Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Lotería de Navidad se adelanta a Rajoy y agota el 155

Las administraciones venden todos los décimos con el número del artículo de la Constitución que permite intervenir una comunidad autónoma

Colas en la administración de Lotería de la Puerta del Sol de Madrid.
Colas en la administración de Lotería de la Puerta del Sol de Madrid.

Aunque todos los números están dentro del bombo que decide la suerte de la Lotería de Navidad, cada año hay ciertos guarismos fetiche en los que confían los más fieles al sorteo más popular de España. Los motivos son tan diversos como bolas caben en el famoso bombo, desde una fecha ligada a motivos personales, o no tan personales —en 2014 triunfó la fecha de la muerte de la duquesa de Alba o la de la entrada en prisión de Isabel Pantoja—, a acontecimientos históricos que marcan la vida de un país o incluso de una confesión religiosa —la vida y muerte de los papas también gusta a los aficionados a las apuestas—.

En 2017, el desafío independentista de Cataluña está marcando las preferencias de los más previsores. El número más buscado ha sido el 00155, en alusión al artículo de la Constitución que aplicará el Gobierno en Cataluña y que le permitirá intervenir esta comunidad autónoma. Y ha tenido tanto éxito que se han agotado las existencias incluso antes de que el Ejecutivo llegue a aplicarlo.

“Ya sé por qué me llama. Usted me va a preguntar por el 00155… Está agotado desde julio”, aseguran en la administración de Lotería de El Monstruo, en la calle General Millán Astray de Madrid, uno de los 32 establecimientos en los que se ha vendido el número —seis de ellos en Cataluña—. La misma respuesta ofrece el responsable de la administración del municipio leonés de Cistierna: “En julio vendimos todos”. Y decir que desde este mes no hay más décimos con el 00155 da una pista del furor que ha causado este número, ya que la Lotería de Navidad se puso a la venta el 11 de julio. No obstante, en alguna administración, como el Tomate de Oro de Cáceres, quedaba todavía en octubre “algún décimo”. Pero ya no hay más.

El 00155 también se ha vendido en las administraciones de lotería más famosas de España, la Bruja de Oro, de Sort (Lleida), —la semana pasada anunció el cambio de su sede social fuera de Cataluña— y la madrileña Doña Manolita, donde ya no queda ninguno de los 130 décimos que tuvo a la venta con este número.

Otra combinación muy solicitada ha sido la 01714, en alusión al año en el que el relato independentista catalán sitúa el fin de la guerra que supuso la conquista española de Cataluña —fue en realidad el año en que terminó la guerra de sucesión española que estalló tras la muerte de Carlos II El Hechizado sin haber tenido descendencia—. Aunque el 01714 está agotado en la administración de Cambrils (Tarragona), todavía es posible encontrarlo en otros establecimientos. Y también goza de cierto éxito el 11017, que resume la fecha del 1 octubre de 2017, cuando tuvo lugar el referéndum independentista cuya convocatoria fue anulada por el Tribunal Constitucional.

Pero ninguno de ellos ha cosechado tanto interés como el 00155. Da igual que aparentemente sea un número “feo”, porque no gustan los décimos que empiezan por cero. Menos aún por doble cero. Pero hay antecedentes. En 1828 ganó el premio gordo el 00523, y en 1866, el 00615. Ya en el siglo XX, el 00675 se llevó el primer premio en 1962, y el 00147, el segundo en 2011. Todas las bolas están en el bombo, incluida la del 00155.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información