Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno advierte de que el independentismo coloca a Cataluña en riesgo de recesión

"Están creando las condiciones para una aguda desaceleración", dice Sáenz de Santamaría

Soraya Sáenz de Santamaria, en la rueda del Palacio de la Moncloa.

El Gobierno ha advertido este viernes de que el desafío independentista coloca a Cataluña en peligro de sufrir una "recesión" y "una aguda desaceleración" de su economía que ponga "en riesgo la recuperación económica". Así lo ha dicho la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que ha avanzado que el Ejecutivo tendrá que  revisar a la baja las previsiones de crecimiento de España si persiste el reto soberanista, que ya se ha traducido en la fuga de cientos de empresas hacia otras Comunidades Autónomas. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha presentado este viernes en el Consejo de Ministros un informe en ese sentido con vistas al envío a Bruselas del plan presupuestario de 2018.

El Gobierno se pone así en línea con la advertencia que ayer hizo la agencia de calificación S&P, que ya avisó de que Cataluña podía verse afectada si persistía el desafío secesionista. “Creemos que bajo una situación política y económica adversa Cataluña casi con toda seguridad sufriría el mayor impacto, posiblemente lo que conduciría a una fuerte desaceleración, y tal vez incluso una recesión”, señaló en un informe.

"Debía ser un buen año para el crecimiento y el empleo, pero los acontecimiento que estamos viviendo en Cataluña nos hacen ser mas prudentes", ha dicho Sáenz de Santamaría. "Si no hay solución pronta, revisaremos a la baja las expectativas de crecimiento", ha seguido. "Hoy las agencias de calificación han dicho que la inestabilidad puede perjudicar a la economía catalana, y que de continuar podrían provocar una recesión en Cataluña", ha añadido. "Los acontecimientos económicos están poniendo en riesgo la recuperación económica. Baste ver el parón en la inversión", ha recalcado. Y ha subrayado: "Lo pagarán los ciudadanos catalanes".

Al tiempo, la número dos del Gobierno ha recordado la oferta de diálogo dentro de la ley que le ha hecho Mariano Rajoy a Carles Puigdemont. El miércoles, el presidente del Gobierno le envió un requerimiento al de la Generalitat, que tiene que aclarar antes de las 10.00 horas del lunes 16 si el martes proclamó la independencia de Cataluña. En el caso de que haya sido así, el Ejecutivo le da hasta las 10.00 horas del jueves 19 para rectificar y restaurar el orden constitucional. Si no, advierte la comunicación que firma Rajoy, se activará “de forma inmediata en el Senado” el artículo 155 de la Constitución.

Al tiempo, Rafael Hernando, el portavoz parlamentario del PP, ha advertido este viernes que el Gobierno estudiará extender su respuesta al desafío independentista más allá de la activación de esta previsión constitucional. "Hay que iniciar toda una serie de medidas que no pasan solo por el 155, pasan también por otras medidas, tenga usted en cuenta que esto es un Estado de derecho", ha asegurado. "Se están contemplando todo tipo de medidas", ha continuado. "Vamos paso a paso", ha añadido. "El Estado de derecho tiene muchísimos recursos para hacer frente a este desafío. Y lo vamos a hacer. Se va a actuar con fuerza. Hay medidas suficientes para acabar con esta situación".

El Gobierno tardaría casi una semana en poner en marcha en el Senado el artículo 155; dependería de los apoyos de la oposición en el Congreso para activar el estado de excepción o el de sitio; y tendría en la Ley de Seguridad un instrumento flexible para asumir, por ejemplo, el control de los Mossos.

Más información