Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las últimas lluvias no revierten la situación límite de los embalses

Hay que retroceder hasta 1995 para encontrar un nivel más bajo de agua embalsada que el de ahora

Las últimas lluvias que se han registrado en el país no han sido suficientes. Los embalses peninsulares siguen en una situación límite. Según los datos del Ministerio de Agricultura, están al 37,75% de su capacidad. Hay que retroceder hasta 1995 para encontrar un dato más bajo de agua embalsada. En aquel 1995 la situación de sequía —desencadenada también tras varios años seguidos con menos lluvias de lo normal— fue extrema: en la misma semana del año que ahora los pantanos estaban al 25,16% de su capacidad.

Miembros de protección civil abastecen a una vivienda de Carballo (A Coruña) con un camión cisterna.
Miembros de protección civil abastecen a una vivienda de Carballo (A Coruña) con un camión cisterna.

Los últimos datos difundidos por Agricultura se refieren a la semana 43 del año —la que abarca del 16 al 22 de octubre— cuando se produjeron abundantes lluvias en la Península. Pero esas precipitaciones no han logrado revertir la mala situación de las reservas superficiales de agua. En los últimos 27 años, solo en dos ejercicios (1994 y 1995) el nivel de agua embalsada en la Península en esa misma semana del año ha estado peor que ahora, según los datos facilitados por el ministerio a EL PAÍS.

En el recién terminado año hidrológico —que va del 1 de octubre al 30 de septiembre— las lluvias en España estuvieron un 15% por debajo de la media histórica (la fijada entre 1981 y 2010). El problema es que no solo este 2017 ha sido seco. Desde 2013 todos los años hidrológicos han estado por debajo de la media. El resultado es que la escasez se ha trasladado también a las reservas de los embalses, que ahora están en ese 37,75%.

En la última semana, sin embargo, "las precipitaciones han sido abundantes en toda la Península", ha resaltado el ministerio este martes. Las lluvias más importantes se registraron en Jerez de la Frontera, donde se recogieron 111,6 litros por metro cuadrado. En ese municipio gaditano las trombas de hace una semana dañaron cerca de dos centenares de automóviles.

Pero, a pesar de las últimas lluvias, la reserva peninsular ha seguido bajando, aunque a un ritmo menor que en las semanas previas. En concreto, ha descendido en 58 hectómetros cúbicos, lo que supone un 0,1% respecto a la semana anterior. Durante agosto y septiembre el ritmo era mucho mayor, llegando a registrarse hasta un punto de descenso semanal.

Las cuencas más afectadas

La cuenca que está peor ahora en cuanto a las reservas de agua es la del Segura, con un 13,58%. Le siguen la del Júcar (25,35%) y la del Duero (30,64%). En las cuencas de estos tres ríos el Gobierno mantiene la declaración de sequía prolongada, lo que implica restricciones, algunas ayudas y planes extraordinarios.

La ministra de Agricultura, Pesca, Medio Ambiente y Alimentación, Isabel García Tejerina, ha asegurado este martes que si continúa la sequía en los dos próximos meses 2habrá restricciones de agua para el regadío" para poder garantizar el consumo de la población. Durante lo que va de año ya se han aplicado en algunas zonas estas restricciones y varias confederaciones avisan de que se ampliarán si no llueve considerablemente este otoño que, de momento, está siendo muy seco.

En la del Miño-Sil no se llega a porcentajes tan bajos como las del Segura o el Júcar. Está al 40,2%. Pero la situación de sequía allí también es extrema, entre otras cosas, porque esa cuenca no cuenta con la misma capacidad de embalse que otras zonas de la Península más acostumbradas a la falta de lluvias y a las sequías prolongadas.

Desde 1990 nunca se había registrado un porcentaje de reserva tan bajo en la cuenca del Miño-Sil en la misma semana del año. Galicia es una de las comunidades autónomas en las que se ha tenido que recurrir ya a camiones cisterna, entre otros motivos, por la escasa agua que acumulan los pozos y acuíferos. La otra cuenca gallega —la denominada Galicia costa— está algo mejor, aunque también por debajo del 50% de su capacidad de embalse.

Desaladoras a tope

Las criticadas desaladoras impulsadas durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero —que el PP denostó— están funcionando ahora a tope. Según ha resaltado la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, operan al 100%. Durante agosto, por ejemplo, la producción de las tres plantas que abastecen Murcia fue de 13,3 hectómetros cúbicos, lo que supone el 99% de su capacidad. Nunca antes se había llegado a ese porcentaje de uso.

Más información