Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Moncloa ve con optimismo la transición hasta los comicios

Las consejerías mantienen con normalidad el trabajo cotidiano

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibió ayer de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y de los ministros su primera evaluación tras entrar en vigor, desde la madrugada del sábado, la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la Generalitat de Cataluña. Cada ministro hizo su propio balance tras haber puesto en marcha las actuaciones de las respectivas consejerías, sin que hasta el momento haya habido que reseñar ninguna dificultad para llevar adelante la tarea. Hasta ahora, el Ejecutivo de Rajoy no ha tenido que imponer a ningún funcionario de la Generalitat tarea alguna ya que solo se han encontrado “ganas de trabajar y de colaborar”, según señaló anoche el portavoz gubernamental, Íñigo Méndez de Vigo en Onda Cero. Como ministro de Educación, Cultura y Deportes le corresponden cuatro consejerías porque, además, se ha quedado con universidades que en el organigrama catalán figuraba en la Consejería de Industria.

Los responsables del Ejecutivo de Mariano Rajoy ejercen su tarea al frente de los departamentos catalanes a través de altos cargos de sus ministerios. El mensaje de normalidad y colaboración es el que ayer trasladó el Delegado del Gobierno, Enric Millo, que agradeció “la profesionalidad de los funcionarios de la Generalitat”. Los propios funcionarios de la Generalitat son quienes están informando a sus interlocutores de la Administración central sobre cuál el trabajo cotidiano, prioridades y urgencias.

La realidad de estos dos primeros días infunde optimismo al Gobierno. De la información de estas primeras horas se han derivado algunas de las medidas que ayer tomó el primer Consejo de Ministros, celebrado con carácter extraordinario y dedicado exclusivamente a Cataluña. Se ha constatado la adopción de una serie de medidas normativas, incluso de autorización de firmas para mover expedientes. También requiere normativa específica la convocatoria de las elecciones del próximo 21 de diciembre. Al tratarse de unos comicios autonómicos la Administración central debe poner en marcha una maquinaria que siempre ha estado en manos de la Generalitat. En esta ocasión y bajo el amparo del artículo 155 de la Constitución, el presidente Mariano Rajoy se ha hecho con la competencia que correspondía al ya expresidente Carles Puigdemont.

La situación es ya de por sí excepcional por lo que el Gobierno quiere mantener un perfil bajo que se traduzca en que su presencia sea imperceptible. De ahí que el delegado del Gobierno fuera, desde Barcelona, quien diera cuenta de los acuerdos del Gobierno central sobre Cataluña.

El desafío independentista catalán

La Moncloa ve con optimismo la transición hasta los comicios

Noticias, reportajes, opinión, análisis, fotografías, cobertura en directo... toda la información sobre la votación en favor de la independencia en el Parlament y la aprobación del artículo 155 en el Senado para frenar al secesionismo.

Más información