Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno rechaza extraditar al escritor turco-alemán Akhanli

El Consejo de Ministros ya rechazó entregar a Erdogan a un periodista sueco de origen turco

El escritor nacido en Turquía Dogan Akhanli, el jueves en Madrid. / Vídeo: Soraya Sáenz de Santamaría haciendo el anuncio en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Quality

El Consejo de Ministros ha rechazado la extradición del escritor alemán de origen turco Dogan Akhanli, de 60 años, a quien el régimen de Recep Tayyip Erdogan reclamaba por supuestos vinculos con el terrorismo. La decisión se esperaba desde que el pasado 29 de septiembre el Gobierno rechazara ya entregar a Ankara al periodista sueco también de origen turco Hamza Yalçin.

Al igual que en el caso de Yalçin, el Gobierno basa su negativa en que Akhanli obtuvo el estatuto de refugiado en 1993, antes de que se convirtiera en ciudadano alemán en 2001 tras haber sido privado de la nacionalidad turca, y "las razones que motivaron en su momento la concesión del asilo se mantienen en la actualidad", según el Ministerio de Justicia. la Ley de Extradición Pasiva, de 1985, prohíbe la entrega de los refugiados políticos.

A diferencia de Yalçin, Akhanli se encontraba en libertad condicional desde el pasado 21 de agosto, por decisión del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu. No podía, sin embargo, abandonar España hasta que concluyera el proceso de extradición, lo que podrá hacer en cuanto el Consejo de Ministros comunique su decisión al Juzgado Central de Instrucción número 4.

Akhanli fue detenido el 19 de agosto en un hotel de Granada, donde se encontraba de vacaciones con su esposa. Residente en Colonia (Alemania) desde 1995, pertenece a la organización internacional de escritores PEN Club y es conocido por haber denunciado en sus libros el genocidio armenio de principios del siglo XX, que todavía sigue siendo tabú en Turquía. Las autoridades turcas le acusaban de vínculos de una organización terrorista y robo con homicidio, en un proceso por el que fue absuelto en 2011 pero que posteriormente fue reabierto.

La canciller alemana Angela Merkel medió personalmente por su conciudadano ante el presidente del Gobierno Mariano Rajoy durante el encuentro que ambos mantuvieron a finales de agosto en París en el marco de la cumbre de los mandatarios de los cuatro grandes de la UE tras la salida del Reino Unido (Francia, Alemania, Italia y España) y el ministro germano de Exteriores, Sigmar Gabriel, ha expresado su satisfacción tras la decisión del Gobierno. Tanto Alemania como Suecia han denunciado el uso fraudulento que Ankara hace de Interpol, al cursar órdenes internacionales de captura contra disidentes políticos.

Dos semanas antes de la detención de Akhanli, el 3 de agosto, la policía detuvo en Barcelona al periodista crítico con el régimen de Erdogan Hamza Yalçin, también reclamado por Ankara y con dos condenas a muerte en su país de origen. Yalçin permaneció 56 días en la cárcel de Brians, hasta el 28 de septiembre, cuando la Audiencia Nacional le dejó en libertad. En Consejo de Ministros decidió el día siguiente parar su extradición a Ankara y puso fin así a su proceso judicial.

La detención de los dos ciudadanos comunitarios de origen turco provocó una amplia movilización internacional de organizaciones de escritores, periodistas y defensoras de los derechos humanos, que han denunciado el intento del régimen de Erdogan de acallar a la oposición y la prensa crítica tras el intento de golpe de Estado de julio de 2016.

Más información