crecimiento de Ciudadanos. La formación de Rivera nació en 2006 como una fuerza política estrictamente catalana. Su objetivo era inequívoco: combatir el nacionalismo. La posterior expansión nacional del partido no ha desdibujado esa esencia, firmemente arraigada en el ADN de Ciutadans. La dureza con la que se han empleado tanto Inés Arrimadas, líder del partido en Cataluña, como Rivera, se transforma ahora en votos. ¿La razón? Su mensaje a favor de la activación del 155 en un momento en el que el Gobierno solo mostraba dudas tiene eco entre el 39,2% de encuestados que defienden mantener el sistema autonómico, frente al 10,2% favorables al derecho a decidir.

Eso ha permitido que Ciudadanos fidelice a sus votantes, tradicionalmente los más volubles de las cuatro principales formaciones políticas. Así, el 75'8% de las personas que les dieron su voto en las generales de 2016 repetirían, por el 69,6% de los del PSOE, el 68'8 de los del PP; y el 60,1% de los de Unidos Podemos.

"Los españoles están premiando la actitud de Ciudadanos en estos meses tan complicados", ha dicho José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos, en los pasillos del Congreso, informa J. J. Gálvez. "Esto demuestra que con un proyecto renovador y de transformación del país, se puede crecer en España y en Cataluña al mismo tiempo, y con un mismo discurso".

Desde su aparición como fuerza política nacional (2015), Ciudadanos solo ha sumado un resultado mejor que el 17,5% de este martes: el 19% del CIS de noviembre de 2015. Eso mejora las expectativas de que la suma de los votos que obtengan Rajoy y Rivera en las próximas elecciones pueda resolver la formación del gobierno. Los dos partidos reunirían el 45,5% de los sufragios según el CIS de este martes, por el 43,3% de julio y el 42,6% de las generales de 2015. Ese registro no mejora aún el que lograron en junio de 2016, cuando llegaron al 46% y necesitaron de la abstención del PSOE para desencallar la investidura.

El partido de Pedro Sánchez, precisamente, pierde siete décimas respecto al barómetro de julio, pero se mantiene a una distancia similar del PP y se consolida como principal formación de la oposición.

"Es un buen CIS, aunque no es suficiente porque nuestra intención es ser primeros en las urnas", ha señalado la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra. "Desde que Pedro Sánchez es secretario general, el PSOE consolida su espacio electoral", ha añadido sobre la reelección del líder de los socialistas, que dimitió en octubre de 2016 y se impuso en las primarias de mayo de este año.

"La crisis catalana que estamos viviendo pasa factura al conjunto del país y de sus instituciones. Nosotros estamos orgullosos de haber sido coherentes desde el principio y haber defendido un referéndum pactado con garantías como solución", ha afirmado Irene Montero, portavoz del partido en el Congreso, informa José Marcos.

Además, los partidos nacionalistas catalanes en el Congreso caen unas décimas. ERC pasa del 2,9 al 2,7% y PDeCAT del 1,7 al 1,6%.

Los españoles discuten cada vez más de política con familares y amigos

Un 23% de los españoles discute "a menudo" sobre política con los amigos; un 23,2% con familiares; y un 12,2% con compañeros de trabajo o estudios, según el barómetro del CIS publicado este martes. Estos porcentajes eran sensiblemente inferiores hace seis meses: con amigos (19,3 %), con familiares (19,7 %) y en el trabajo (11,3 %).

Si hace seis meses eran más de la mitad quienes aseguraban que hablaban de política con amigos y familiares "nunca" o "raramente", el barómetro de octubre del CIS refleja que se han invertido los términos y ahora quienes no suelen hablar de política con amigos son un 44,5% y un 43,9% los que aseguran que no lo hacen con familiares.

Más información