Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiesta Nacional en clave catalana

Miles de personas vitorean al Rey, a la Guardia Civil y a la Policía en el desfile del 12 de octubre

Los Reyes junto a sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, presiden el desfile del Día de la Fiesta Nacional.

Miles de personas salieron este jueves a las calles de Madrid para presenciar el desfile de la Fiesta Nacional, vitorear a los Reyes, a España, a la Guardia Civil y a la Policía y ondear banderas nacionales en un momento en que el desafío independentista ha puesto en jaque su unidad. Una pancarta con lema “Cataluña siempre España”, flanqueada por una bandera española y una senyera, en la terraza de un edificio próximo a la tribuna de autoridades, resumía el clima que se respiraba. El cambio de itinerario del desfile, desde el eje Prado-Recoletos hasta el Paseo de la Castellana, permitió que pudiera asistir más público que en años anteriores. El buen tiempo hizo el resto.

Lo que ensombreció la jornada fue el accidente sufrido por una de las 78 aeronaves que sobrevolaron el centro de Madrid, un siniestro en el que murió el capitán Borja Aybar al estrellarse el Eurofighter que pilotaba. Pero de la noticia no se enteraron la mayoría de los asistentes al desfile hasta que regresaban a sus casas, ya terminado este.

No solo la mayor asistencia de público evidenciaba que esta jornada era diferente. También la presencia de autoridades a las que no se veía en este acto desde hace años, como el expresidente Felipe González. El color lo ponían las banderolas colgadas en las farolas y las rojigualdas que engalanaban numerosos edificos e incluso el bolso de la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes.

Al toque de generala acudieron todos los miembros del Gobierno (salvo el ministro de Economía, Luis de Guindos, de viaje en Washington), todos los presidentes de comunidades autónomas (excepto los siempre ausentes de Cataluña, País Vasco y Navarra) y los líderes políticos nacionales (con la ya habitual falta de Pablo Iglesias). El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, sin corbata, aprovechó para charlar con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, a su lado en la tribuna.

Aunque hubo algún grito aislado de “Puigdemont a prisión”, los mayores vítores y ovaciones se los llevaron los Reyes —Felipe VI con uniforme de capitán general del Ejército del Aire— y, entre los participantes en el desfile, la Guardia Civil y la Legión, como es tradición, a los que esta vez se sumó el Cuerpo Nacional de Policía, que no participaba desde hace casi 35 años, antes de su desmilitarización. Su presencia, a bordo de varios vehículos, se debió a una invitación de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que se aceptó recientemente, en plena polémica por la crisis de Cataluña, informa Patricia Ortega Dolz.

Itinerario del desfile.
Itinerario del desfile.

En el homenaje a los caídos participaron los embajadores de los nueve países cuyos ciudadanos perdieron la vida en el atentado del 17 de agosto en las Ramblas de Barcelona, así como la madre de Ignacio Echeverría, que murió al enfrentarse a los terroristas que atentaron en Londres en junio pasado.

Antes del desfile, Cospedal se dirigió por videoconferencia a los casi 3.000 militares españoles desplegados en el exterior. En declaraciones a TVE, dijo tener “la casi completa seguridad de que no será necesaria” la intervención de las Fuerzas Armadas en Cataluña. “Tienen la obligación de estar preparadas para defender a su país, bien sea dentro o fuera de sus fronteras, pero creo que esto no será necesario”, precisó.

Más información