Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PDeCAT mantiene sus escaños en Madrid: “La prioridad es estar en las instituciones españolas para defender el autogobierno”

Apuntan que dejarlos solo sería un "gesto estético" y recuerdan que en 1934 "los diputados de ERC se fueron dos meses y luego volvieron"

independencia cataluña
Los diputados de ERC Joan Tarda y Gabriel Rufian, el viernes durante el pleno del Parlament, en Barcelona, para abordar la respuesta a la aplicación del artículo 155 de la Constitución. EFE

Salarios de los diputados de ERC y PDeCAT en el Congreso

  • La asignación de base es indéntica para todos: 2.843 euros brutos al mes en 14 pagas. 
  • Los que no son de Madrid (todos los independentistas) gozan de un complemento de 1.842 euros mensuales. Para los que residen en la capital es de 870 euros. Es decir, en total perciben 3.713 euros si viven en Madrid y 4.685 si viven fuera, caso de los catalanes. El importe es similar en el Senado.
  • Hay complementos por ser miembro de comisiones o de la Mesa de cada Cámara. Los cargos de vocal, el importe mínimo, suponen un extra de 1.056 euros al mes.

Los parlamentarios de los partidos independentistas catalanes en Madrid, un total de 33 entre Congreso y Senado, aún se mantienen en sus escaños tras la proclamación de la independencia de Cataluña, según confirman fuentes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Partit Demòcrata (PDeCAT). Son las dos formaciones de la coalición Junts Pel Sí que tienen representación en ambas Cámaras. ERC tiene nueve diputados y doce senadores. El PDeCAT, ocho y cuatro. La ejecutiva del PDeCAT se reúne mañana y en ese momento se tomará una decisión sobre este y otros asuntos cruciales que están sobre la mesa, pero fuentes de la formación en el Congreso argumentan en la mañana del domingo que "la prioridad es estar en las instituciones españolas para defender el autogobierno de Cataluña, y no facilitar las cosas al PP, con todos los instrumentos a nuestro alcance". Y añaden, con perspectiva histórica: "En 1934 los de ERC se fueron y volvieron a los dos meses". "Sería un gesto estético y punto", concluyen.

Insisten en que no hay incoherencia en su postura: "Esto es la transición, estamos en el conflicto político más grave de los últimos cuarenta años y estos días es difícil encontrar coherencia". "Hay dos posiciones entusiasmadas en que nos vayamos, los radicales de Cataluña y los radicales de España", apuntan en el PDeCAT. Las mismas fuentes no quieren entrar a valorar si esta reflexión se puede ampliar a una participación en las próximas elecciones autonómicas catalanas del 21 de diciembre. Todas son decisiones que se abordarán mañana en la reunión de la ejecutiva. Acerca de si reconocen el cese del presidente de la Generalitat y su Gobierno, así como la disolución del Parlament, la respuesta es clara: "Es evidente que no".

Por su parte, ante la disyuntiva de dejar o no sus escaños, desde ERC se limitan a comentar: "Siempre hemos dicho que vamos a hacer lo que se nos indique desde el Govern y el Parlament". Al señalar qué ocurre ahora que oficialmente el Ejecutivo catalán está cesado y la Cámara autonómica, disuelta, responden simplemente: "Nos debemos al Parlament y al Govern surgido de las elecciones del 27 de septiembre de 2015". Es una referencia a las últimas elecciones autonómicas catalanas, si bien los diputados y senadores catalanes fueron elegidos en los comicios generales del Parlamento español del 26 de junio de 2016.

Los parlamentarios independentistas de Madrid han oído esta pregunta, si se van o se quedan, muchas veces en las últimas semanas. La semana pasada, Joan Tardà, portavoz de ERC; respondió: "Cuando nos digan que volvamos, volveremos a casa". No obstante, en el caso de Gabriel Rufián, él fue muy claro al respecto en una entrevista de diciembre de 2015 en el diario Público, antes de las elecciones de ese mes. Al preguntarle si dejaría su escaño en el caso de que Cataluña "lograra la desconexión" respondió: "Ese mismo día, de forma inmediata, todos los diputados de ERC. No tendría ningún sentido quedarnos y la imagen sería muy potente. Los diputados que iremos a Madrid seremos una especie de delegación diplomática en defensa de la república catalana. Irnos cuando la logremos, sería una imagen hermosa".

Parte de estos diputados empezaron a dejar de acudir a los plenos del Congreso el pasado mes de septiembre. Se han limitado desde entonces su asistencia a las sesiones de control, en las que pueden intervenir para debatir directamente con los miembros del Gobierno sobre la situación de Cataluña. Ante esta situación, el grupo de Ciudadanos pidió sancionarles y suspender su sueldo, una propuesta que se iba a votar el pasado martes. Fuentes de PDeCAT objetan que sus diputados sí acuden a los plenos, aunque admiten que se han ausentado de algunas comisiones. Finalmente la Mesa del Congreso pidió un informe a los letrados antes de tomar la decisión y abrió así un paréntesis antes de adoptar esta medida, que hubiera llegado en medio de la cuenta atrás de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Ciudadanos apeló al artículo 99.1 del reglamento del Congreso, por el que los diputados pueden ser sancionados en el caso de que “de forma reiterada o notoria” no asistan por voluntad propia a las sesiones del pleno o de las comisiones. Además, en el caso de ERC, que cuenta con grupo parlamentario propio, solicitó que se le retraiga la parte de subvención que recibe el grupo como tal.

El partido de Albert Rivera también pidió en la Junta de Portavoces del Senado que se analizara la posibilidad de sancionar a los senadores de ERC y el PDeCAT, por la misma razón. El artículo 23 del reglamento contempla que el senador que reiteradamente deja de asistir a las sesiones sin licencia de la Mesa, puede ser privado de su asignación, “por uno o más meses, a propuesta de la presidencia y por acuerdo de la Cámara tomado en sesión secreta”.

El sueldo de los parlamentarios, prácticamente igual en diputados y senadores, es de unos 3.700 euros si viven en Madrid y de 4.700 si viven fuera. Se le deben sumar los complementos si tienen cargos en comisiones o en la Mesa de la Cámara correspondiente. Además tienen otras ayudas como una tarjeta de taxi con un límite de 3.000 euros anuales. Los grupos parlamentarios reciben, por otro lado, una subvención para sufragar su funcionamiento. Se divide en dos, una suma por cada grupo y otra por cada miembro. Actualmente es de 8.700 mensuales por grupo y 1.700 por parlamentario.

En 1992 el Senado ya sancionó a tres senadores de Herri Batasuna (Íñigo Iruín, José Luis Elcoro y José Luis Álvarez Emparanza) por sus reiteradas ausencias en la Cámara alta con diez meses sin sueldo.

Más información