Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ejército de voluntarios se organiza para salvar a los animales

Las iniciativas solidarias se ponen en marcha al margen de la Administración para rescatar fauna herida y alimentar a los ejemplares que regresan al escenario arrasado

Una voluntaria localiza los restos de un mamífero, ayer, en Ponte Caldelas (Pontevedra).
Una voluntaria localiza los restos de un mamífero, ayer, en Ponte Caldelas (Pontevedra).

Ponte Caldelas, Pontevedra, cuatro de la tarde. Un grupo de 25 voluntarios se dan cita por WhatsApp a las afueras del pueblo para llevar a cabo la primera batida en busca de esos miles de víctimas de los fuegos forestales que no tienen nombre ni apellidos, pero que también han perdido su vida, su familia, su casa, su sustento. La dueña del bar Martínez sale al paso de la comitiva y ofrece un montón de barras del pan que le han sobrado. Nadie sabe muy bien qué llevarles a unos comensales tan variados, hervívoros, carnívoros, insectívoros; pero ningún alimento les parece desdeñable en el paisaje fulminado. Algunos voluntarios han dedicado la mañana a recoger en los huertos esa fruta caída que nadie come; otros llegan a la cita con sacos de pienso para perros; los demás traen verdura y cosas que encontraron en la nevera. El ecosistema se ha desmoronado, ni siquiera el agua vale porque está contaminada de cenizas, pero a los dos o tres días del gran incendio los animales supervivientes empiezan a regresar en busca de su mundo, que ya no está. A lo lejos, uno de los grupos en los que se divide la comitiva descubre entre los esqueletos de los árboles un zorro joven que huye en cuanto ve a los humanos. Un poco más allá, aparece un jabalí desorientado, y luego una salamandra viva que nadie se explica cómo logró huir del infierno. También, semiocultos en el suelo calcinado, asoman los restos de un cánido. Bajo la capa superficial, la tierra todavía está candente. Hay que caminar en orden, con cuidado por los caminos, a toda costa. Porque pisar el monte arrasado sería hurgar en esta enorme herida negra del planeta.

Al grupo de Ponte Caldelas se han sumado Laura Duarte y Ana Martín, presidenta y responsable territorial, respectivamente, de PACMA (Partido Animalista Contra el Maltrato Animal). Han llegado el miércoles desde Madrid para pedir al Gobierno gallego que suspenda la temporada de caza por razones de emergencia animal, y para entregar en la Xunta un plan de evacuación de la fauna en situaciones catastróficas que hace tiempo ya habían remitido sin que hubiera respuesta política. El protocolo de actuación no solo serviría para dar refugio, cura y alimento a los animales, sino que "podría evitar pérdidas humanas" como la de Marcelino Martínez, el vecino de Carballeda de Avia (Ourense) que murió el domingo intentando salvar a sus ovejas.

Una perra lleva en la boca el cadáver carbonizado de un cachorro en Chandebrito (Nigrán). ampliar foto
Una perra lleva en la boca el cadáver carbonizado de un cachorro en Chandebrito (Nigrán).

Duarte y Martín planean participar estos días en varias batidas y han ayudado a organizar una red de voluntariado que se ha adelantado a cualquier medida administrativa. "Nos ha llegado una avalancha de ofrecimientos de todo el país", celebran las animalistas. Particulares no vinculados al partido que querían echar una mano; refugios de toda España preguntando a dónde enviar material; y también muchos veterinarios dispuestos a trabajar gratis que brindaban sus clínicas para posibles intervenciones. "De lo que nos hemos encargado en PACMA ha sido de poner en contacto a estas personas -los particulares de cada zona con los listados de veterinarios que agrupamos por comarcas- para tratar de cubrir las áreas más afectadas por esta oleada de incendios" que solo en Galicia ha arrasado más de 35.500 hectáreas, explica la presidenta del partido. "A partir de ahora, ellos harán un trabajo que urge y no puede esperar por la burocracia".

"Los animales más vulnerables, los que tienen más difícil escapatoria en los fuegos forestales son", enumera Ana Martín, "en primer lugar los que dependen del hombre y viven en terrenos cercados, amarrados o con una pata atenazada por un cepo. Después, los reptiles; y luego, los que tienen sus madrigueras bajo tierra, como los topos, los conejos, los roedores... estos ahora no se ven. Quedan atrapados por el fuego que corre sobre la tierra y sufren como si los metieran vivos en un horno". "Los que mueren pierden su vida, que es lo único que posee un animal", protesta, "y los otros, como el zorro que hemos visto hoy, vuelven buscando su casa y se encuentran con la nada. Es la imagen de la desolación total".

Una salamandra superviviente en Ponte Caldelas (Pontevedra). ampliar foto
Una salamandra superviviente en Ponte Caldelas (Pontevedra).

En la montaña gallega viven más de 22.000 caballos salvajes con dueño. Algunas de las poblaciones más importantes se encuentran en zonas masacradas el pasado fin de semana. Manuel Pérez, presidente de los ganaderos de la Serra do Galiñeiro, en Gondomar (Pontevedra), cree que esta vez en su zona se han salvado la gran mayoría de los animales con propietario pero advierte de que ya no tienen nada que comer. Las vacas ya habían sido trasladadas al valle a causa de la sequía que asolaba Galicia, las cabras se refugiaron en una cantera abandonada y la mayor parte de los caballos aparecieron entre el lunes y el martes cerca de la localidad de Vincios, aunque "no se dejan coger porque son muy bravos". "Ahora tendremos que plantar algo de avena y cebada", comenta Pérez, "porque la vegetación desapareció y van a pasar mucha hambre".

Los que se encontraban en libertad pudieron correr, pero otros, tal y como llevan denunciando varios días la Asociación Animalista Libera y la Fundación Franz Weber, están sometidos, de manera ilegal, a cadenas y artilugios que limitan sus movimientos. Rubén Pérez, portavoz en Galicia de Libera, pone el foco en el monte Xiabre (entre los municipios pontevedreses de Caldas de Reis, Catoira y Vilagarcía), que también ardió y es, según denuncia su colectivo, "zona habitual de ganado equino con cepos".

Una voluntaria arroja comida para los animales en un monte quemado de Ponte Caldelas (Pontevedra). ampliar foto
Una voluntaria arroja comida para los animales en un monte quemado de Ponte Caldelas (Pontevedra).

Su grupo también se ha dedicado estos días a tejer una red de ayuda "para todos los casos concretos que vayan surgiendo" en colaboración con refugios de animales como el de Cambados (Pontevedra), que "está en contacto con la policía autonómica y el Seprona". Esta protectora recogió al día siguiente de los fuegos varios perros perdidos, una de las consecuencias de las evacuaciones en los pueblos. "Hemos recibido muchas fotos como la de un perro abrasado, atado a una cadena", lamenta Pérez. "En Silleda [Pontevedra] ardió una granja con 10.000 pollos dentro y en el peor momento de los fuegos hubo un refugio, el de Os Biosbardos [en Ponteareas, Pontevedra], que fue desalojado". Los animales tuvieron que ser repartidos entre domicilios particulares porque no existe un protocolo oficial, pero Libera ya se ha reunido esta semana con un miembro de En Marea que llevará una proposición al Parlamento gallego.

A la par que imágenes auténticas de la tragedia en los montes, se han puesto en circulación unas cuantas fotos de animales carbonizados o agonizantes que nadie sabe ubicar ni en Galicia ni en el tiempo; pero todo empuja a la movilización. Si algo tiene de nuevo esta oleada de incendios en comparación con los otros desastres naturales que vivió la comunidad es el protagonismo de unas redes sociales que desde el fin de semana ardieron a la misma velocidad que el paisaje. "Todo el mundo pedía ayuda, todo el mundo quería ayudar, como con el Prestige", concluye Ana Martín: "Si algo ha demostrado la sociedad gallega es que se remanga y se pone a trabajar cuando vienen mal dadas".

Más información