Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez pide a Puigdemont que responda al requerimiento siendo “claro y generoso”

El líder del PSOE dice que la activación del 155 es ya un canal de comunicación entre el Gobierno y la Generalitat

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Ballesteros EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pide al presidente catalán, Carles Puigdemont, que responda al requerimiento que le ha enviado el Gobierno en aplicación del artículo 155 de la Constitución siendo "claro, responsable, generoso y honesto". Si el presidente catalán contesta que no declaró la independencia entonces se abriría el diálogo sobre la reforma constitucional, ha explicado Sánchez en una entrevista en la Cadena SER, en la que ha dejado claro que "nadie quiere activar el 155, salvo Albert Rivera", y a cambio "parece que quien quiere es el señor Puigdemont".

"Si responde que no ha se ha producido una declaración de independencia, dialogaremos sobre la reforma constitucional y sobre cuáles son los problemas que tiene el modelo autonómico de encaje de Cataluña, y ahí podemos hablar de muchas cosas", sostiene el líder socialista. Las circunstancias de ese diálogo quedan abiertas, aunque ayer el secretario general del PSOE ya requirió al presidente catalán a que comparezca en el Congreso para explicar cómo analiza la situación política catalana, toda vez que cree que no hacen falta mediadores y la crisis debe discutirse en la sede de la soberanía nacional, además de porque la salida implica una reforma de la Constitución. Pero incluso ese diálogo podría ser bilateral entre el Gobierno español y catalán, ha sugerido. "La activación del 155 es ya una comunicación política entre el Gobierno y la Generalitat", defiende Sánchez. Si fuera él quien ocupara La Moncloa, "no tendría ningún problema en hablar con Puigdemont", ha indicado.

A cambio, si Puigdemont contesta que sí declaró la independencia o no es claro en la respuesta, el camino es el 155. Si no habla con claridad, "Puigdemont quedaría muy desautorizado, no puede seguir empantanando la situación política en Cataluña", ha considerado el líder del PSOE. "Ha llegado el momento en el que el señor Puigdemont nos diga claramente que decir qué pasó el pasado martes, y a partir de ahí el Estado actuará".

En todo caso, Sánchez no ha dado "carta blanca" a Rajoy en la aplicación de este instrumento. Al contrario, el acuerdo entre ambos líderes incluye un pacto sobre la utilización concreta de este precepto constitucional. "El 155 debe ser algo que recupere y reconstruya el autogobierno que ha sido dañado por los líderes catalanes", razona Sánchez. El objetivo último de pacto, según explicaron ayer a EL PAÍS fuentes de la dirección, pasa por convocar elecciones autonómicas en Cataluña.

Aunque los detalles de la aplicación del 155 aún no se conozcan -pero ya están acordados entre el presidente del Gobierno y el líder del PSOE- Sánchez garantiza que su partido está precisamente en el acuerdo para que su utilización sea una "respuesta de Estado" y no ideológica e influida por sectores del PP que pretendan mano dura. El líder socialista ha recordado que ya en 1985 Felipe González envió un requerimiento a Canarias, y que el 155 es un "copia y pega" de la Constitución alemana, por lo que la respuesta será "homologable" a la que podría haber aplicado cualquier país del entorno de España.

Más información