Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis catalana aplaza el primer viaje de estado de los Reyes a Marruecos

Los contactos bilaterales entre los gobiernos se intensifican pero con la previsión de la visita pendiente ya para 2018

El Rey de Marruecos, Mohamed VI, con los Reyes Felipe VI y Letizia durante una visita oficial en 2014
El Rey de Marruecos, Mohamed VI, con los Reyes Felipe VI y Letizia durante una visita oficial en 2014

La crisis catalana y “la incertidumbre sobre su solución” han forzado un nuevo aplazamiento del esperado primer viaje de Estado de los Reyes de España a Marruecos, según fuentes oficiales y estatales del país marroquí implicadas en su organización. La Casa Real española consideró en 2016 “prioritario” este desplazamiento de Felipe VI y Letizia durante 2017 pero los problemas de agenda de ambos monarcas y ahora el conflicto en Cataluña han provocado la anulación de varias fechas. El objetivo se fija en cerrar esa visita ya para 2018.

El rey Felipe VI y la reina Letizia sí estuvieron en Marruecos, en concreto en Rabat, a mediados de julio de 2014 durante su gira de presentación a los pocos días de su proclamación. El monarca alauí Mohamed VI ya les dispensó entonces un recibimiento especial, como los que reservaba su padre Hassan II a Juan Carlos I, y les invitó a realizar una visita de Estado cuanto antes. En diciembre de 2016, tras la solución de la crisis política que paralizó la gobernabilidad en España durante un año, se empezó a especular con la fecha de marzo de 2017 para el viaje. Luego se barajó el mes de septiembre, más tarde se habló de noviembre y ahora se prefiere no encorsetarse con un momento determinado.

Eso sí, tanto en fuentes del máximo nivel cercanas al rey marroquí como de la Casa Real española se asegura que no hay razones de fondo ni conflictos específicos entre España y Marruecos para este nuevo retraso y menos aún roces o divergencia alguna entre sus Reyes que justifiquen ese aplazamientos. En ambos entornos se alude a lo complicado de cuajar las agendas y viajes de los dos monarcas y se precisa, por ejemplo, que el rey marroquí acaba de regresar a su tierra tras una estancia larga en el exterior.

La Embajada de España en Marruecos trabaja ya, en cualquier caso, en los contenidos de una visita de los reyes, pero en este caso sin una estimación de fecha. “Estamos intentando que los reyes vengan tan pronto como sea posible”, indicaron fuentes de la embajada. Mientras tanto, continúa con ese objetivo final el flujo de viajes de altos cargos desde Madrid a Rabat. “En los últimos meses”, indicaron las citadas fuentes diplomáticas, “ha habido más reuniones de las habituales porque hemos intentado recuperar el ritmo que se había detenido a causa de los cambios en el Gobierno, tanto en España como en Marruecos, [donde la formación de un nuevo ejecutivo estuvo paralizada cinco meses, tras las elecciones legislativas del pasado octubre”.

El cambio de embajador en España aún pendiente

J. C./F. P., Madrid/Rabat

A finales de junio la agenda oficial marroquí MAP comunicó el nombramiento, tras un Consejo de Ministros presidido por el rey Mohamed VI, de Karima Benyaich como nueva embajadora de Marruecos en España. No era un nombramiento más entre los 12 embajadores que proponía el monarca. La diplomática Karima Benyaich es para empezar la hermana del actual embajador en España, Fadel Benyaich, miembro del poderoso consejo consultivo privado del monarca alauí y que ejerció como su hermano de hecho desde que a los seis años se produjo el asesinato de su padre, médico personal del anterior monarca marroquí, Hassan II. Fue Mohamed VI el que encargó hace casi cuatro años a Fadel Benyaich recuperar las relaciones deterioradas con España. Ambos han negociado ahora su retorno a Rabat, pese a que se había rumoreado su traslado como embajador a Rumanía. La nueva embajadora en Madrid, destinada en Portugal desde 2008, ya recibió en verano el plácet formal del ejecutivo español. Mohamed VI debe aún oficializar ese nombramiento. Karima Benyaich también confraternizó durante su infancia con la hermana mayor del monarca alauí.

En Marruecos, el rey Mohamed VI acaba de espolear una crisis de Gobierno con el cambio de cuatro ministros y hasta nueve secretarios de Estado y altos cargos por su mala gestión con respecto a las obras y desarrollos que había encargado para la región de Alhucemas y que un informe de su Tribunal de Cuentas ha puesto en solfa.

Desde España, el 4 de junio viajó el ministro de Justicia, Rafael Catalá; el 12 de junio le tocó el turno a la secretaria general de Inmigración y Emigración, Marina del Corral; el 14 de julio llegó el secretario general de Pesca, Alberto López-Asenjo; el 6 de septiembre, la presidenta del Congreso, Ana Pastor y el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Idelfonso Castro; una semana después aterrizó la secretaria general de Transportes, Carmen Librero; el 2 de octubre lo hizo la secretaria de Estado de Comercio, María Luisa Poncela García, y el 30 de octubre, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha viajado ya en dos ocasiones, en junio y agosto.

Todos estos interlocutores han entablado conversaciones con sus homólogos para peinar los asuntos que podrían abordarse en ese futuro encuentro al máximo nivel entre los reyes de los dos países y los consiguientes acuerdos y hasta convenios que deberían firmarse bilateralmente. Ese terreno está abonado y despejado pero los gabinetes de ambos monarcas no han conseguido avanzar en la fijación de una fecha aproximada.

Los propios Felipe VI y Mohamed VI, que se consideran herederos de la relación casi fraternal de sus progenitores, han hablado del asunto y han concluido que el encuentro se producirá cuando se aclare algo más el panorama en Cataluña.

No fue al Mariano de Cavia

Para abundar en estos argumentos, en la Casa Real española se aporta el ejemplo de lo sucedido anoche, cuando el rey Felipe VI suspendió a última hora su presencia en la entrega anual de los premios Mariano de Cavia, que otorga el diario Abc, para permanecer en su despacho de La Zarzuela para seguir al detalle los críticos acontecimientos y los sucesivos debates políticos relacionados con Cataluña. Los premios los otorgó finalmente la reina Letizia.

Más información