Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juncker: “No quiero una Cataluña independiente; otros harían lo mismo”

El presidente de la Comisión revela que lleva tiempo presionando a Rajoy "para que la situación no se descontrole"

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, preside la reunión semanal del Colegio de Comisarios en la Comisión Europea. REUTERS-QUALITY

La Padania. Córcega. Flandes. Escocia. Baviera. Tantos otros: apenas hay media docena de países en Europa que no presentan disputas territoriales destacables dentro de sus fronteras. "Si Cataluña se independiza, otros harían lo mismo. Y no quiero una UE de 98 Estados". El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker ha hecho este viernes en su Luxemburgo natal un alegato en contra del proceso independentista catalán. Juncker se declara "muy preocupado" por el desafío de Cataluña, y reitera que el brazo Ejecutivo de la UE solo mediará si el Gobierno español lo solicita, tal como explicó el pasado martes este diario. El jefe de la Comisión, en una conferencia en la Universidad de Luxemburgo, ha dado apoyo al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y ha tirado del mantra de que Cataluña "es un asunto interno". Pero ha desvelado que lleva tiempo presionando a Rajoy.

"Desde hace días le pido a Rajoy que tome medidas para que la situación no se descontrole. Se han hecho cosas, pero queda mucho por hacer", ha dicho en una crítica velada al Ejecutivo español. Juncker ha expresado con claridad que combatirá la idea de una Unión Europea "que en 15 años podría tener 98 Estados". "Ya es difícil con 28, con 27 [tras el Brexit] no será fácil, pero con 98 sería imposible".

Bruselas no quiere mediar. "Apelo a la responsabilidad de todos los actores afectados y me gustaría explicar que la Comisión no va a interferir. Recibimos peticiones para ejercer como mediadores. Pero no vamos a hacerlo", ha dicho, "porque eso podría provocar serias disrupciones en la UE".

Juncker y su Comisión han reiterado que Cataluña es "un asunto interno" español. Que no van a mediar salvo que Rajoy lo pida, y el presidente descarta esa opción. Bruselas ha reclamado a Cataluña que respete el Estado de derecho y vuelva al orden constitucional. Y en todo momento se agarra a la denominada doctrina Prodi: en caso de secesión, el territorio que se separa de un Estado miembro quedaría fuera de la Unión y tendría que inciar el proceso de adhesión, que suele durar años.

Más información