Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez defiende usar sin complejos la palabra España

El líder del PSOE contrapone la posición de su partido ante el secesionismo a la de la otra izquierda de "vacilaciones"

Madrid / Santiago de Compostela

En contraposición al secesionismo y ya en plena precampaña de las elecciones catalanas, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, lanzó este domingo un discurso españolista en el que defendió el derecho de la izquierda a reivindicar la unidad y la idea de España sin complejos heredados del franquismo. Sánchez defendió en Santiago de Compostela una izquierda internacionalista que invoque el nombre de España, mientras deja en un segundo plano su propuesta de la plurinacionalidad.

Pedro Sánchez, líder del PSOE, en Galicia.

Sánchez viene tratando de desmontar en las últimas semanas la idea de que el secesionismo tiene contenidos de izquierdas. Este domingo, en la clausura en Santiago de Compostela del 13º congreso del PSdeG, el líder del PSOE enfatizó que en el independentismo catalán no están presentes las causas de la democracia, la igualdad y la ciudadanía. “Nada hay de la izquierda internacionalista en dichos valores”, subrayó el secretario general socialista, quien ahora da un paso más en esa alocución y se lanza a reivindicar la idea de España, coincidiendo con el auge del sentimiento identitario español en contraste con el nacionalismo catalán.

Sánchez recordó que el franquismo puso especial empeño en arrebatar a la izquierda hasta el mero derecho a invocar el nombre de España. “Lo llenaron de connotaciones, de imágenes, de símbolos de lo que significaba o no ser un buen español”, rememoró. La dictadura ha provocado, por eso, que una izquierda creyera ese relato, y que esa izquierda “todavía trague saliva cuando tiene que invocar ese nombre”, el de España. “No es nuestro caso. A esta izquierda, la nuestra, la izquierda de gobierno, jamás le arrebatarán ese derecho”, dijo Sánchez.

El reciente discurso de corte más españolista del PSOE de Sánchez, quien citó ayer en su intervención hasta 24 veces la palabra España, coincide con un PSC que defiende más desacomplejado la integridad territorial. Los socialistas catalanes acudieron ayer por primera vez representados al máximo nivel a la manifestación convocada por Societat Civil Catalana en Barcelona por la unidad de España. Su primer secretario, Miquel Iceta, asistió a la convocatoria después de no haber participado en la primera marcha, junto a los principales dirigentes de la organización y el exministro socialista Josep Borrell, uno de los principales referentes contra el independentismo.

Pero, además, esa reivindicación de la idea de España sirve al PSOE para diferenciarse de su principal competidor en la izquierda, Podemos, a quien el conflicto catalán ha desdibujado el proyecto nacional. “Podemos ha abandonado todo discurso de España. Va a remolque de los sentimientos periféricos y desintegradores”, sostiene José Luis Ábalos, secretario de Organización socialista. Ábalos explica que el propósito de la dirección es “elaborar un relato de España”, toda vez que “España se construyó sin un relato parejo”. El secesionismo hace más necesario este discurso, pero, además, en el PSOE creen que las próximas elecciones generales estarán marcadas por el marco del proyecto territorial.

La dirección socialista cree que este enfoque es compatible con la idea de la plurinacionalidad que esgrimió Sánchez en las primarias porque “plurinacionalidad no es desintegración, es integración”, afirma Ábalos. El número tres del partido reconoce que la plurinacionalidad ha quedado en un segundo plano en el discurso del PSOE, después de que la cúpula constatara las dificultades de explicarla.